“Roca compraba y vendía. Obtenía beneficios indecentes, pero legales”

La defensa del cerebro del 'caso Malaya' cuestiona la instrucción del juez Torres

Reconoce que la cantidad de dinero que ganaba puede ser "amoral"

Óscar Benavente y Juan Antonio Roca en una imagen tomada del monitor de televisión de la sala de la Audiencia de Málaga, este miércoles. / CARLOS DÍAZ (EFE)

La defensa del principal acusado en el caso 'Malaya' y presunto cerebro de la supuesta trama de corrupción en Marbella (Málaga), Juan Antonio Roca, ha pedido una sentencia absolutoria y ha asegurado que esta causa "carece de cimientos" y es "una investigación policial que ha llegado a plenario sin filtro judicial". Ha defendido que su cliente se dedicó a "comprar, vender y ganar dinero" con la inversión inmobiliaria, lo que puede ser "amoral", pero "absolutamente legal".

En su informe final, la letrada Rocío Amigo ha hecho un recorrido por la investigación, aludiendo a vigilancias sobre su cliente "día antes de la incoación", a intervenciones telefónicas y prórrogas de las mismas "sin mandamiento judicial" y a registros de propiedades de Roca en las que se decidió que este no estuviera presente "sin motivación alguna". "Esto es lo que entendemos que no puede volver a producirse", ha apuntado en referencia a las palabras del fiscal en su informe.

Por todo esto, ha considerado que "los defectos de instrucción de Malaya es un mal endémico" y consecuencia de "una personalísima instrucción" y ha insistido en que el caso se sustenta "únicamente en el sofisma de un juez instructor —Miguel Ángel Torres—", el cual "estaba convencido de que mi cliente había llegado a Marbella arruinado y no necesitó que se lo acreditaran", lo que ha considerado una "falacia".

"Y estaba convencido -ha continuado aludiendo al instructor- de que todos los negocios de mi cliente en los últimos 20 años eran ilícitos y por eso no ordenó que se investigara el origen de los fondos, y estaba convencido de que cobraba a empresarios por obtener resoluciones administrativas y por eso ni siquiera necesitó examinar los expedientes, y de que pagaba a los concejales para que dictaran resoluciones urbanísticas favorables y no reparó que algunos no estaban en la comisión de gobierno".

La abogada ha hecho un repaso de la actividad empresarial de Roca, destacando su éxito y que antes de cumplir los 30 años acometió su primera inversión inmobiliaria. "Compraba y vendía, compraba y vendía, y a veces obtenía un beneficio indecente, pero siempre legal", ha incidido, afirmando que las premisas de las que parte el fiscal Anticorrupción son "incorrectas" en cuanto a la situación económica de su cliente en 1996.

"El señor Roca en 1996 tenía su buen sueldo y 20 empresas en pleno funcionamiento que generaban beneficios millonarios, esa es la premisa de la que tenemos que partir, no podemos eliminar la realidad, está ahí, es tozuda", ha dicho la letrada, quien, además, ha señalado que el principal acusado "no tiene testaferros", sino que tenía dos fiduciarios, y "no hay organización criminal" entre los acusados.

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

“Las palabras tienen poder”

Para Ferrez, la literatura ha cambiado la vida de muchas personas de su barrio marginal

Gran circo ‘a la catalana’

Marta Rodríguez Figueres

El Charlie Rivel debuta en Figueres con 16 grandes artistas de 10 países pero combinándolo con la cultura popular local

Un ancho mar sin fondo

Luis Hidalgo Barcelona

Joan Miquel Oliver cierra el Festival Strenes en Girona ofreciendo su mundo en estado puro: cercano y remoto, acogedor y misterioso

EL PAÍS RECOMIENDA

Hambre oculta tras el milagro británico

Pablo Guimón Londres

Los recortes en el Estado de bienestar han disparado el uso de bancos de alimentos

Adulterio en el tubo de ensayo

Una sentencia británica muestra las grietas del control de la identidad en la reproducción asistida en España

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana