Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los cipreses se comportan como escudos naturales contra el fuego

El 90 de estos árboles plantados en Andilla por la Diputacion de Valencia han resistido las llamas

Barrera de cipreses en Andilla, que apenas fueron quemados por el fuego
Barrera de cipreses en Andilla, que apenas fueron quemados por el fuego

Los cipreses se comportan como escudos naturales contra el fuego, ya que se ha comprobado que el 90% de los cipreses de los campos experimentales que la Diputación de Valencia tiene en la zona de Andilla ha sobrevivido al incendio forestal que arrasó esta zona la pasada semana.

Según un comunicado de la corporación provincial, técnicos del departamento de Arboles Monumentales de la empresa pública de la Diputación de Valencia Imelsa, ha visitado las parcelas experimentales de cipreses en la que se investiga el uso de barreras naturales de ciprés como método para combatir los incendios forestales.

El resultado de las investigaciones llevadas a cabo en la zona del incendio de Andilla, donde la pasada semana se declaró un incendio que arrasó cerca de 20.000 hectáreas, es que han sobrevivido el 90 por ciento de los ejemplares de ciprés de estas parcelas experimentales.

La barrera, formada por 946 cipreses de distintas especies y variedades con una altura de hasta 9 metros, quedó completamente rodeada por el fuego.

Sin embargo, fue la vegetación colindante, formada por un bosque de mixto de pinos carrascos, encinas, quejigos, coscojas, enebros, sabinas y aliagas, la que quedó completamente calcinada.

Estos campos de investigación están situados en el linde de las provincias de Valencia y Castellón, junto al barranco de la Herbasana en el termino municipal de Jérica, y se extienden en forma de una barrera cortafuegos que cubre una superficie de 8.892 metros cuadrados.

El ciprés mediterráneo o ciprés común presenta una serie de caracterísicas morfológicas y ecológicas que le hacen especialmente interesante en la lucha contra los incendios forestales.

Tiene menor inflamabilidad y combustibilidad que otras especies, baja emisión de partículas incendiarias, disminución de la biomasa presente en la superficie y su acción como cortavientos, lo que dificulta el avance del fuego de copa, de suelo y los incendios explosivos, según las fuentes.

El ciprés común es una especie mediterránea característica de nuestro paisaje que está presente en las zonas urbanizadas y segundas residencias en forma de setos y vallas o en la agricultura para la protección de los cultivos.

"Una planificación del territorio que integre la plantación de esta especie en forma de escudos y fajas estratégicas, contribuirá a facilitar el control de los incendios forestales", aseguran desde la Diputación.

Bernabé Moya, director del departamento de Arboles de IMELSA, ha destacado la necesidad de "continuar creando nuevas líneas de actuación, desarrollar estrategias comunes y potenciar las líneas de investigación contra los incendios forestales para mejorar la prevención, disminuir los daños e incrementar la seguridad de los ciudadanos y profesionales frente al fuego".

Los resultados de estos estudios y sus aplicaciones las expondrán los investigadores el próximo mes septiembre en Valencia, en un curso dirigido a los profesionales e interesados.

Las investigaciones se enmarcan dentro del proyecto europeo "CypFire", financiado por fondos FEDER de la Unión Europea, en el que participan centros de investigación, gestión forestal y desarrollo territorial de nueve países del arco mediterráneo.