La Agencia Tributaria detecta un repunte del tráfico ilegal de tabaco por la crisis

La intervención de cajetillas en los seis primeros meses de 2012 se eleva a 5,8 millones

Tres hombres saltan una valla de Gibraltar con bolsas de tabaco. / MARCOS MORENO

El tabaco de contrabando vuelve a imponerse en Andalucía. Vuelve a circular en camiones. Se vende en bares y kioskos. Se oculta en domicilios particulares. Al mismo tiempo que los cigarrillos legales menguan en venta, la Agencia Tributaria detecta un enorme incremento de este mercado negro. En lo que va de año ha subido casi un 30% con respecto al mismo período de 2011, cuando ya los agentes de Vigilancia Aduanera habían detectado un importante repunte. Es otro símbolo de la crisis. Sin la losa ética del narcotráfico, ni sus consecuencias penales, muchos se agarran a este contrabando para sobrevivir y seguir haciendo negocio.

El contrabando de tabaco no es nuevo en Andalucía. Su proximidad con Gibraltar, su importancia portuaria, su situación fronteriza la había convertido en lugar proclive a este tipo de negocio ilícito. Ahora ha vuelto con fuerzas. “Estamos notando que, por motivos de la crisis, estamos llegando a cifras preocupantes”, explica Santiago Villalba, jefe de Vigilancia Aduanera en Cádiz. En los últimos días sus agentes han destapado dos puntos de venta en domicilios particulares y otro de distribución de cigarrillos chinos vendidos por Internet. Se han concentrado en las localidades de San Fernando y Chiclana.

Este año confirma lo que ya empezó a detectarse en 2010. Entonces la Agencia Tributaria se incautó de 13.700.288 cajetillas de tabaco, un millón más que en 2009, y dos millones más que en 2008. Según la última estadística, a 30 de junio de 2012 Vigilancia Aduanera ha intervenido ya 5,8 millones de cajetillas de cigarros, un 27,8% más que en 2011. La situación actual del contrabando del tabaco ha cambiado en estos dos años. Hasta 2010, más del 80% de las aprehensiones correspondían a cigarrillos procedentes de Asia con destino a otros países de la Unión Europea, pero el consumo de tabaco era residual en España.

Ahora todo ha cambiado. Las cifras de aprehensiones superan la media de años anteriores pero con un porcentaje de producto falso inferior al 20% y un gran peso del tabaco de contrabando destinado a consumidores españoles. Las marcas tradicionales de alto consumo se combinan ahora con aprehensiones de las denominadas cheap whites (marcas baratas) y de picadura para liar. Se mostró así en una reciente operación en Valencia, en la que intervinieron las aduanas de Francia, Andorra y España. Se incautaron 35 toneladas de picadura de tabaco, que habrían alcanzado en el mercado 4,2 millones de euros.

Una de las más recientes y destacadas investigaciones de la Agencia Tributaria ha tenido por sede Córdoba. La operación ha sido importante, más que por la cantidad aprehendida, 45.000 cajetillas, por el sistema profesionalizado que se utilizaba. Los cartones de tabaco estaban ocultos en el doble fondo de un camión, distribuidos por todo el contorno de la caja de carga. El transportista vendía otras mercancías y cuando se disponía a descargar los cigarrillos lo hacía con un sistema hidráulico que le permitía obtener automáticamente el número de cartones que necesitaba, sin necesidad de destapar el doble fondo. El almacén principal estaba en el municipio de Rute.

Según el jefe de Vigilancia Aduanera de Cádiz, es fácil comprobar el incremento del consumo de tabaco de contrabando en España analizando las ventas de los cigarrillos legales. Según sus datos, esa venta de tabaco lícito ha caído en España un 33% y un 43% en la provincia gaditana. “Tenemos muy cerca el suministrador de tabaco, el beneficio es considerable y el castigo penal y administrativo es menor que el de los delitos de salud pública”, explica Santiago Villalba.

Los datos los corrobora la Unión de asociaciones de Estanqueros de España, que consideran que la actividad de contrabando ha pasado de equivaler un 0,5% del total de tabaco vendido en España en 2011, al 8% en 2012. La Agencia Tributaria cifra como principales focos de riesgo Andalucía, por su proximidad con la aduana de Gibraltar, junto a Cataluña, Canarias y Galicia. La crisis marca tendencia. Los consumidores demandan cigarrillos más baratos. Y la demanda hace crecer la oferta.

Riesgos para la salud

Tabaco oculto en una silla de niño. / Marcos Moreno

Los investigadores se encuentran con un problema a la hora de investigar las nuevas formas de venta del tabaco de contrabando. Las dos últimas operaciones de Cádiz así lo demuestran. Los paquetes se vendían en casas particulares de San Fernando y Chiclana. “Eso es una enorme dificultad para nosotros porque los domicilios están protegidos por la Constitución y hay que tener un trabajo previo muy importante para conseguir la autorización judicial”, relata el jefe de Vigilancia Aduanera en Cádiz, Santiago Villalba. Antes, los cartones se solían distribuir a pequeña escala en bares, kioskos o supermercados.

Según la experiencia de la Agencia Tributaria, el negocio de este tabaco ilícito se ha desarrollado sin los estigmas del narcotráfico. “Es cierto que el contrabando está sujeto a fuertes sanciones administrativas pero no tiene el castigo penal del narcotráfico. Está menos marcado en la sociedad. Parte de la población no lo ve con malos ojos y menos muchos consumidores que, de esta forma, encuentran lo que buscan de manera mucho más barata”, añade Villalba.

Pero el riesgo para la salud es evidente. “No pasa ningún tipo de control. Y eso es peligroso”, advierte. Lo relaciona con el tabaco chino que se compra por Internet, otra de las nuevas vías de entrada. “Al no pasar ninguna inspección, puede causar daños en las personas. Pero, a pesar de eso, no está tan mal visto como los delitos contra la salud pública”.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana