Un informe de la Xunta desmonta su versión sobre el incendio de As Fragas

“Se descarta la intencionalidad en el origen del fuego”, señala Medio Rural

Santiago de Compostela 6 AGO 2012 - 14:50 CET

Imagen de una zona quemada en el incendio de As Fragas do Eume en el Ayuntamiento de A Capela. / GABRIEL TIZÓN

Consta por escrito en un exhaustivo informe interno de 22 páginas de la Consellería de Medio Rural instruido por trabajadores de este departamento en el distrito de Ferrol. El atestado de quienes trabajaron sobre el terreno para extinguir el incendio de As Fragas do Eume el último sábado de marzo y los días siguientes es una enmienda a la totalidad de las explicaciones del Gobierno gallego —con su presidente, Alberto Núñez Feijóo, a la cabeza—, mientras el bosque atlántico estaba en llamas. Si Feijóo aludía al origen “criminal” del fuego asegurando que éste se había iniciado en “tres focos distintos”, el informe interno de Medio Rural alude ahora a un solo punto de inicio y concluye: “Se descarta inicialmente la intencionalidad en el origen del incendio y se estudian las posibilidades de las consecuencias de una negligencia relacionada con actividades recreativas de la zona”.

Esa tajante afirmación encierra semanas de investigación de los agentes forestales y coincide con la teoría que maneja la Guardia Civil a través del cuerpo especializado que investigó el incendio. En ambas fuentes bebió la fiscalía para solicitar el archivo de la causa en el juzgado, que no ha sido aceptado por el juez de instrucción Alejandro Morán Llordén, partidario de seguir con las pesquisas. El juez tiene ahora sobre la mesa el informe de los agentes forestales de la Xunta. Frente a la versión oficial que ofrecieron sobre el terreno Medio Rural y Feijóo cuando las llamas amenazaban el parque natural, en el apartado sobre las causas del incendio, el escrito de la Xunta detalla: “Se han hallado indicadores del tipo de actividades recreativas y específicamente relacionadas con rutas de senderismo y cicloturismo. Entre los indicadores hay varias referencias a colillas de cigarrillos, algunas en zonas de matorrales en las proximidades del área de iniciio”.

Trabajadores del Gobierno gallego apuntan a un fuego en el subsuelo

Sobre el epicentro del fuego, el informe interno de Medio Rural subraya: “Se han hallado restos de lo que parece ser parte del envoltorio de un filtro de cigarrillo en un lugar que contiene el punto de inicio del incendio. Según la tesis de quienes investigaron el incendio sobre el terreno para la Xunta, “esta zona ardió como un fuego de subsuelo y se ha constatado la existencia de fuego latente en una parte del terreno contigua a dicha zona seis días más tarde del inicio del incendio”. Apoyan su teoría sobre “declaraciones de testigos que manifiestan la observación del humo y la existencia de un pequeño incendio (conato) coincidente con el lugar en el que se sitúa el punto de inicio del fuego”. Y recuerdan cómo “uno de los autores de este informe pudo comprobar durante las tareas de extinción sobre las 23 horas del 31 de marzo que la parte del terreno en la que se sitúa el punto de inicio había sido una de las primeras en arder, ya que estaba totalmente consumida, al contrario que las zonas perimetrales inmediatas, en las que se veía como ardía la tierra”.

Los investigadores hallaron colillas en el lugar donde se iniciaron las llamas

El distrito de Ferrol de Medio Rural también evaluó “las posibilidades de un fuego intencionado” y llegó a las siguientes conclusiones: “El punto de inicio [uno y no varios como subrayaron en aquellas horas distintos dirigentes del Gobierno gallego] está situado en un lugar del propio cortafuegos donde no existe prácticamente combustible aéreo (excepto la hierba de muy pocos centímetros), se considera que el lugar no es adecuado para la iniciación de un fuego intencionado, ya que requeriría el conocimiento de la posibilidad de iniciar un fuego en el subsuelo, lo que resulta muy poco probable y muy poco práctico teniendo en cuenta la proximiadad de zonas de matorrales abundante con suficiente cubierta como para iniciar un incencio (entre cinco y diez metros de distancia desde el punto de inicio)”.

Para desterrar la hipótesis de los cargos de la Xunta, el atestado de Medio Rural certifica: “Considerando la posibilidad (descartada posteriormente) de que el incendio se iniciase en el lugar determinado como punto de inicio de fuego de superficie [el que señaló el relato oficial de la Xunta], se realiza una observación de la disposición del combustible en los alrededores y se estima que iniciando un fuego en este lugar se quemaría de forma inmediata tan solo una superficie de unos 20 metros cuadrados, quedando la zona relativamente aislada a efectos de transmisión del fuego con respecto al conjunto de matorrales circundantes excepto por la posibilidad de un fuego en el subsuelo”.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana