Con cinco hijos, en una caravana y a pleno sol

Una familia desahuciada de Usera se instala junto a la valla de El Pardo

Isaac Jiménez, junto a sus hijos y el matrimonio que vive con ellos. / LUIS SEVILLANO

Una triste lona protege a nueve personas del fuerte sol que cae junto a la valla de El Pardo. Una pequeña caravana y una tienda de campaña es la única morada que le queda a Isaac Jiménez, de 27 años, y a su familia, tras haber sido desahuciados de un piso en el barrio de San Fermín (Usera). Una deuda de más de 3.000 euros ha motivado que les echaran de la casa y que hayan tenido que desperdigar sus pertenencias (lavadora y frigorífico incluidos) en una parcela abandonada de la zona norte de Fuencarral.

“Llevamos tres días fatales. Esto es un desastre, porque no tenemos para nada”, reconoce Isaac, que se dedica a recoger chatarra por Madrid. También cobra 530 euros de la renta madrileña de inserción (Remi), con los que deben mantenerse el matrimonio y sus cinco hijos. Estos tienen entre uno y 10 años. La falta de trabajo y de ingresos hicieron que las deudas se fueran acumulando hasta superar los 3.000 euros y, después de 10 años viviendo en su casa de alquiler del Instituto de la Vivienda de Madrid (Ivima), no pudieran pagarlas. “Cuando reuní el dinero fui a pagarlo, pero me dijeron que ya era tarde, que la sentencia era firme y que me tenía que marchar”, afirma con voz quebrada. “Me han dicho que ahora tendré que esperar al menos 20 años para poder conseguir otra vivienda social. Y mientras, ¿qué hacemos?”, se pregunta, mientras sus hijos corretean junto a la caravana.

De momento, han ocupado una parcela abandonada desde hace más de tres décadas. Antes había una pequeña construcción, pero algunas personas la derribaron y utilizaron los ladrillos para hacerse una casa nueva. “El otro día estuvo la policía y nos dijo que nos podíamos quedar en este sitio hasta que el dueño de la parcela nos denunciara y nos obligaran a irnos. Esperemos que tarde mucho”, dice Isaac.

Fuentes de la Asociación de Vecinos de Montecarmelo explicaron ayer que la zona pertenece a una mujer mayor cuya única hija reside en Italia. Eso les hace sospechar que los nuevos okupas se quedarán allí mucho tiempo.

“En cuanto tengamos tiempo limpiaremos toda la zona y la adecentaremos para vivir dignamente al menos”, afirma Isaac, que está recibiendo ayuda de feligreses de la Iglesia Evangélica de Filadelfia. Su padre es el pastor de la zona. Ayer mismo uno de los voluntarios que los asisten estaba echando cemento justo delante de la caravana para que pudieran estar más cómodos. “En cuanto podamos, levantaremos una chabolita en condiciones”, afirma. La luz la han enganchado de un poste de la zona y el agua se la lleva el Ayuntamiento.

El barrio donde viven Isaac y su familia está al norte de la M-40, en la calle de Celeorama Gómez y el camino de Montecarmelo. La policía reconoce que en la zona coexisten viviendas legalizadas, y que pagan impuestos desde hace tiempo, con otras infraviviendas levantadas de manera anárquica, que poco a poco lo están convirtiendo en un poblado. “Primero les echaron de Mirasierra, después de Pitis, después del puente de la M-40 y ahora se están colocando aquí”, explicaron fuentes policiales

Algunos vecinos de la zona temen que, si la voz se corre, aumente el número de personas que ocupen la zona. Y eso, pese a estar junto a un área muy protegida, dentro del Parque de la Cuenca Alta del Manzanares, como El Pardo. “No tienen las mínimas condiciones de salubridad y pueden estar contaminando hasta acuíferos”, se quejaron algunos residentes, que estudian emprender medidas contra ellos.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

El Gordo

-----

2º Premio

-----

3º Premio

-----

4º Premio

  • 07617
  • -----

5º Premio

  • 46984
  • 32306
  • 98538
  • 74012
  • 91363
  • 60090
  • -----
  • -----

Comprueba tu número

Buscador de números tomados a oído.

ESCUCHA EL SORTEO ENSER

Patrocinio

OpenbankAdvertisement

Últimas noticias

Ver todo el día

Astillas de otro mundo

Ignacio Vidal-Folch con 'Pronto seremos felices' regresa con la distancia del tiempo a aquel mundo de los países del Este

Ignacio Vidal-Folch: “La democracia ha envejecido”

El escritor revisita a seres anónimos que conoció en las revoluciones del Este y retrata el derrumbe de su ilusión La única tabla de salvación: la cultura

Manea: “El proceso contra Ceaucescu me decepcionó”

Forzado al exilio por la dictadura comunista, el escritor hubiera deseado un principio más democrático para Rumania

El tranvía de Vitoria admite el pago con la tarjeta Barik

La aplicación coincide con el sexto aniversario de este sistema de transporte en la capital alavesa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana