Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los artefactos de Vigo eran de gasolina y cohetes

El delegado del Gobierno destaca su capacidad destructiva pese a su carácter rudimentario

Miembros de los Tedax examinan la zona donde se hallaron los artefactos.
Miembros de los Tedax examinan la zona donde se hallaron los artefactos. EFE

El delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez, confirmó ayer que los artefactos explosivos localizados el lunes en Vigo y atribuidos a Resistencia Galega eran “rudimentarios”, pero con capacidad de hacer “un daño importante”. La Policía Nacional mantiene abierta la investigación para localizar a los autores, “un grupo terrorista que si no hace más daño es porque no puede”, indicó Juárez.

El delegado del Gobierno señaló que las fuerzas policiales, entre ellos los Tedax, que se desplazaron al monte Sampaio —donde se había anunciado la colocación de los artefactos en llamadas a la Policía Nacional y Policía Local, tras enviar un mensaje electrónico a Faro de Vigo con los datos precisos— localizaron dos de ellos debajo de una caseta anexa a una torreta de radiodifusión. Uno estaba compuesto por dos botellas de gasolina rodeadas de 36 bombas de palenque y el otro era una botella con un litro de gasolina “adosada a un bote de gas butano y dos petardos tipo trueno”. En ambos artefactos “se prendió la mecha, pero se apagó”, lo que evitó que llegaran a explosionar.

Los Tedax desactivaron estos dos artefactos sin llegar a detonarlos y los extrajeron de su emplazamiento debajo de la citada caseta. Un tercer artefacto adosado a la base de la torreta llegó a deflagrar y provocó un pequeño incendio, “pero sin causar apenas daños”, según precisó el delegado del Gobierno.

Alfonso Rueda, conselleiro de Presidencia, condenó la colocación de los artefactos advirtió a los autores que las fuerzas del orden están “haciendo su trabajo"”y que “caerán en manos de la Justicia” para responder por unos actos que “no tienen ningún sentido”. “La inmensa mayoría, creo que la práctica totalidad de la sociedad gallega cree que no hay derecho a que sigan sucediendo estas cosas”, reflexionó Rueda, para reiterar que sus autores deben saber que las autoridades trabajan y que sobre ellos caerá “el peso de la ley”. “En Galicia no los queremos, en Galicia no caben ni van a caber, tienen que saberlo”, concluyó el conselleiro.

También el alcalde de Vigo, Abel Caballero, expresó su “condena más absoluta” a estos hechos, al mismo tiempo ofreció “toda la cooperación necesaria” y deseó a los cuerpos y fuerzas de seguridad que “localicen lo antes posible” a los autores. “Y los metan en la cárcel”, apostilló.