Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una pasarela de otra dimensión

MFSHOW se consolida como escaparate de nuevos talentos alternativa a Cibeles

Se celebra durante tres dias, hasta el jueves, en edificios emblemáticos de Madrid

Fotogalería FOTOGALERÍA
Desfile de Puras en la pasarela MFSHOW del martes.

El showroom de Blanca Zurita es un continuo entrar y salir de modelos y demás gente de la órbita de la moda. Jorge Parra llega a media mañana con la lengua fuera. Acaba de desfilar unas horas antes en la sección Ego de la pasarela de Cibeles para Ruiz Galán y estos días lo hará para la otra pasarela, la MFSHOW (Madrid Fashion Show), una plataforma independiente y alternativa a la oficial de la Mercedes Benz Fashion Week Madrid (Cibeles) que, una vez finalizada esta, inauguró ayer su tercera edición hasta mañana jueves. Tres días por los que desfilarán nuevos talentos (“que no jóvenes talentos”, matiza Zurita), porque se verán las propuestas de jóvenes y de consagrados.

 Blanca Zurita, que se dedica al mundo de la comunicación en moda, es una de los cinco socios de MFSHOW que se estrenó en septiembre de 2011. La idea partió de Domingo Cruz y Francisco Toledo que se ocupan de la comunicación del Museo del Traje. Se pusieron en contacto con Zurita y pensaron en una plataforma cada vez más numerosa de diseñadores que no pueden estar en Cibeles. Ayer le tocó el turno a Puras (Alberto, madrileño de 25 años) que acudió con una performance que hoy por hoy es impensable en Ifema. El casting de Puras, acercándose en buena manera a la idea de The Sartorialist, está formado por amigos suyos, familia y gente de la calle para que tomen contacto real con el público, según el diseñador. “Estoy encantado de poder hacer algo tan personal, he logrado una comunicación entre arte, moda y cultura y transmitir que la moda es algo para que se la ponga todo el mundo”.

Erotismo y ‘vintage’

• Miércoles 5. Desfilan en el Museo de Artes Decorativas (Montalbán, 12) Nihil Obstat / Yono Talola (16.00); Calatrava Selected (17.30) y Lily Blossom (19.00).

• Jueves 6. En el Museo del Traje (Avenida de Juan Herrera, 2) desfilarán Ana Miranda (15.00); Beba’s Closet + Suma Cruz (16.00); Antonio García (17.30) y The 2nd Skin Co (19.00).

Esta puesta en escena, según Puras, no la hubiera podido hacer en Cibeles. “Sería imposible y me encantaría”, comenta el diseñador, “pero no hubiera tenido esa libertad y mientras no cambie el formato que se adapte más a los gustos de los diseñadores no es posible”.

Los formatos son uno de los fuertes de MFSHOW. Los hay para todos los gustos. Uno, el tradicional, “porque a un diseñador concreto es lo que funciona”, explica Zurita. Es el caso de Antonio García, un sevillano que triunfa en su tierra con sastrería a medida y trajes de novias. Otro formato es para aquellos que no son diseñadores al uso. Por ejemplo, Jaime Calatrava, una especie de marchante de moda cuya firma Calatrava Selected vende piezas de colección del mejor vintage. No vale cualquier cosa que se encuentra en el armario de la madre. Solo firmas emblemáticas, que marcaron un camino, como Yves Saint Laurent.

La rubísima modelo Ekaterina Strygina se probaba ayer del mítico diseñador francés una falda plisada con dibujos de lunas y una camisa con un estampado radicalmente opuesto. Pero al final Calatrava, que desfila hoy, se decantó por un vestido de Chloé “como de Interiores, la película de Woody Allen”, precisa Calatrava. Tenía donde elegir. En la percha colgaba desde un vestido de Oscar de la Renta, que remitía a Studio 54, como otro de Kenzo cuando era Kenzo o Courrèges. Y complementos únicos: sombreros de Balenciaga que comercializó con la firma Essie cuando aún no se había convertido en el ansiado diseñador.

El erotismo también tiene un hueco en esta pasarela con el formato también de performance. La firma Lily Blossom hará una puesta en escena “fuerte”, avisa Zurita, “pero que va más allá de enseñar pecho o sacar transparencias; no es tanto enseñar como provocar”.

El otro fuerte de esta plataforma extraoficial son los espacios. Los organizadores han mirado hacia otras capitales del mundo y han propuesto edificios emblemáticos, el Museo de Artes Decorativas, el Museo del Traje, el patio histórico del Palacio de Altamira que alberga el Instituto de Diseño Europeo (IED) y la sala Flagship de Telefónica, que es uno de los patrocinadores. Otra singularidad MFSHOW es que su financiación es totalmente privada. La primera edición costó lo mismo que esta, 60.000 euros frente a (salvando las distancias) los tres millones de Cibeles de los cuales el 35% procede de Ifema. El gran patrocinador y el unico que colabora con dinero es Xperia Sony, el resto, como Essie, Philips, el Ministerio de Educación y Cultura, entre otros, lo hacen con especies.

A Cuca Solana, directora de la Mercedes Benz Fashion Week Madrid no parece preocuparle la competencia. “Siempre es bueno que haya otros desfiles y aunque sería absurdo negar la crisis el ingenio y la agudeza de los diseñadores ayuda a paliarla”.

La siguiente edición de MFSHOW se celebrará en febrero, siempre muy cerca de Cibeles, apuntan los organizadores, pero sin pisarles. “Como complemento y enriqueciendo el mundo de la moda de Madrid y de este modo haciendo crecer a la ciudad”.

 

Más información