Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las obras de la A-7, un calvario para la costa de Granada

Tráfico habilita durante el verano un carril adicional con conos para reducir atascos

Movimiento de tierras para el trazado de la A-7 en la costa de Granada

Los problemas en la A-7, a su paso por la costa de Granada, están convirtiendo la construcción de la infraestructura en un auténtico calvario, especialmente para los habitantes de los municipios afectados y para los empresarios. Hay cinco tramos en ejecución y cada año, pese a los modificados, aparecen nuevas adversidades que posponen ya sin fecha la finalización de la Autovía del Mediterráneo. Con la llegada del verano se agudizan los atascos de circulación en la carretera nacional de doble sentido por la que hay que circular en la costa tropical.

 

Son tantos los años de retraso, que ha dado tiempo a que PP y PSOE se intercambien los papeles. Lo mismo que antes reivindicaba el PP en la oposición, la finalización, se lo reclama ahora el PSOE al Gobierno de Mariano Rajoy. Los dos partidos se culpan de los retrasos y problemas, mientras que empresarios y ciudadanos urgen que trabajen juntos para que se culmine de una vez. La orografía, aunque complicada, no puede ser una “excusa”, sostienen desde la costa. Para 2012, los presupuestos prevén 30 millones de euros de inversión y una partida para pagar las expropiaciones.

De los dos ramales de la autovía, uno hacia Málaga y otro hacia Almería, es el más oriental el que se lleva ahora la peor parte. Está más retrasado y como reconoce el propio subdelegado del Gobierno, Santiago Pérez, cuenta con “problemas técnicos” en el tramo Polopos-Albuñol. En esa obra, de 14,9 kilómetros de longitud y un presupuesto inicial de 184 millones de euros, hay pendientes de resolver proyectos de modificado y complementario, según explica la portavoz adjunta de la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados, Concha de Santa Ana (PP).

Además, en el tramo Gorgoracha-Puntalón, que se adjudicó en junio tras una modificación de más del 80%, apenas se han iniciado obras, según denuncia el grupo parlamentario socialista, que ha anunciado que va a llevar iniciativas a todas las cámaras para exigir que comiencen las obras y no se vuelva a “ralentizar”. Ese tramo conecta la autovía con el puerto de Motril, que es el único de la costa mediterránea española sin conexión con autovía.

Los empresarios lamentan que la carretera actual disuade a inversores y turistas

El Ministerio de Fomento adjudicó no sin dificultad por 46 millones el tramo de 9,22 kilómetros. Se cumplía así uno de los primeros compromisos adquiridos por la ministra Ana Pastor con la provincia de Granada. En la visita que realizó en marzo prometió para primeros de abril la adjudicación, que no obstante se ha retrasado. El Ejecutivo central insiste en que la A-7 es una “prioridad”, según recuerda el PP, empleando las mismas palabras que años atrás usara Víctor Morlán, entonces secretario de Estado de Infraestructuras.

En los tramos con mayores dificultades ha bajado el ritmo de la obra, que a su paso por Granada ha vivido un accidente mortal (el del viaducto de Taramay), tapiado de túneles y modificaciones varias. Tras la sucesión de fechas incumplidas (la última fue 2012), el Ejecutivo solo promete que estará finalizada en el plazo “más breve que sea técnicamente posible”. Los socialistas motrileños calculan que se puede retrasar hasta 2020. El PP dice que a su llegada al Gobierno la situación era “caótica”, mientras que el PSOE acusa a los gobiernos populares de “abandonar” la provincia de Granada con falta de inversión y compromiso.

El senador socialista Juan Manuel Fernández sostiene que el PP va a demorar aún más las obras por lo que su partido va a pedir a todas las organizaciones sociales que exijan al Gobierno que “cumpla sus compromisos”. Fernández no cree que el PP tenga “voluntad de invertir” en la provincia de granadina. Tras la última visita a uno de los tramos sin concluir del grupo parlamentario socialista, el PP pregunta “por qué no bajaban cuando decenas de familias se quejaban por el impago de las expropiaciones”. Ese es otro de los escollos de la infraestructura, ya que según recuerda el PP hay familias que “no han cobrado desde 2007” por lo que se ha destinado el 40% de los 92 millones de euros presupuestados para la provincia en expropiaciones a ese pago, recalca De Santa Ana.

Quienes circulan entre Málaga y Almería comprueban los atascos, que colapsan la carretera y municipios como la travesía de Torrenueva. Con la llegada del mes de junio, es necesario incorporar conos para ganar con el arcén un carril más a la N-340 e intentar así que el embotellamiento sea menor. El gerente de la Asociación de Empresarios de la Costa Tropical, José Prieto, lamenta lo politizado del caso y recuerda que los empresarios “no eligen” invertir en Granada por la ausencia de esa infraestructura y que el turismo también “se resiente, y cada vez más”. Aún hoy se desconoce cuándo la A-7 será una realidad.