Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘El hombre avión’ de Ripollés luce ya en toda su desmesura

La escultura del aeropuerto de Castellón ha costado 427.000 euros pero Ripollés asegura que asume el sobrecoste de 127.000 euros

La escultura 'El hombre avión', de Ripollés, ya luce sin andamios en el aeropuerto de Castellón.
La escultura 'El hombre avión', de Ripollés, ya luce sin andamios en el aeropuerto de Castellón.

La estatua del artista Ripollés situada en la rotonda de entrada al aeropuerto de Castellón ya luce sin andamios y se da completamente por terminada, después de que el artista culminara la obra el pasado 17 de julio con la colocación de un avión de acero inoxidable en su parte más alta.

Según han informado fuentes del gabinete de prensa de Ripollés, que está en China con motivo de una exposición sobre su obra, los operarios que estaban trabajando en el remate de la escultura ya han retirado los andamios.

De momento se desconoce si habrá una inauguración de la misma por parte de la Generalitat, quien participa mayoritariamente de la empresa promotora del aeropuerto, Aerocas, la cual encargó la escultura a Juan Ripollés.

El artista tenía intención de "finiquitar" la obra, pese a no haberla cobrado todavía. La escultura ha tenido, según informó Juan Ripollés a la prensa, un sobrecoste de 127.000 euros sobre los 300.000 presupuestados, que se han asumido por el artista, el cual asegura haberlos pagado "con el dinero del bolsillo" de sus hijos.

Juan Ripollés, según las mismas fuentes, quería dar por terminado este capítulo y continuar con sus proyectos, que ahora mismo se centran en China donde acaba de inaugurar una exposición en el museo Shandongshang Bowugan de Jinan, convirtiéndose así en el primer artista occidental que expone en ese museo.

La escultura El hombre avión, de más de veinte metros de altura, da la bienvenida en el acceso a un aeropuerto que fue inaugurado el 25 de marzo de 2011 y carece aún de tráfico aéreo, teniendo como única aeronave la de acero inoxidable de esta escultura.

El artista ha desmentido en reiteradas ocasiones el supuesto parecido de una de las cuatro caras que componen la escultura con el expresidente de la Diputación de Castellón y del PP provincial Carlos Fabra, quien promovió la construcción del aeropuerto al frente de Aerocas.

La estatua, que fue tachada como "el símbolo de la ruina en el aeropuerto sin destino" por The New York Times, sigue atrayendo la atención de cadenas de televisión y medios de comunicación nacionales y extranjeros.

Más información