Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Museo Barbier-Mueller no expondrá arte africano

El recinto pasará a convertirse en el Museo de Cultures del Món

El Palau Nadal, ubicado en la calle Montcada de Barcelona y que acoge actualmente el Museo Barbier-Mueller de arte precolombino, no expondrá piezas de arte africano como así se estaba negociando, y pasará a convertirse en el Museo de Cultures del Món, tras la imposibilidad de que el Ayuntamiento y la organización Barbier-Mueller de Ginebra alcanzaran un acuerdo para la cesión de piezas de arte africano.

Según ha informado en un comunicado este martes el Institut de Cultura de Barcelona (Icub), ambas organizaciones no han podido alcanzar un acuerdo para sustituir la colección de arte precolombino del museo por una colección de arte africano debido a las condiciones "económicas, conceptuales y funcionales" de la cesión.

El pasado mes de junio, el Museo Barbier-Mueller decidió vender a un tercero la colección depositada en Barcelona, y ante la imposibilidad de un acuerdo la colección dejará el Palau Nadal el próximo septiembre, cuando el museo cerrará sus puertas. Al ponerse fin a la colección precolombina, el Icub anunció que se trabajaría conjuntamente para explorar la posibilidad de prestar por un periodo de 10 años unas piezas de arte africano.

Ante la imposibilidad de tal opción, el Icub emplazará en este recinto el Museo de las Cultures del Món, partiendo de colecciones de culturas no europeas y no occidentales que forman parte del patrimonio de la ciudad, así como de diversos coleccionistas privados catalanes, especialmente la Col·lecció Folch, formada por más de dos millares de piezas.

Con esto, el Ayuntamiento de Barcelona ha expresado su agradecimiento a Jean Paul Barbier-Mueller por su colaboración durante estos 15 años, y ha mostrado su esperanza de poder seguir colaborando en un futuro.

Los términos de la cesión al Ayuntamiento de esta colección en 1995 establecían que su coleccionista podía venderla cuando quisiera, y el consistorio ha descartado hacerse con las piezas debido a la "imposibilidad en el contexto económico actual de hacer frente a esa importante inversión".