La Inspección fuerza a Michelin a la mayor campaña de revisiones médicas

El plan abarcará a más de 600 empleados y exempleados de la multinacional

La planta de Michelin en Vitoria emplea a unos 3.300 trabajadores. / L. RICO

A la Inspección de Trabajo se le ha acabado la paciencia con Michelin, la segunda mayor empresas industrial de Euskadi, con unas 3.300 personas en plantilla. En una resolución reciente ha puesto fechas y plazos de cumplimiento obligados a la multinacional del neumático para que ponga en marcha la mayor campaña de revisiones médicas abordada nunca en Euskadi para prevenir, o en su caso detectar, las patologías derivadas de la exposición al amianto entre sus trabajadores y exempleados.

La Inspección reprende a la multinacional por actuar de forma tibia contra el amianto en su planta de Vitoria y le obliga a poner en marcha una acción médica que alcanzará a más de 600 empleados y exempleados, y hacerlo de forma inmediata para antes de marzo de 2013, frente a los 184 trabajadores seleccionados de manera unilateral por la empresa para revisiones.

El primer requerimiento de la Inspección se produjo en 2009, y el 20 de diciembre de 2011 sólo había efectuado 107 reconocimientos a 76 trabajadores, menos de la mitad de los que había seleccionado sin tener en cuenta la opinión del comité de empresa.

Casi cuatro años

  • Octubre de 2008. Osalan concluye que, “en contra de lo que indica la dirección de la Michelin”, la exposición de los trabajadores al amianto ha sido generalizada porque se han incumplido las medidas de seguridad.
  • Marzo de 2010. Osalan anuncia la puesta en marcha del historial clínico laboral, un nuevo documento informático que este año será ya compatible con el historial médico actual de Osakidetza.
  • Septiembre de 2010. Se anuncia la inminente puesta en marcha de un registro oficial de los afectados por el amianto.
  • Abril de 2012. La directora de Osalan, Pilar Collantes, presenta en el Parlamento un informe en el que explicó que un eventual Fondo de Compensación para los enfermos por amianto, necesitaría 32 millones de euros.

La resolución, de 101 páginas, pone fin a un largo proceso de más de cinco años desde que a un trabajador de la planta de Vitoria, Francisco Javier Martínez Díaz de Zugazua, se le diagnosticó un mesotelioma pleural —un tipo de cáncer de pulmón—. En este plazo, la empresa ha ido dando largas a los organismos de salud laboral y ocultando datos sobre el uso y la situación del amianto en sus instalaciones.

El requerimiento de la Inspección amplia el número de colectivos a los que el servicio médico o su mutua deberán evaluar y revisar con análisis específicos para detectar la presencia del asbesto, un material potencialmente cancerígeno, en sus cuerpos.

El organismo público ha tenido que aceptar las tesis de la CGT, —después de documentarle con declaraciones de trabajadores y ex trabajadores, y con documentos oficiales de la propia empresa—, de que el amianto fue un material muy extendido y de uso común por todos sus edificios e instalaciones, y de forma especial en algunos puestos de trabajo.

La CGT documenta todos los puestos en que hay contacto con el asbesto

Más en concreto, la Inspección obliga a la empresa a vigilar la salud de los trabajadores que hasta el 1 de enero de 1999 hubiesen ocupado los puestos de personal de cocción, soldadores, tuberos, calorifugadores, cerrajeros y restante personal de mantenimiento, mecánicos y electricistas, así como todos los trabajadores que ocupasen hasta esa fecha los puestos de trabajo que desempeñó Martínez Díaz de Zugazua, con excepción de los del exterior de la planta.

El plazo que le impone para cumplir la resolución concluye el 31 de marzo próximo. Además, Michelin deberá de informar de las evoluciones en esa tarea el 31 de octubre y el 31 de diciembre de próximos. Junto a ello, deberá comunicar con “carácter inmediato y continuado” a los trabajadores afectados cuando abandonen la empresa.

La empresa tiene de plazo hasta el próximo 31 de marzo

Martínez falleció en noviembre de 2008 a causa de un mesotelioma pleural provocado por la exposición al amianto después de 34 años trabajando en la fábrica de neumáticos. La investigación oficial ha acabado dando la razón a quienes sostenían la existencia de amianto en la planta frente a las tesis de la empresa.

La estadística oficial ha registrado a un total de 159 trabajadores fallecidos por el amianto en Euskadi. De los 5.000 trabajadores expuestos a esa sustancia tóxica, que computa el Instituto de Seguridad y Salud Laboral, Osalan, 1.471 están en activo en las empresas, 1.645 siguen trabajando pero en otras compañías y 2.433 están jubilados.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

Síguenos en Twitter en @elpais_pvasco

Recibe la información más relevante de lo que está pasando en Euskadi

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana