Contas denuncia falta de personal para urgencias en los hospitales

El 50% de los pacientes en A Coruña espera más de 24 horas

Servicio de urgencias en el hospital de Ourense. / NACHO GÓMEZ

El pasado domingo, volvieron a saturarse las Urgencias del Complejo Hospitalario de A Coruña. Decenas de enfermos esperaron más de tres días para tener cama en planta. El miércoles, día 1, aún quedaban 40 pendientes de ingresar, denunció la CIG. Ocurren con frecuencia estos “picos de colapso” de los servicios de urgencias de los hospitales públicos, corrobora el Consello de Contas en su último informe difundido ayer. Casi la mitad de los enfermos, una vez que se les diagnosticó la necesidad de ingresar en el hospital coruñés, tienen que esperar en Urgencias una media de más de 24 horas. En el de Santiago, el 40% “soportan esperas de cuatro a ocho horas”.

“La elevada prolongación de la permanencia en Urgencias de pacientes para los que se acordó el ingreso es una de las causas fundamentales de la saturación de ese servicio”, concluye el órgano fiscalizador de Galicia. Sobre todo en los complejos hospitalarios de las grandes ciudades, “con especial incidencia” en el de A Coruña, que abarca a medio millón de habitantes. En los comarcales, la espera se reduce a entre una y tres horas. “La asignación de cama para urgencias no está debidamente priorizada, ni protocolizada, no existe una programación que permita gestionar la presión asistencial urgente con las debidas garantías”, advierte el Consello de Contas en su fiscalización de los servicios de urgencias. Son datos de 2010, antes de los recortes que agravaron la calidad de la asistencia sanitaria pública.

La institución fiscalizadora eligió tres centros urbanos (A Coruña, Santiago y Pontevedra) y dos comarcales (Monforte y Valdeorras) —atienden al 44% de la población gallega— para hacer una radiografía del funcionamiento de las áreas de urgencias. Y sus conclusiones son demoledoras: hay deficiencias, incluso graves, y mala organización en todos los indicadores de calidad de estos servicios. Es inadecuada la clasificación de los pacientes en función de la gravedad de sus afección y caótica la distribución por áreas donde son atendidos. No se respeta la confidencialidad e incluso la corrección de sus historias clínicas (al hacerse en papel en la mayoría de los casos los errores se acumulan). Los tiempos de atención son excesivos, y no se coordinan los medios materiales y humanos.

En Santiago, el 40% de los enfermos espera entre seis y ocho horas

El Consello de Contas urge a los hospitales públicos del Sergas a reorganizar el funcionamiento de estas áreas de atención urgente, a establecer planes funcionales ahora inexistentes y protocolos de actuación para reducir las “disfunciones y dilaciones”, así como a informatizar la gestión de los recursos e información sobre pacientes. Graves son también las incidencias en recursos humanos o materiales. El órgano fiscalizador asegura que se puede prever la demanda y picos de saturación con un análisis de las horas y días de más afluencia, que suelen repetirse.

Hay un importante déficit de médicos para Urgencias, sobre todo en los centros de A Coruña y Santiago que necesitarían casi duplicar su número. El Sergas peca de tener poco personal fijo en esos servicios. “Hay un exceso de contratación temporal”, recrimina Contas, lo que contribuye a incrementar el caos. Y como falta personal, se recurre de forma “excesiva y desproporcionada” a pagar horas extras en vez de contratar. Un médico de Urgencias, gracias a esas jornadas complementarias a veces disparatadas, puede incrementar su sueldo anual en una media de 56.000 euros. Hay facultativos que llegaron a cobrar hasta 130.978 euros en un año. La falta de Puntos de Atención Continuada dentro del hospital, como tiene Santiago para atender casos menos urgentes, aliviaría la presión de los servicios de Urgencias sobre la hospitalización.

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

“Las palabras tienen poder”

Para Ferrez, la literatura ha cambiado la vida de muchas personas de su barrio marginal

Gran circo ‘a la catalana’

Marta Rodríguez Figueres

El Charlie Rivel debuta en Figueres con 16 grandes artistas de 10 países pero combinándolo con la cultura popular local

Un ancho mar sin fondo

Luis Hidalgo Barcelona

Joan Miquel Oliver cierra el Festival Strenes en Girona ofreciendo su mundo en estado puro: cercano y remoto, acogedor y misterioso

EL PAÍS RECOMIENDA

Hambre oculta tras el milagro británico

Pablo Guimón Londres

Los recortes en el Estado de bienestar han disparado el uso de bancos de alimentos

Adulterio en el tubo de ensayo

Una sentencia británica muestra las grietas del control de la identidad en la reproducción asistida en España

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana