Elvis casa en la Gran Vía

Un reverendo de la Iglesia del Rey del Rock'n Roll, oficia todos los jueves bodas sin validez legal, al más puro Las Vegas, en una discoteca madrileña

Los novios se besan en la capilla, acompañados del reverendo. / CARLOS ROSILLO

“Ladies and gentlemen, esta noche viviremos un momento de amor… oh, yeah!… Lili y Edu, ¿prometéis amaros y respetaros para siempre?”. Los jóvenes enamorados contestan afirmativamente a carcajada limpia. El reverendo Rafael Vis, disfrazado de Elvis Presley, sigue con el rito sin dejar de mover las caderas. “¿Estáis preparados para recibir las alianzas?”. El novio, Eduardo Grande, saca del bolsillo de sus pantalones de pinzas los dos anillos que compró la semana pasada por el módico precio de 70 euros el par. Lo introduce en el dedo de la novia, Lili Orlinova. “Oh, my God, aleluya!”, grita el reverendo. El público aplaude. De fondo suena Love me tender.

Un jueves más, el reverendo Rafael Vis oficia una boda por el rito Elvis en Las Vegas Chapel España, una capilla instalada en el escenario de la mítica discoteca Ya’sta, cerca de la Gran Vía. “Es la primera capilla móvil especializada en bodas espectáculo de este tipo en todo el país”, presume Rafael, un reverendo ordenado por la iglesia estadounidense Universal Life Church Monastery y adscrito a la Iglesia de Elvis, con sede en Oregón. Este segoviano de nacimiento y madrileño de adopción ha consagrado su carrera profesional a la figura del Rey: “Soy un personaje religioso; creo en Elvis como santo y me tomo mi trabajo muy en serio”, dice enfundado en unos pantalones pitillo y chaqueta negros con tachuelas de color platino.

Desde que adquiriera su categoría de predicador, hace tres años, los sillones de cuero rojo de esta discoteca han presenciado decenas de bodas gamberras. Las uniones van desde una pareja gay disfrazada de Batman y Robin, hasta la clásica pareja de Marilyn y Elvis. “Por 90 euros, ofrecemos una ceremonia que incluye el alquiler de estos últimos trajes”, recuerda Susana, mujer de Rafael y chica pin up, vestida al estilo años cincuenta. Mientras su esposo oficia las ceremonias, ella se encarga de la música, las luces y el decorado. Eso sí, horas después de la profana liturgia, Susana protagoniza algún espectáculo de burlesque.

Hoy dedica su función al cincuenta aniversario de la muerte de Marilyn Monroe. Las imágenes de Los caballeros las prefieren rubias se proyectaban por encima de las cabezas de Lili y Eduardo mientras se dan el sí quiero. Ajenos a los recién casados, un grupo de góticos se anima a salir a la pista de baile, ocupada por una pareja de bailarines que muestra sus proezas con el swing. En un rincón de la pista, Felisa los mira embobada. Es la primera vez que esta maquilladora asiste a Las Vegas Club y le cuesta pillar el ritmo.

La pareja contrató la ceremonia que incluía, por 40 euros, tres canciones de Elvis cantadas por el reverendo y una botella de cava. “Siempre he querido casarme en Las Vegas pero no tengo un duro. Gracias al reverendo he cumplido mi sueño sin ir muy lejos de Vallecas”, explica Lili, camarera de 21 años de origen búlgaro. A diferencia de otras bodas, la de hoy solo tiene un invitado y testigo: Abdón López, cliente habitual de la Chocolatería Fontarrón, donde trabaja Lili. López, de 54 años, no puede evitar soltar unas lágrimas cuando los recién casados sellan su amor en el certificado de la Iglesia de Elvis, sin ningún valor legal en España. Suena Suspicious minds. Del auténtico Elvis.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Avatar
periodista El País Madrid

Últimas noticias

Ver todo el día

La sociedad postnacional

Hemos de recuperar el legado de afecto y civilidad que permita la convivencia y superar la epidemia identitaria que nos aturde

Despedida barroca

Natalie Dessay demuestra en el Liceu que la expresividad y la emoción de su canto siguen intactas a pesar de los problemas de salud que la llevan a dejar los escenarios

‘Si és que hi ha cases d’algú…’

Mientras los promotores de Caufec volvían a mirar sus planos, en Barcelona se producía la semana negra de los deshaucios

Un refugio inédito

Localizado bajo un edificio de la Sagrera de Barcelona una construcción intacta desde 1939 construida para protegerse de los bombardeos de la Guerra Civil

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana