Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una asequible ‘Madame Butterfly’

La ópera de Puccini llega al Nuevo Teatro Alcalá con precios a partir de 20 euros

Uno de los momentos de la ópera Madame Butterfly. Ampliar foto
Uno de los momentos de la ópera Madame Butterfly.

“Ella se suicida con el rito japonés; se corta la yugular con un cuchillo. Muchos creen que hace el hara-kiri. Pero hay que ser preciso”. Jesús Cordón lleva diez años como director de escena de Madame Butterfly y su intención pasa por que el público se acerque con sutileza a la cultura oriental y, en concreto, a la japonesa. “La protagonista se siente deshonrada y decide acabar con su vida. Eso sí: no lo hace sacándose las entrañas (hara-kiri), sino degollándose”.

Es una de las óperas de Giacomo Puccini más representada a nivel mundial desde su estreno en Milán en 1907, y la compañía extremeña Estudio Lírico la lleva a escena hoy en Madrid por sexta vez consecutiva. “Es la respuesta del público la que nos anima a seguir representándola. Es un drama con toques éxoticos que consigue calar hondo. Los espectadores siempre acaban con lágrimas”, cuenta Cordón sentado en una de las butacas del Nuevo Teatro Alcalá, donde cerca de 30 coristas se enfrentan al último ensayo general. Sobre el escenario, un desgarrador drama sobre el enamoramiento, engaño y suicidio de Cio Cio San, una geisha que renuncia a sus raíces para casarse con un teniente de navío estadounidense, Pinkerton, destinado temporalmente a Nagasaki. “La historia contrapone el amor incondicional que siente ella con la inmoralidad del marine americano, que se deja llevar por el hedonismo sin importarle el fatídico destino que le aguarda a su amante”.

La dama nipona

  • ¿Dónde? Nuevo Teatro Alcalá.
  • ¿Cuándo? Hoy, jueves y viernes, a las 20.30. Domingo a las 19.00.
  • Precio. De 20 a 35 euros.

Tras casarse, él regresa a Estados Unidos, donde le espera su esposa americana. Cuatro años separado de la geisha, un hijo de por medio... empieza el tercer acto de la ópera. “La parte final es la que más emociona. Es cuando él regresa a Japón acompañado de su esposa y Cio Cio San asume su derrota. Su único final posible es la muerte”.

La trama es la misma que la de los últimos decenios. Pero hay algo diferente. “No tenemos los precios del Teatro Real. Pretendemos hacer de la ópera un bien de consumo para todos los públicos, que trascienda al elitismo”, explica la directora de la compañía, Belkys Domínguez. Los precios en el patio de butacas oscilan entre los 35 euros de las primeras filas y los 30 de las últimas. El asiento más barato sale por veinte euros. Eso sí, en el palco de la tercera planta. “Apenas sacamos beneficio, esto es algo que solo pueden hacer apasionados de la ópera”, confiesa el director de escena. Se siente orgulloso de la filosofía de la compañía: promover a jóvenes coristas que en la “ópera de primera” tendrían escasas posibilidades. “Una de nuestras coristas cubana fue seleccionada en el cásting de El Rey León y ahora interpreta a la madre de Simba en la Gran Vía”.

La orquesta es otro de sus pequeños “tesoros”. En el foso, la Orquesta Filarmónica Mediterránea pone melodía bajo la batuta de Helena Herrera, la que fuera directora de la Ópera Nacional de Cuba entre 1985 y 1994. “La fichamos hace un año y no la pensamos soltar”, cuenta Domínguez, también nacida en Cuba. La modestia también es pieza clave para esta compañía, nacida en 2003. “¿Qué nos diferencia de una representación en el Real? Bueno [carcajada]... que nuestro escenario no es rotatorio”, dice Cordón.