Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las autoridades de EE UU investigan los negocios de Adelson en China

Las investigaciones son por posible soborno de oficiales en el país asiático

El magnate abrió allí dos dos casinos, uno en 2004 y otro en 2007

Sheldon Adelson durante una conferencia de prensa en Macao (China). Ampliar foto
Sheldon Adelson durante una conferencia de prensa en Macao (China). Reuters

El Estado norteamericano de Nevada está investigando a la corporación Las Vegas Sands, cuyo presidente, consejero delegado y máximo accionista es el magnate Sheldon Adelson, por posible soborno de oficiales en China, un país en el que tiene dos casinos abiertos en 2004 y 2007. La investigación de la Junta de Supervisión del Juego del Estado de Nevada se añade a otras dos a nivel federal del Departamento de Justicia y de la Securities and Exchange Commission, la agencia que regula el mercado de valores.

Las Vegas Sands, la mayor compañía de casinos del mundo —con unos ingresos en el segundo trimestre de este año de 2.580 millones dedólares (unos 2.100 millones de euros)—, planea abrir en España un macrocomplejo de casinos bautizado oficiosamente como Eurovegas. Madrid y Barcelona compiten por acoger el proyecto, cuya sede se conocerá, según anunció la compañía, después del verano.

La agencia Reuters reveló la existencia de la nueva investigación, y la relacionó con una demanda por incumplimiento de contrato interpuesta en 2010 contra Las Vegas Sands por Steve Jacobs, que fue un alto ejecutivo de Sands China, filial en aquel país asiático de la compañía que dirige Adelson. Jacobs ha acusado a su antiguo empleador de soborno y otras prácticas ilegales en China, incluido el control de una red de prostitución en sus casinos. Jacobs alega que se le despidió por oponerse a la práctica de actividades ilegales en China.

El siguiente paso en la expansión de la mayor compañía de casinos del mundo —con unos ingresos en el segundo trimestre de este año de 2.580 millones dedólares (unos 2.100 millones de euros)— podría ser España. Madrid y Barcelona compiten con promesas y mejoras legislativas por acoger el macrocentro del ocio bautizado oficiosamente como Eurovegas. La empresa ha anunciado que la elegida se anunciará en septiembre.

Los dos casinos de Adelson en China se hallan en Macao, un territorio, como Hong Kong, autónomo dentro del país, y el único donde el juego está permitido. Según Reuters, Jacobs alega que Las Vegas Sands efectuó pagos a un legislador de Macao, que actuó como asesor legal de la empresa y le abrió numerosas puertas en los círculos de poder de China, algo que según la legislación vigente en EE UU podría constituir delito. Adelson y otros ejecutivos de su empresa han tachado de falsas esas acusaciones.

La semana pasada, el diario The Wall Street Journal reveló que una auditoría de Las Vegas Sands, encargada por la junta directiva a un bufete de abogados independiente, puso en duda una serie de operaciones efectuadas recientemente en China. Entre ellas se cuenta el pago de 50 millones de dólares por un edificio que debería albergar el Centro Adelson de Pekín, que serviría de lanzadera en China para negocios norteamericanos; el patrocinio a un equipo de baloncesto chino, y la licencia de un servicio de transporte marítimo tipo ferry entre Macao y Hong Kong.

La investigación de la Junta de Supervisión del Juego del Estado de Nevada no ha abierto, de momento, ninguna demanda o sanción. Si finalmente se considerara que se ha infringido la legislación estadounidense, se podrían retirar sus licencias de operación en Nevada, algo que afectaría a sus dos casinos de Las Vegas, el Palazzo y el Venetian. Para aplicar ese tipo de sanciones se requiere un voto unánime en esa junta, integrada por tres miembros.

De momento, ninguna de las tres investigaciones —la del Estado de Nevada y las dos a nivel federal— ha acusado a Las Vegas Sands o a Adelson de mala praxis o de haber violado la ley. No se ha presentado ningún cargo contra la empresa o el empresario, que defiende su inocencia. Adelson demandó recientemente al Consejo Nacional de Demócratas Judíos por 60 millones de dólares, en concepto de difamación. El magnate acusa a ese grupo de acción política de haber vertido falsas acusaciones contra él, al relacionarle, directamente, con las supuestas operaciones de proxenetismo en los casinos de Las Vegas Sands en Macao.

Adelson se ha convertido en un fenómeno político en este año de elecciones presidenciales en EE UU. Hasta la fecha, ha cedido aproximadamente 35 millones de dólares de su fortuna personal a varios candidatos republicanos. Primero apoyó al expresidente de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich. Posteriormente pasó a financiar la causa del ganador de las primarias, el empresario mormón Mitt Romney. Convencido sinonista, Seldon acompañó a Romney durante una reciente visita a Israel.

Según el diario The New York Times, diversas empresas subsidiarias de Las Vegas Sands en China fueron sometidas a investigación por las autoridades de Pekín, y fueron multadas con 1,6 millones de dólares. Macao fue colonia portuguesa hasta el año 2000, en que pasó a estar bajo control chino. Hasta entonces, un magnate local, Stanley Ho, había tenido el monopolio de los casinos en la isla. Pekín rompió ese monopolio y le cedió a Las Vegas Sands una licencia de operación.

En 2004, Sands Macao se convirtió en el primer casino de propiedad extranjera en Macao, construido con un coste de 265 millones de dólares. Las autoridades chinas permitieron, además, la entrada de ciudadanos de otros puntos del país para facilitarle el negocio a Adelson. En 2007 se abrió el Venetian Macao, que se considera el casino más grande del mundo. A día de hoy, las operaciones de Las Vegas Sands en Macao suponen dos tercios de los ingresos anuales de la compañía, que se estiman en 2.360 millones de dólares.

El siguiente paso en la expansión de la mayor compañía de casinos del mundo —con unos ingresos en el segundo trimestre de este año de 2.580 millones dedólares (unos 2.100 millones de euros)— podría ser España. Madrid y Barcelona compiten con promesas y mejoras legislativas por acoger el macrocentro del ocio bautizado oficiosamente como Eurovegas. La empresa ha anunciado que la elegida se anunciará en septiembre.