Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lejos del bullicio

Secretos de la ciudad y para quedar de lujo con los amigos. Son algunas de las propuestas de uno de los diseñadores del duo Ailanto al que mañana le toca el turno en Cibeles

Iñaki Muñoz, diseñador de Ailanto, fotografiado en la tienda de su firma que acaba de abrir en Madrid. Ampliar foto
Iñaki Muñoz, diseñador de Ailanto, fotografiado en la tienda de su firma que acaba de abrir en Madrid.

1. Hotel Único. Es uno de los secretos de la ciudad. Un hotel boutique escondido en un palacete restaurado en pleno barrio de Salamanca y tiene un jardín fabuloso para tomarse algo antes de cenar en uno de mis restaurantes gourmet favorito de la capital: Ramón Freixa Madrid (Claudio Coello, 67).

 2. Tienda Ailanto. Por razones obvias es uno de mis lugares fetiche, que acabamos de abrir y está siendo un éxito. Es nuestra segunda boutique; la primera está en Barcelona, junto a nuestros cuarteles generales. Muchas clientas madrileñas nos pedían una tienda propia a pesar de que vendemos en otras multimarca. (Orellana 14).

3. Bocaito. Para cuando queremos convocar a amigos a una cena informal. Cada uno aparece cuando puede y mientras vamos picando desde unos calamares a unos huevos rotos. La dueña nos conoce y nos sentimos como en casa. Y pilla al lado de muchas de las coctelerías que nos gustan para tomar la primera copa de la noche. (Libertad, 6)

4. CaixaForum. Completa mis paseos por el Thyssen, el Reina y el Prado. Siempre hay alguna exposición interesante y su jardín vertical me fascina (mi hermano y yo somos amantes de las plantas y los jardines, Ailanto, de hecho es un tipo de árbol). La exposición de Henri Lartigue sirvió de inspiración a nuestra colección otoño-invierno 2011. Después, un paseo por las nuevas tiendas vintage de Huertas y aledaños es de lo que más me gusta. (Paseo del Prado, 36)

5. Santo. Cocina casera, pero creativa, el personal atento y sus caipiriñas… ¡maravillosas! Es de comfort food con toques brasileños (su chef Juliana Aguiar es de allí) al lado de Real (perfecto después de una ópera). Con servicio de take away con buenas ensaladas, embutidos… y vende cosas para la cocina. Muy cosy. (Caños del Peral, 9)

6. Museo de Artes Decorativas. Está un poco olvidado y eso es bueno (puedes pasear solo) y malo (perderse su interesantísima programación). He visto una sobre diseño gráfico español maravillosa y ahora está otra de diseño y arquitectura alemana a la que pienso ir. (Montalbán, 12)

7. Fundación Fernando de Castro. Lo descubrí hace poco para un evento de Ailanto. Tiene un patio espectacular donde tomar algo lejos del bullicio y unos salones, como de novela burguesa del XIX, donde me encantaría pasar una mañana leyendo. (San Mateo, 15)

Desembarco en Madrid

Iñaki Muñoz (Bilbao, 1968) estudió en Barcelona Bellas Artes y Diseño de Moda. Junto a su gemelo Aitor fundó la firma de moda Ailanto que, tras dos años de inaugurar tienda propia en Barcelona, acaba de desembarcar en Madrid.

8. Compañía Nacional de Danza. Sigo todos sus movimientos. Hicimos una colección inspirada en Pina Bausch, porque creo que su vinculación con la moda resulta muy interesante de explorar. Los estrenos de esta temporada con Mercat de les Flors tienen muy buena pinta y el trabajo de José Carlos Martínez muy interesante.

9. Poncelet Cheese bar. Es único por su diseño y especialidad: los quesos. Siempre a punto y bien afinados y con cartas muy completas que van desde los clásicos vascos de mi infancia a los montañeses y raros de Francia o los incontestables cremosos de Portugal. También tienen una tienda (Argensola, 27) que es donde empezó la aventura. (José Abascal, 61)

10. Batavia. Mi amigo Carlos Alonso es el dueño de esta tienda de decoración, lo mejorcito de Madrid. Desde muebles vintage escandinavos de los 50 hasta un antiquísimo aparador chino. Por no hablar de detalles como cojines, mantas, instrumental de cocina o un juego de platos vietnamitas con los que quedas de lujo en cualquier cumpleaños. (Serrano Anguita, 4)