Peralada, abierto por festival

Políticos y empresarios han convertido la cita musical en punto de encuentro del verano

El castillo de Peralada es el punto de encuentro de la burguesía catalana y los empresarios en la Costa Brava en verano. / MIQUEL GONZÁLEZ (SHOOTING)

El Empordà es la Arcadia de fin de semana y verano para la discreta burguesía catalana. El viernes se dio cita en la inauguración oficial del Festival de Peralada, principal punto de encuentro del verano donde ver y ser visto desde que en 1999 el político y cineasta Pere Portabella dejó de celebrar en su casa de Llofriu el suquet de peix, histórica reunión clandestina de políticos del PSUC nacida en 1976 que en democracia devino la gran cita de la beatiful people catalana. En sus residencias de los pueblos de la comarca, algunas antiguas masías restauradas con primor, como la Portabella en Llofriu y aquella en la que vive lejos del mundanal ruido Jacobo Siruela en Vilaür, descansan del ajetreo de la ciudad. Pero todas se quedan pequeñas al lado del soberbio castillo medieval de Peralada, con siete hectáreas de parque, iglesia gótica y claustro que su propietaria, Carmen Mateu, cuida con esmero y donde cada verano, desde 1987, organiza representaciones de óperas, funciones de danza y conciertos.

El Festival de Peralada se convirtió en cita social obligada de la burguesía, el mundo empresarial y los políticos desde que en el verano de 1988 la Reina se presentó allí acompañada por la ya fallecida princesa Diana

Mateu heredó el castillo de su padre, financiero, empresario y político -fue alcalde de Barcelona de 1939 a 1945 y embajador en París–, quien lo compró en 1923 al último heredero del linaje de los Rocabertí, condes de Peralada, rescatándolo del abandono. Luego, en 1978, su marido, Artur Suqué, instaló allí un casino y ella le ha dado una pátina cultural creando el festival de música, del que la reina Sofía es presidenta de honor y que se convirtió en cita social obligada de la burguesía, el mundo empresarial y los políticos desde que en el verano de 1988 la Reina se presentó allí acompañada por la ya fallecida princesa Diana, su hermana la princesa Irene y su cuñada la exreina de Grecia Ana María, para escuchar a José Carreras en el concierto con el que regresó a los escenarios tras superar la leucemia que sufrió.

Cada año Carmen Mateu los cita en la noche inaugural del festival a un cóctel, que se celebró el viernes. Respondieron a la invitación medio millar, luego se reencontrarán en Peralada dependiendo de sus gustos musicales. Con vestido largo rojo de gasa y lazada al cuello, ejerció de perfecta anfitriona –“busco que todos, invitados, público y artistas, se sientan en Peralada como en familia”, asegura– departiendo con uno y otro. Estaban el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, con su esposa, Puri Arraut; el expresidente de la Generalitat José Montilla; el presidente de Repsol, Antoni Brufau; el consejero delegado de Abertis Salvador Alemany; el diputado socialista Joaquim Nadal; el tenor Jaume Aragall...

La recepción se ha trasladado este año a la explanada del castillo porque en el village a las señoras se les hundían los tacones en el césped

La recepción se ha trasladado este año a la explanada del castillo, convertida en una gran terraza con mesas y sillas blancas y sofás, porque en el village a las señoras se les hundían los tacones en el césped. “Aquí, junto al lago, queda más romántico y bucólico”, aseguraba Mateu, mientras los camareros, bandeja en mano, circulaban entre los invitados ofreciendo porciones de cocina miniatura: bombón de foie-gras con crocante de almendra, pimienta rosa y pan dulce; sushi nori con crema wasabi; langostino con emulsión de romesco, y así hasta 18 platillos elaborados por el chef Juan Moreno, responsable de los restaurantes del castillo. Todo regado con vinos y cavas de la bodega del castillo.

Camino al auditorio del castillo para escuchar la ópera Il trovatore, de Verdi, se sirvió el exclusivo cóctel que para la inauguración ha creado The Macallan con una mezcla de mosto de uvas de la variedad garnacha blanca y moscatel, y un toque a base de flores de pétalo blanco. Otros dos nuevos cócteles exclusivos se servirán los días 27 de julio, coincidiendo con el musical Follies, que dirige Mario Gas, y el 3 de agosto, con la ópera Don Giovanni: detalles con los que Carmen Mateu gusta de singularizar las veladas musicales en Perlada.

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

El lío de las vidrieras de Gaudí

La Generalitat anuncia como inéditas dos obras publicadas en 1928

Mas acelera la ley electoral y la de consultas

Miquel Noguer Barcelona

La Generalitat quiere crear una autoridad que supervise los comicios catalanes

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana