NCG devuelve las primeras preferentes forzada por laudos arbitrales de la Xunta

El sistema de mediación sigue sin convencer a la mayoría de los afectados

Manifestación de afectados por las preferentes en Santiago. / ANXO IGLESIAS

Hace una semana y media fue el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quien comunicó que dos laudos arbitrales habían solucionado sendos casos de clientes engañados por la venta de participaciones preferentes de Novagalicia. El conselleiro de Economía e Industria, Javier Guerra, elevó ayer la cifra a 26 supuestos, una muestra a su entender de que el sistema ideado por la Xunta para dar una salida a los damnificados es “efectivo”. Las plataformas de afectados de la comunidad se muestran mientras tanto recelosas ante un método que no garantiza el cobro de todo lo invertido.

El conselleiro de Industria comunicó ayer en Pontevedra el ligero aumento de los supuestos resueltos “con soluciones favorables a los consumidores” tras reiterar la tesis de la Xunta respecto al llamado corralito gallego. “No hay ningún otro Gobierno en España que tuviera la iniciativa de buscar soluciones dentro de sus competencias”, reiteró, y volvió a incidir en su idea de que de los 43.000 afectados no todos han sido engañados. “Hay personas que sabían lo que estaban adquiriendo y que tienen que tener la responsabilidad de sus inversiones”. El propio Guerra ha comentado en varias ocasiones que él mismo adquirió participaciones preferentes de entidades bancarias.

Sobre qué porcentaje de afectados considera la Xunta que se vio envuelto en el embrollo “de buena fe”, el conselleiro no se aventuró con cálculos como tampoco quiso precisar si de los 26 casos resueltos por los laudos arbitrales alguno se ha saldado con el abono íntegro de la inversión inicial. Sí dijo que ya son 3.065 los perjudicados que han aceptado el arbitraje. La consellería apuntó después que de los 26 laudos favorables, en 21 casos las cantidades ya han sido devueltas. Pese al optimismo de la Xunta, una vez más el nuevo dato fue recibido con desconfianza por las plataformas de afectados.

El conselleiro Guerra arremete contra los exdirectivos de las cajas de ahorros

“Es una maniobra publicitaria más. El arbitraje solo va a servir para casos especiales, muy evidentes, como los gente que firmó con la huella digital o que tenía libretas a plazo fijo, pero no a los que fuimos engañados por confiar en lo que nos decían en el banco, que firmamos pero con un vicio en el consentimiento”, comenta un portavoz de los afectados en la comarca pontevedresa de O Salnés. que insiste: “Es una maniobra interesada por parte de Novagalicia Banco y de la Xunta, que lo que hacen es dar pequeñas pinceladas a cuentagotas”. Otros afectados desconfían de propuestas de arbitraje que en al menos un caso parte de una quita de en torno al 20%, y que, aun siendo aceptada, puede aumentar a la hora de confirmar el trámite. Ni siquiera el medio de cobro está garantizado, con la posibilidad abierta de que una parte se abone en líquido y otra permanezca en depósito durante un plazo por determinar.

“Es un sistema judicial, no es la Xunta, y es gratuito y rápido”, insistió el conselleiro, que obvió que en realidad es una solución extrajudicial que bloquea reclamaciones ante los juzgados, así como que son funcionarios de la Administración autonómica los encargados de resolverlos, algo que ya levantó suspicacias de sindicatos y afectados, que temen que la circunstancia pueda afectar a la parcialidad de las decisiones. “El árbitro es un funcionario de la Xunta, que puede jugar a tu favor, o no”, recela un afectado de la comarca de Ferrolterra. “La fiscalía es otro camino, con sus consecuencias y sus tiempos”, admitió Guerra, que aprovechó también para mandar un nuevo recado a los gestores de las extintas cajas, a los que se refirió, sin nombrarlos, como “algunas personas que estaban en puestos de responsabilidad de instituciones financieras que resolvieron su futuro complicando el futuro de los demás”.

La oposición, mientras tanto, rechaza también que la iniciativa de la Xunta vaya a resolver el grave problema social de miles de personas que no pueden recuperar los ahorros de toda su vida. El senador del PSOE por Ourense Miguel Fidalgo tachó ayer la alternativa del arbitraje de “engaño” y acusó al presidente, Alberto Núñez Feijóo, de utilizarla como una “técnica de distracción con la que quiere terminar de engañar y actuar como colaborador necesario de este fraude”, mientras permanece “escondido". El parlamentario, a través de un comunicado, protestó también por las respuestas del Gobierno central a sus cuestiones sobre la materia en la Cámara Alta, que consideró “decepcionantes”.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana