Balcones de oro en la Puerta del Sol

La proliferación de manifestaciones en el kilómetro cero ha generado un fructífero negocio

Hasta 700 euros por alquilar un lugar desde el que cubrir las protestas

Imagen tomada desde una azotea de Sol, el verano pasado, tras el desalojo del campamento del 15-M. / CARLOS ROSILLO

El teléfono suena.

—¿Diga?

—Ya he hablado con mi jefe y alquilar el balcón costaría 700 euros todo el día. Para manifestaciones más cortas, 150 euros la hora. Y si necesitasen venir para cubrir concentraciones espontáneas, serían 200.

Una oficina situada en uno de los edificios que dan a la Puerta del Sol informa de los precios que tendría que pagar una productora en caso de querer utilizar uno de sus balcones para cubrir las manifestaciones que terminan en el kilómetro cero de la capital. Grabar las mejores imágenes tiene un precio, y bastante alto, en unos meses protagonizados por los recortes y por las olas de protestas que estos conllevan. Protestas que, sobre todo desde que el año pasado el Movimiento 15-M la convirtiera en icono global de la indignación, suelen terminar en la Puerta de Sol.

Una oficina pide 150 euros la hora para “manifestaciones más cortas”

Aunque algunos ya se alquilaban puntualmente para asistir a las campanadas en Nochevieja, el 15 de mayo de 2011 marca un antes y un después en los balcones y las terrazas de la céntrica plaza. Antes, los medios de comunicación intentaban acceder a viviendas, oficinas y hoteles para tener otra perspectiva de lo que sucedía a pie de calle. La respuesta podía ser un sí o un no. No se solía hablar de dinero. Hoy, la respuesta suele llevar una cifra incorporada. “Serán 500 euros cada balcón. Si quiere usar los tres, 1.500”, informa el dueño de otro local situado en una cuarta planta.

En una productora que ofrece servicios audiovisuales a varios medios de comunicación, y que ha preferido no identificarse, aseguran haber sido testigos del cambio. Fuentes de la empresa cuentan que después del 15-M decidieron buscar una oficina permanente en alquiler en la plaza para cubrir todos los acontecimientos que sucedieran en Sol. Y la encontraron. “Estábamos ante una realidad informativa que necesitaba ser contada y esta azotea es perfecta”, aseguran. Desde su terraza, con vista privilegiada a la plaza, más de un medio de comunicación internacional y nacional ha fotografiado y filmado la actualidad. Algunos ejemplos son la británica BBC o la catarí Al Jazeera.

Aïman Zoubir, corresponsal de la cadena árabe en Madrid, también intentó hacerse con una oficina en Sol. Le pedían 1.700 euros y decidieron no alquilarla. “En la protesta global del 15 de octubre, en la que hubo manifestaciones en varios países del mundo, tuvimos que ir a lo loco. Logramos colarnos en el despacho de un abogado que nos permitió grabar gratuitamente, pero nos advirtió de que si queríamos volver a hacerlo tendríamos que pagar”, explica Zoubir.

Adriana Ortiz era redactora de Diario Crítico cuando se celebró el primer aniversario del 15-M. Era el fin de semana del 12 de mayo de 2012 y Ortiz buscaba desesperadamente un balcón para cubrir las concentraciones. Llamó a todos los hostales y hoteles de la plaza. “Todo estaba ocupado”, recuerda. A las cinco de la tarde cogió su ordenador y su cámara y salió hacia Sol a probar suerte. “Entré a un hostal. Tienen un vestíbulo en la tercera planta con tres balcones desde donde se ve la Puerta del Sol. En uno estaba la CNN. Yo me situé en el de al lado. Me pidieron 100 euros y, al reprocharles que era un poco caro, me dijeron que era una manera de cubrir las pérdidas causadas por las protestas”, asegura la periodista. “A los de la CNN les pidieron unos 250 euros”. A otra productora, el hostal le pidió 300 euros más el IVA del 8% y se escudó en que decenas de fotógrafos suben al hostal en cuanto ven una cámara asomada al balcón, lo que “molesta a los clientes”.

“Es para cubrir las pérdidas causadas por las protestas”, dice un empresario

Una portavoz de una cadena de televisión pública asegura que, en lugar de pagar, intercambian un balcón por publicidad. El anuncio más barato cuesta 300 euros. Un fotógrafo de la agencia de noticias mexicana Notimex cuenta que pagó 60 euros por tomar fotos desde un balcón de la zona. “Conmigo estaban un fotógrafo de Reuters y otro de AP. Entre los tres pagamos 180 euros”, explica.

Pero no todos los balcones tienen precio. Algunos propietarios consideran que no merece la pena dejar subir a nadie. Otros simplemente permiten un disparo. Una instantánea y listo. “Los fotógrafos son autónomos. Por eso no les cobro”, asegura la dueña de uno de los hostales de la plaza. Ella lo que quiere es que acaben las protestas: “Esto podría matar la única fuente de ingreso que tenemos: el turismo”. Las protestas espontáneas son cada vez más frecuentes y las convocatorias que llaman a concentrarse corren como la pólvora en las redes sociales. Parece que la Puerta del Sol seguirá siendo el punto caliente de la capital. Y los medios seguirán la vorágine informativa desde las alturas.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Un año sin RTVV

Más de mil fotos y los audios grabados en los estudios de Canal 9 recuerdan la noche de su cierre

¿Y si todos dejáramos de comer carne?

La ganadería es contaminante Su sostenibilidad en un mundo cada vez más poblado está en entredicho, aunque un mundo de vegetarianos no sería la panacea

Canal 9 cumple un año a ciegas

Los extrabajadores mantienen las movilizaciones para revertir la clausura

“Si paseas por Londres, solo verás pesimismo; en Brasil, lo contrario”

Daldry lleva al cine con ‘Trash’ la vida de tres niños de una favela. El cineasta ha logrado nominaciones al Oscar con todos sus filmes

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana