Víctimas del aumento del horario lectivo

Unos 5.000 profesores interinos se quedan sin trabajo este curso

Instituto público de la provincia de Sevilla. / ALEJANDRO RUESGA

El cálculo está hecho desde abril, desde que el Gobierno central aprobó el real decreto-ley en el que se fijaba que los profesores de instituto tienen que dar a la semana 20 horas de clase. Este cambio ha supuesto en Andalucía un aumento de dos horas de la carga lectiva de los docentes funcionarios. Como consecuencia, han salido del sistema alrededor de 4.800 interinos, según los datos que facilitó hace cuatro meses la Consejería de Educación y que sigue dando por buenos ahora el departamento de Mar Moreno.

Esos cerca de cinco millares de profesores interinos —que no han sido este año contratados por la consejería ya que sus puestos se cubren con el aumento de horas de los funcionarios— tienen nombre, apellido y un incierto futuro profesional. Como el de María López, una ingeniera de Telecomunicaciones cordobesa con dos años de experiencia como docente. Es profesora de Matemáticas y dice estar “atada de pies y manos”. “Si me llaman [para trabajar] tengo que presentarme a las 24 horas en la delegación provincial que me digan”, ha detallado este jueves. Como muchos de sus compañeros López se ha planteado buscar trabajo en el sector privado, pero eso supondría renunciar a la que afirma que es su vocación, la docencia.

Las bolsas de trabajo para los institutos públicos han estado prácticamente paradas durante todo el verano. En esas bolsas es donde esperan los interinos ordenados por tiempo de servicio y nota a que se les llame para trabajar. Estos docentes eran en anteriores años los que cubrían las vacantes de los institutos y, normalmente, en agosto eran contratados para el curso completo.

Pero los interinos han visto como no se han movido las distintas bolsas y, por lo tanto, se quedan sin trabajo. En el caso de la bolsa de Lengua y Literatura, por ejemplo, el agosto pasado fueron contratados 380 interinos para cubrir vacantes. “Este año han sido solo dos”, se queja Juan Pancorbo, un jienense de 36 años con tres de experiencia acumulados. Este docente ocupa el puesto 340 en la bolsa de su especialidad. Un año normal hubiese sido contratado ya, pero ahora prácticamente solo aspira a poder cubrir una baja por enfermedad de días o meses. “Si te llamaban en agosto era por el curso entero”, indica.

Pancorbo, como decenas de profesores interinos, se han manifestado este jueves ante la sede de la Consejería de Educación en Sevilla para reclamar una solución.

Estos docentes critican la actitud del Gobierno central, que ha sido el que ha aprobado el decreto que, entre otras cosas, ha supuesto el aumento de la carga lectiva en secundaria. Pero también acusan a la Junta de Andalucía de no paliar esta situación. Chema López, miembro de la plataforma Docentes Andaluces por la Educación Pública, sostiene que la consejería podría evitar la no contratación de los 5.000 interinos si se consideraran como lectivas las dos horas de guardia de los profesores de instituto.

La Consejería de Educación ha recordado que "la Junta de Andalucía ha recurrido los recortes del Gobierno central ante el Tribunal Constitucional". Según su versión, cuando el Ejecutivo regional ha tenido "margen legal", ha esquivado algunas medidas que también suponían una reducción de las plantillas. Sería el caso del aumento del número alumnos por clase: "Frente a las medidas del Gobierno central, la Junta de Andalucía ha decidido, utilizando todo el margen legal posible, mantener la ratio del alumnado en una iniciativa que va a permitir preservar en torno a 3.500 puestos docentes". Respecto a los interinos de los institutos que se han quedado sin trabajo, Educación afirma que "la Junta de Andalucía no ha tomado ninguna medida propia para desprenderse de un solo profesor".

De forma colateral, la no contratación de este tipo de docentes va a provocar efectos inmediatos entre los estudiantes. Muchos alumnos, a los que les había quedado alguna asignatura pendiente, no serán examinados ahora por los docentes que le han dado clase durante el curso anterior, ya que los profesores eran interinos y ya no trabajan para la Administración. El resto de miembros de cada departamento tendrá que encargarse de elaborar y corregir los exámenes de recuperación, que arrancan la próxima semana. "Esta situación no es la ideal", indica José juan Pastor, responsable de Organización del sindicato Ustea. "Puede haber perjuicios para los alumnos", añade. "Lo más coherente y razonable es que los profesores que les han dado clase les hagan los exámenes de recuperación", ha dicho Pastor, quien también reconoce que, en teoría, no tendría que haber problemas, porque los docentes tienen un programa que cumplir que es común para todos dentro del centro educativo.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

100 días de vértigo en el Santander

Ana Botín ha cambiado la dirección y el consejo mientras sopesa el futuro del dividendo

A la caza del ‘pastel’ cubano

La normalización de relaciones abre negocios para los empresarios de EE UU

El núcleo duro del exilio cubano clama contra Obama

Luis Posada Carriles se une a unos dos centenares de anticastristas en Miami para denunciar la “traición” de la normalización de las relaciones con Cuba

“El combate no termina aquí”

La exmujer del gobernador Arturo Montiel logra ver a los hijos después de tres años de lucha judicial

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana