IU se desmarca de Gordillo, que anuncia más asaltos a supermercados

Valderas y Susana Díaz intentan evitar que haya discrepancias en el Gobierno

Sánchez Gordillo habla por teléfono en la finca ocupada de Las Turquillas. / JULIÁN ROJAS

¿Es un robo?, ¿un acto simbólico?, ¿una barbaridad?, ¿un hecho violento? El asalto a dos supermercados por parte de jornaleros del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) este martes ha provocado un sinfín de reacciones sociales a favor y en contra, pero también la intervención del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, que ha ordenado que se identifique a los participantes de los hechos, se les detenga y ponga a disposición judicial. El Ministro de Justicia ha pedido a la Fiscalía que investigue los hechos. Según la CUT, el Cuerpo Nacional de Policía ha detenido por la noche a dos sospechosos de haber participado en los asaltos, uno en en Hornachuelos (Córdoba) y otro en un pueblo de Málaga.

Los protagonistas de esta historia no rebuscan alimentos en los contenedores. Son miembros del SAT, las nuevas siglas del Sindicato de Obreros del Campo, la rama sindical del Colectivo de Unidad de los Trabajadores (CUT), el partido de Juan Manuel Sánchez Gordillo, alcalde de Marinaleda desde hace 33 años y diputado de IU en el Parlamento andaluz. IU se desmarcó del simpar regidor. El PSOE, su socio de coalición en la Junta, siguió la estela de Griñán y lo calificó de “barbaridad”.

Hace 16 días, los de Sánchez Gordillo ocuparon la finca Las Turquillas en Écija (Sevilla), propiedad del Ministerio de Defensa, para reclamar al Ejército la cesión de tierras a los agricultores que están pasando hambre. Los medios de comunicación no le prestaron demasiada atención. Este miércoles había varias antenas parabólicas de televisión a la espera de acontecimientos, después de que los jornaleros hubieran recibido a las ocho de mañana una orden para desalojar el cortijo antes de mediodía. Sánchez Gordillo tenía previsto viajar a Murcia, pero cambió de opinión y se fue a Las Turquillas, donde 300 vecinos de Marinaleda también acudieron a acompañar a su líder. “Aquí estoy. No voy a huir”, dijo. Gordillo, que es aforado, justificó su acción porque “alguien tiene que hacer algo para que haya familias que puedan comer todos los días”. Anunció que volverá a repetirla y llamo “franquista de tomo y lomo” al ministro.

Llamazares apoya al alcalde de Marinaleda y
el PCA lo felicita

Veinticuatro horas antes, dos equipos del SAT, uno dirigido por Sánchez Gordillo y otro por el secretario general del sindicato, Diego Cañamero, asaltaron dos supermercados. El primer grupo, integrado por una treintena de personas, escogió un centro de Mercadona en Écija: llenó 10 carros con legumbres, azúcar, leche, aceite. Hubo forcejeos con los empleados del supermercado. Gordillo no participó en el robo, sino que permaneció fuera dirigiendo, megáfono en mano, la operación. “Hice una maniobra de distracción. La policía me siguió a mí, entraron y sacaron los carros con la comida”, narró a este periódico. La comida fue distribuida en barrios de Sevilla. El Banco de Alimentos se negó a aceptarla porque había sido obtenida de manera “irregular”. Mercadona anunció que presentaría una denuncia por “agresión y robo”, pero un portavoz se negó a confirmar si la había interpuesto.

A la misma hora del martes, en Arcos de la Frontera (Cádiz), Cañamero daba precisas instrucciones al grupo de jornaleros que entró en un centro de Carrefour: “Ni chocolate, ni yogures, ni postres. Galletas normales de las María de siempre”, aconsejó. Cañamero negoció con los responsables de esta cadena, que optó por donar 12 carros con alimentos a los servicios sociales de la zona.

La acción de Gordillo generó un intenso debate en las redes sociales y también en IU. El coordinador general de IU y vicepresidente de la Junta, Diego Valderas, aseguró que trataba de un “acto simbólico” y que no compartí las “formas”, pero sí “el fondo” del debate. Dejó claro que no se trató de una iniciativa de IU, sino de un sindicato “que todos los veranos hace su campaña de actividades”. Negó que fuera abrir expediente a su diputado. Otros dirigentes como Gaspar Llamazares la apoyaron y el PCA hasta “felicitó” a Gordillo. También recibió el respaldo de la secretaria general de Vivienda, Amanda Meyer (IU), quien rebatió en Twitter la opinión del presidente de la Junta de que lo de Gordillo era “una barbaridad”.

Valderas y la consejera de la Presidencia, la socialista Susana Díaz, hablaron entre ellos para evitar que altos cargos del Gobierno de uno y otro partido entablasen una batalla tuitera. Nadie quiere que la habitual campaña veraniega de Sánchez Gordillo derive en un encontronazo entre los socios del Gobierno de coalición, sobre todo, porque lo peor para el Ejecutivo andaluz está por venir. La elaboración de los Presupuestos de 2013 va a ser una escalada al Everest y además puede que sin oxígeno, si el Ministerio de Hacienda no alivia el límite de endeudamiento impuesto a Andalucía que implica contar con 2.700 millones de euros menos. Gordillo nunca apoyó el pacto con el PSOE y muchos dirigentes de IU pueden sumarse a esa opinión, sobre todo si no hay dinero pero sí más recortes.

Reacciones

Griñán: “Es una barbaridad que este diputado asalte supermercados”.

Willy Meyer, eurodiputado (IU): “Esta acción no tiene nada que ver con IU”.

Amanda Meyer, alto cargo de la Junta (IU): “Presidente no señale al débil, mientras nos roban a manos llenas gracias a la reforma constitucional que pactaron ustedes con el PP”.

Rafael Salas (PP): “Desde la Junta se ha apoyado este pillaje radical”.

Carmen Crespo, delegada del Gobierno: “Esta acción alienta la violencia y el robo con fuerza”.

CEA: “Exige las medidas oportunas para salvaguardar la seguridad de las empresas”.

Gaspar Llamazares: “Ha sido un acto simbólico”.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana