Playas de Cangas y O Grove incumplen el Plan Litoral y la Xunta lo obvia

El documento obliga a retirar toda intervención humana de A Lanzada y Melide

Aparcamiento junto a la playa de A Lanzada, en una imagen que forma parte de la documentación del Plan Litoral. / PLAN DO LITORAL

O la Xunta clasificó mal las playas en su Plan Litoral y atribuyó a algunas características que ya no tienen o las clasificó bien pero ahora obvia aplicarles las prohibiciones que llevan aparejadas. Y es que el Plan Litoral clasifica lo arenales gallegos en cuatro tipos, urbanos, semi-urbanos, rurales y naturales, prohibiendo en estos últimos cualquier tipo de instalación artificial sobre la arena y sus alrededores. Pero dos de las playas clasificadas como naturales en el plan, A Lanzada en O Grove y Melide en Cangas, han recibido bandera azul precisamente por contar con unos servicios incompatibles con esa prohibición.

La normativa del Plan Litoral, aprobado hace más de un año pero cuyo cumplimiento se viene demorando en este y otros muchos aspectos, dedica a las playas 13 de sus 102 artículos. Las clasifica en cuatro tipos y determina qué se puede hacer o no en cada uno. De las 863 playas gallegas incluye en el listado de naturales, el más restrictivo, a 79 y dice que “son aquellas situadas en espacios apartados de núcleos de población, en un contorno que conserva características muy próximas a la naturalidad y cuentan por lo general con un difícil acceso y uso reducido”. De hecho, 27 de ellas están en islas.

A la hora de establecer sus usos, sobre las “instalaciones y servicios” dice que “en las playas naturales no se permitirán instalaciones de ningún tipo dentro de la playa, en las dunas ni en sus lagunas traseras, tendiéndose a eliminar las instalaciones preexistentes”. Sobre los accesos peatonales destaca que “en las playas naturales se evitará cualquier tipo de intervención”. Y finalmente sobre las zonas de estacionamiento se indica que “en el caso de las playas naturales no se permitirán aparcamientos en su contorno”.

Pero todas estas prohibiciones se incumplen en los arenales de A Lanzada y Melide, ambos en zona protegida por Red Natura 2000 y ambos con bandera azul por contar con todo tipo de servicios: duchas, puestos de socorro instalados sobre la arena, accesos peatonales artificiales, aparcamientos...

Advertida de esta situación, la Consellería de Medio Ambiente rebaja ahora el alcance de lo que hace un año puso por escrito en el Plan Litoral. Según su visión, “el reconocimiento de bandera azul de un arenal no parece incoherente con la clasificación de una playa natural, siempre y cuando los servicios necesarios para ostentar tal reconocimiento se encaminen hacia una mejora de sus características ambientales y paisajísticas. Y siempre que estos servicios se realicen con soluciones técnicas acordes con la fragilidad paisajística del arenal, no vulneren lo elementos de alto valor ambiental —dunas, hábitats, etcétera— y, por supuesto, se desmonten tras la temporada estival, recuperando el estado de partida”.

Sin embargo, ninguno de esos matices aparece en el Plan Litoral, que prohíbe expresamente “instalaciones de ningún tipo”. Es más, el plan pide que se eliminen las ya existentes. Según esa norma, las casetas o el gran aparcamiento asfaltado junto a la playa de A Lanzada deberían tener sus días contados.

El Plan Litoral también establecía que antes de que pasase un año de su aprobación la Xunta debería elaborar una Guía de buenas prácticas de intervención en los sistemas playa-duna. Pero ese plazo que la Xunta se dio a sí misma ya se ha superado en medio año sin que haya noticias sobre el documento.

 

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana