Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Yoga urbano’ y fotografía

La directora ha colgado varios días el cartel de no hay entradas para su “picante” comedia ‘Arde papi’, en Microteatro. En su ruta por Madrid, un japonés auténtico y una sala secreta

La directora Inés París fotografiada en la Sala Berlanga, “cine de autor con la mejor calidad técnica de España”.

1.Microteatro por dinero. No me extraña que esté de moda. Te puedes tomar una cervecita e ir eligiendo microobras para ver. Se disfruta de las interpretaciones como nunca porque tienes a los actores a dos palmos de la nariz. (Loreto y Chicote, 9).

 2. La Sala Berlanga. El mejor cine de Madrid por ser cine de autor con la mejor calidad técnica de España. Tiene un proyector de 35 mm y otro digital que también puede proyectar en 3D. Un sonido único. ¡Y las entradas al mejor precio! Entre 4 y 6 euros. (Andrés Mellado, 53).

3. Dehesa de la Villa. Un parque popular donde se mezclan los jubilados jugando a la petanca, con niños que celebran su cumple y ejecutivos practicando footing. Saco a mi perrita a pasear siempre que puedo y hago cientos de fotos. A nadie le molesta. (Ciudad Universitaria).

4.Gimnasio Wellsport. Intento empezar allí el día con las clases de step de Marta o el increíble yoga urbano de Mili. La filosofía oriental adaptada a las necesidades del urbanita y con una música que eleva la moral. (Doctor Federico Rubio y Galí, 59).

Mujer "multimedia"

Inés París (Valencia, 1962) llegó con seis años a Madrid donde estudió Filosofía Pura y Arte Dramático. Se define “multimedia” porque se ha dedicado al cine, televisión y teatro. Acaba de ser nombrada directora del Instituto Buñuel (SGAE).

5. Librería Antonio Machado. Alimento para el espíritu. Uno de esos sitios donde te dejan curiosear horas y te aconsejan. Lo último que he comprado para regalar a los amigos es el nuevo libro de mi padre, el filósofo Carlos París, Ética radical. Manual perfecto para entender nuestro mundo y sus errores. (Fernando VI, 17).

6. Ateneo. Sigo mencionando a mi padre porque es el presidente. Es el mayor espacio dentro de Madrid de debate libre y democrático, con más de 100 actos al mes. La biblioteca es un sitio increíble para trabajar y abre hasta las dos de la mañana. Y ser socio no es caro. Hay que apoyar estos espacios para el pensamiento. Tiene una enorme tradición y además tiene cafetería y restaurante donde cenar y seguir trabajando. (Prado, 21).

7. Naomi. El restaurante japonés más antiguo de Madrid. Cuando abrieron vivía al lado y no cejé hasta que me dejaron entrar y es que entonces solo admitían a japoneses. Ahí empecé a pensar en la película A mi madre le gustan las mujeres. Y he ido mucho con Elena Anaya porque cerca sonorizamos de Miguel y William y me descubrió la sopa de miso. Sigue siendo igual de auténtico y nada caro. (Ávila, 14).

8. Fundación Mapfre-Sala Azca. Programan solo fotografía. Allí he disfrutado con la obra de Gotthard Schuh o de Walker Evans y estoy deseando ver la de Imogen Cunningham que inaugura el próximo 18. Tiene una cosa maravillosa, que va muy poca gente y se tiene el privilegio de ver las exposiciones en solitario. Es un poco secreta. (General Perón, 40).

9. Palacio de Longoria. La sede de la SGAE es una joya modernista. Pertenezco a su nueva junta directiva y queremos que sea realmente la casa de los autores: músicos, guionistas, directores de cine y teatro… Hemos recuperado la SGAE y espero que nuestro público note el cambio. (Fernando VI, 4).

10. La Magdalena de Proust. Supermercado ecológico con un pan artesanal extraordinario y la fruta, que compran directamente a pequeños agricultores, es de primera calidad. La ha creado una pareja de cine, Néstor Calvo, fotógrafo, y Laura Martínez, directora de arte. Frente a la crisis, iniciativa. (Regueros, 9).