RTVV perdonó deudas por 2,6 millones a cambio de pagos en especie irregulares

El ente aceptó anuncios en canales de TDT y un programa antiguo y ya emitido en lugar del dinero

La corporación debe 1.200 millones y tiene prvisto despedir a 1.198 trabajadores

José López Jaraba, director general de Ràdio Televisió Valenciana. / JORDI VICENT

Ràdio Televisió Valenciana (RTVV) perdonó hace dos años deudas por 2,6 millones de euros a cambio de pagos en especie de rentabilidad dudosa. Un procedimiento que la Sindicatura de Comptes, el órgano fiscalizador de la Administración valenciana, considera irregulares en su último informe de la cuenta general de la Generalitat, relativo a 2010. La radio televisión pública condonó las deudas cuando su situación económica parecía ya irreversible. Con una deuda de 1.200 millones de euros, hoy está previsto que el consejo de administración del ente apruebe un expediente de regulación de empleo que afectará a dos tercios de la plantilla, 1.198 personas.

El informe del Síndic señala que el extraño procedimiento de compensación se produjo en dos casos. En uno de ellos el deudor, la productora Alba Adriática, del grupo de José Luis Moreno, saldó los 1,78 millones de euros que adeudaba a Canal 9 entregándole un programa que ya había emitido Televisión de Castilla-La Mancha dos años antes.

El otro caso afectaba a dos televisiones de TDT que emitían gracias a la intermediación de Canal 9. Las obligaciones generadas y no abonadas entre 2008 y 2010 por ese servicio ascendían a 901.000 euros. La televisión pública aceptó cancelar la deuda a cambio de publicidad. Es decir, de que dichos canales de TDT emitieran anuncios en los que se publicitara Canal 9. El mismo sistema de pago quedó establecido para las mensualidades que las empresas tuvieran que abonar en el futuro por los servicios que recibían de RTVV, si bien el ente asegura que desde 2011 pagan en metálico.

El origen de las deudas, que el Síndic considera en sí mismo irregular, se remontan al año 2008. En aquella época el director general de RTVV era Pedro García, que fue secretario de comunicación con los expresidentes de la Generalitat Eduardo Zaplana y Francisco Camps y amigo íntimo de Álvaro Pérez, El Bigotes, cabecilla de la trama Gürtel en Valencia. García está imputado en la Audiencia Nacional por otro asunto oscuro ocurrido durante su etapa al frente de la corporación: el amaño que permitió a la red de Francisco Correa cazar supuestamente más de tres millones de euros del dinero destinado por Canal 9 a cubrir la visita del Papa a Valencia en el verano de 2006.

La compensación de las deudas se formalizó, sin embargo, en 2010, cuando el director general de RTVV era José Luis López Jaraba, que sigue en el cargo. El comité de empresa confirmó la huelga convocada hoy pero anuló las otras tres jornadas de paro previstas esta semana, dado que tendrían lugar tras aprobarse los despidos.

El Síndic indica que en su informe fiscalizador de 2008 detectó que en el expediente de una programa, la serie Planta 25, “no existía documentación acreditativa de los gastos realizados por la productora”. A consecuencia de la advertencia de la Sindicatura, RTVV solicitó los comprobantes a la productora. Tras presentarlos resultó que no existían justificantes suficientes por un importe de 1.78 millones de euros. Dos años después, en 2010, el Síndic destaca que la productora había reconocido la deuda y que Canal 9 había computado en su contabilidad un ingreso por dicha cuantía.

“No obstante lo anterior, Televisió Valenciana no ha percibido el importe en efectivo”, sino que ha aceptado otro programa de Alba Adriática “que se valora en una cuantía igual a la de la deuda”, señala el órgano fiscalizador.

En el momento en que la Sindicatura elaboró el informe, en septiembre de 2011, el programa sustitutivo no había sido utilizado, “sin que en el expediente se acrediten las causas por las que no se ha emitido”.

La producción que el grupo de José Luis Moreno entregó a Canal 9 era De un tiempo a esta parte, un programa de entrevistas con vídeos interlacados que la televisión de Castilla-La Mancha llevaba emitiendo desde 2008. Según fuentes del sector audiovisual, el precio pagado por RTVV supone sobrevalorarlo. Canal 9 ha acabado poniéndolo en antena en una franja horaria secundaria, a partir de las 12 de la noche.

Una portavoz de RTVV justificó ayer el acuerdo alcanzado con la productora afirmando que la deuda se compensó con otro programa, lo que entraría dentro de lo normal, y quitándole importancia al hecho de que se tratase de un programa antiguo y emitido. Entre los canales autonómicos es habitual que se repitan emisiones dado que no se hacen la competencia, comentó la portavoz. Y lo comparó con el hecho de que distintos canales autonómicos ofrezcan consecutivamente Los intocables de Elliot Ness, la película de Brian de Palma. Este periódico pidió a Alba Adriática su versión de lo ocurrido, pero no obtuvo respuesta.

La Sindicatura también detectó en la fiscalización del ejercicio 2010 que RTVV incluía en el apartado “otras cuentas a cobrar” 901.369 euros que correspondían al importe que desde 2008 venía facturando mensualmente, sin llegar a cobrar, a dos televisiones de TDT: Televisión Popular del Mediterráneo (del grupo Cope) y Las Provincias TV.

El concepto por el que RTVV facturaba sin éxito a ambos canales era por “la codificación, inyección de datos, multiplexación, transporte y difusión de las señales de televisión digital terrestre”. Canal 9, en otras palabras, posibilitaba su emisión. Dada la antigüedad de las primeras facturas sin pagar, “y las escasas expectativas de cobro, motivadas por el reiterado incumplimiento de las televisiones en atender a sus obligaciones”, la Sindicatura consideraba que los importes pendientes debían haberse reclasificados en el apartado “clientes de dudoso cobro”.

La situación era irregular de partida, considera el fiscalizador, porque “la prestación realizada por TVV a las dos televisiones locales no estaba sustentada en contrato”. Ese limbo fue subsanado en 22010, con un contrato firmado el 30 de marzo de 2010 que tenía efectos retroactivos a 1 de enero de 2008. El contrato tenía una “vigencia indeterminada” al estar supeditado a la finalización de la concesión del servicio de TDT.

A continuación, el Síndic solo se refiere a uno de los canales, pero una portavoz de RTVV señaló que el mismo sistema se utilizó en ambos casos. “Debido al incumplimiento en el pago por parte de la televisión local”, señala el fiscalizador, “el 15 de diciembre de 2010 se suscribe un anexo al contrato” en el que se acuerda la forma de pago. Los canales compensaron a RTVV por los impagos introduciendo en sus emisiones publicidad de la televisión pública. Dicho pacto, “supone la compensación de la deuda y la adjudicación de un nuevo contrato sin acreditar la necesidad del mismo y la adecuación de dicha necesidad a las condiciones estipuladas”, señala la Sindicatura, que añade: “La adjudicación se ha llevado a cabo sin atender a los principios de publicidad y concurrencia”.

Canal 9 justificó el trato aduciendo que se buscó la forma “menos lesiva para las dos televisiones que estaban empezando de saldar la deuda”. Rafa Xambó, miembro del consejo de administración de RTVV a propuesta de Compromís, lo enmarcó en la “mala gestión económica del ente, en la que planea la sospecha de corrupción, como se ha descubierto en otros casos”. Xambó adelantó que llevarán el asunto a la fiscalía.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana