PARTIDO POPULAR

Feijóo cancela una convención del PP para no coincidir con Montoro

La dirección nacional planeaba un cónclave intermunicipal para este fin de semana

/ Santiago de Compostela / Madrid 21 JUL 2012 - 11:14 CET

El presidente de la Xunta junto a la ministra de Fomento / ANXO IGLESIAS

Desde el mismo día en que llegó a presidente del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo se cuida muy mucho de elegir sus compañías. En 2006, recién nombrado sucesor de Fraga cuando aún intentaba darse a conocer, huyó de las caras más adustas del partido y evitó las fotos junto al entonces secretario general, Ángel Acebes, y el portavoz parlamentario Eduarno Zaplana, ambos chamuscados tras su paso por el último Gobierno de Aznar. Para construir su perfil moderado, Feijóo organizó mítines junto a las caras amables de su partido, como eran entonces el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón e incluso el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, en aquella época dos referentes del nuevo PP.

Desde entonces, Feijóo no ha perdido esa costumbre de seleccionar personalmente a sus invitados a Galicia. Siguiendo esa filosofía acaba de vetar la convención intermunicipal que el PP tenía previsto celebrar hoy en Galicia con alcaldes y concejales de todo el Estado. El acto lo había aprobado la dirección nacional el 28 de mayo durante una junta directiva que presidió Mariano Rajoy en Génova 13 y al que acudió el propio Feijóo. Para abrir la precampaña vasca y gallega, se acordó celebrar una convención interparlamentaria en San Sebastián (que tuvo lugar el 15 y 16 de junio) y una segunda dedicada a política municipal en Galicia.

Aunque la programación de ambos cónclaves pensados para lanzar a sus candidatos se manejaba desde abril, el de Galicia se comunicó a la prensa el 19 de junio, a la vuelta del acto de Euskadi. Pero 17 días más tarde (el viernes 6 de julio), el PP nacional comunicó a los periodistas que siguen la información de este partido que el acto en Galicia se había desconvocado. “Se aplaza la Intermunicipal Popular al mes de septiembre. Comunicaremos nuevas fechas”, avisaba en un SMS. Cuando recibieron el mensaje, alguna prensa ya había comprado billetes de avión y reservado hotel. La explicación oficial de la secretaria general, María Dolores de Cospedal, aludió a “varios factores”, entre los que citó la intensa agenda de algunos alcaldes que por esas fechas debían celebrar plenos importantes y la cercanía tanto al día de Galicia que se celebra el 25 de julio como al congreso andaluz del pasado fin de semana.

Fuentes del PP señalan sin embargo que lo que cambió entre que se planificó y se suspendió el acto fue el último recorte del Gobierno central, que rebaja los sueldos de los funcionarios, sube el IVA y reduce la prestación por desempleo. Aunque Rajoy lo anunció en el Congreso el 12 de julio, los dirigentes populares conocían la contundencia de las medidas desde unos días antes. Las fuentes consultadas aseguran que en cuanto supo los detalles del recorte, Feijóo se plantó y mandó parar la convención.

El presidente gallego vetó el acto tras ver los recortes que planeaba Rajoy

Consideró improcedente organizar un acto semifestivo y de partido con los funcionarios y otros muchos en pie de guerra manifestándose en las calles y, menos oportuna aún, la foto junto al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y que debía intervenir en la convención como responsable de Administraciones Públicas. El acto sigue formalmente suspendido y algunas fuentes apuntan que podría retomarse en septiembre dependiendo de cómo esté el panorama político y siempre antes de que Rajoy anuncie el Presupuesto de 2013.

El plante de Feijóo es el último encontronazo del presidente gallego con el Gobierno de Madrid. La semana pasada amenazó con votar contra el nuevo techo de déficit impuesto a las comunidades autónomas en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, durante una tarde frenética de llamadas teléfonicas que concluyó con el “sí crítico” de la Xunta a los planes de Hacienda. En la sede del PP gallego se instala la certeza de que los durísimos ajustes del Gobierno central amenazan su mayoría absoluta en Galicia, algo que condiciona la fecha electoral, aún no decidida o solo en la cabeza del presidente Feijóo.

Mientras, la dirección de Génova tiene fresco el error —que no contempla repetir— de haber retrasado los Presupuestos y recortes, para no perjudicar a Javier Arenas en las elecciones andaluzas, una operación que se reveló un fiasco, toda vez que el PSOE pudo seguir gobernando.

Ana Pastor va por libre

Convencidos como están los dirigentes del PP gallego y la Xunta, de que la presencia de ministros en Galicia solo va a deparar disgustos en estos tiempos de recortes forzados por el Memorándum, la cúpula del partido en Galicia había despositado las esperanzas en los anuncios que la titular de Fomento, Ana Pastor, pudiera realizar sobre el AVE a Galicia y otras infraestruturas. Un ministro de Fomento gallego fue la petición que Feijóo realizó a Rajoy cuando aún no había nombrado a su Gobierno.

Visto el antedecente de José Blanco y su apuesta decidida por la Alta Velocidad, Feijóo precisaba garantías de que la obra seguiría adelante a buen ritmo para no perturbar la dura estrategia de control que él mismo ejerció sobre el anterior ministro socialista. Pero la sintonía entre Pastor y Feijóo es cada día menor, según las fuentes consultadas. Como prueba algunos dirigentes apuntan a la inauguración de la terminal aeroportuaria de Vigo el pasado viernes 8 de julio, coincidiendo con el viaje del presidente gallego a Latinoamérica.

 

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana