Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La lotería de Navidad en mente, calor de agosto alrededor

La administración de Doña Manolita acoge ya bastantes colas pese a las altas temperaturas

Varias personas hacen cola delante de Doña Manolita.

Hay expectativas que lo resisten todo, incluso las altas temperaturas que estos días se registran en la capital. Aunque falten cuatro meses para el sorteo de Navidad, en las puertas de la administración de lotería de Doña Manolita, en la calle del Carmen, ya se forman colas para comprar décimos del Gordo. La tradición y la lectura entusiasta de la estadística sostienen que es uno de los lugares en los que la suerte acostumbra a detenerse cada 22 de diciembre. Lo novedoso esta vez, quizá por la persistencia de la crisis, es que se adelante tanto el momento en el que la demanda de billetes supera la capacidad de distribución de las ventanillas.