Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad resucita la idea de prohibir fumar en los coches con menores

La consejería quiere endurecer en la ley de Adicciones la norma antitabaco

Una mujer fuma un cigarrillo en la grada de San Mamés durante un partido del Athletic.
Una mujer fuma un cigarrillo en la grada de San Mamés durante un partido del Athletic.

El Gobierno parece dispuesto a realizar un nuevo intento para endurecer las restricciones al consumo de tabaco. Sanidad se plantea ahora, en la recta final de la legislatura, rescatar algunas medidas que se intentaron incluir, sin éxito, en la ley antitabaco, como prohibir fumar en los coches en que viajen menores. La idea es incorporarlas a la ley de Adicciones en la que está trabajando el Ejecutivo, según anunció ayer el viceconsejero, Jesús María Fernández.

En una entrevista en Radio Euskadi, Fernández detalló estos planes que prevén la introducción de nuevas limitaciones al consumo de tabaco en la misma norma que regulará los clubs de consumidores de cannabis o la prevención del consumo de alcohol entre jóvenes.

Fernández defendió que se prohíba fumar en el coche cuando haya menores dentro. Cuando la libertad de un adulto para fumar tabaco y la salud de un menor entran en conflicto, como mantiene que es el caso, debe prevalecer la segunda, destacó. “Ya se ha demostrado que los fumadores pasivos sufren efectos muy nocivos”, apuntó.

PNV y PP critican la iniciativa y la tachan de “poco seria” y “precipitada”

El viceconsejero también avanzó que la nueva ley podrá incluir la prohibición total de fumar en recintos deportivos, incluso aquellos al aire libre. Aún así, Fernández explicó que el Ejecutivo no pretende “forzar” nada, y que por eso, hablarán antes con clubes y asociaciones.

La ley vigente ya resulta bastante estricta, aunque en la práctica no se cumpla escrupulosamente. Actualmente está prohibido fumar en todos los espacios deportivos cerrados, y en aquellos al aire libre en los que “las actividades se dirijan prioritariamente a personas menores”, como partidos de deporte escolar.

En el resto de los casos, la ley permite fumar, aunque obliga a que se haga en “espacios o localidades específicamente habilitados”, lo que, en la práctica, no ocurre. Ni San Mamés ni Anoeta tienen zonas acotadas para fumadores, y los espectadores pueden encender un cigarrillo en cualquier parte del graderío. Y es que el texto de la norma quedó abierto a interpretaciones y de hecho no obliga a establecer un espacio mínimo para no fumadores, por lo que se puede justificar que la “zona habilitada” para fumar es todo el recinto.

Ambas propuestas, que según Fernández supondrían dar “un paso más” en la lucha contra el consumo de tabaco, estaban previstas en el proyecto inicial de la ley antitabaco, aunque al final se retiraron por la falta de acuerdo.

Medidas

Septiembre de 2010. El Gobierno vasco aprueba un proyecto de reforma de ley que, entre otras cosas, prohíbe fumar en los coches cuando haya un menor.

Enero de 2011. La propuesta del Ejecutivo pierde fuerza y apoyos y se retira este punto polémico.

Febrero de 2011. Se aprueba la nueva ley vasca antitabaco, que endurece las condiciones para fumar en estadios deportivos.

Al proponer aquella norma, aprobada en febrero de 2011, el Gobierno pretendía que fuera mucho más restrictiva que la estatal. La consejera de Asuntos Sociales, Gemma Zabaleta, la presentó en su día como una ley “a la vanguardia internacional” en materia de salud pública. Sin embargo, la propuesta no recabó los suficientes apoyos, y al final, medidas como las que ahora se rescatan no se incluyeron en su día en el articulado de la ley.

Pese a la polémica que desataron en su día, el viceconsejero Fernández se mostró convencido de que estas medidas se van a aceptar “perfectamente bien”, e hizo hincapié en el altísimo apoyo popular que ha recibido la restricción legal del consumo de tabaco, que cifró en un 80% de la población.

Fernández también se refirió al resto de propuestas que se quieren incluir en la ley de Adicciones. La regulación de los derechos de los usuarios de drogas y las asociaciones de fumadores de cannabis, y el desarrollo de los programas de reducción de daños también irán en el texto. Igualmente, Sanidad estudia prohibir la promoción del alcohol en espacios deportivos, evitar las promociones de dos por uno en la venta de alcohol, o limitar el horario para vender bebidas alcohólicas en los establecimientos que no sean bares o restaurantes.

Tanto PNV como PP rechazaron, sobre todo, la forma de presentar esta iniciativa y apuntaron que la propuesta tendrá poco recorrido. Fuentes parlamentarias de ambos partidos apuntaron que la legislatura entra en su recta final y, según los populares, no hay tiempo material para aprobar esta norma antes de agotar el mandato.

Las fuentes peneuvistas consultadas recordaron, además, que el debate en torno a estas iniciativas ya se mantuvo en su día, y consideraron que el deber del Gobierno es presentar estos proyectos en el Parlamento, con un borrador “bien trabajado”, en lugar de en la radio. También los populares consideraron “poco serio” adelantarlo en una entrevista, además de “electoralista” por las dificultades de que pueda aprobarse.