Cartas para la dictadura católica

El CSIC publica el archivo del cardenal Isidro Gomá, jefe de la Iglesia en 1936

Santiago de Compostela 5 JUL 2012 - 21:31 CET

El cardenal Isidro Gomá, interlocutor de la iglesia española con el Vaticano durante la Guerra Civil.

El día del levantamiento fascista de 1936, el entonces arzobispo de Santiago, Tomás Muniz, se comunicó por carta con la persona que orquestaría el reconocimiento del régimen de Franco por parte de la Iglesia de Roma. “Estoy aterrado con los últimos sucesos, que no ocurren sino en países de civilización rudimentaria. ¿No habrá algún Estado que se decida a someternos a tutela, como nosotros lo hicimos en otro tiempo con los indios?”, le contaba a Isidro Gomá, cardenal catalán, metódico, terco en el deseo de conservar las cartas que recibía de obispos, sacerdotes de pueblo o representantes de Falange o del Banco Central de Crédito, así como copias de cada informe salido de su máquina de escribir portátil durante los años de la Guerra Civil.

 El archivo personal de Gomá, una colección de más de 5.000 documentos por los que desfilan personalidades de la jerarquía católica y del mundo militar, acaba de ser publicado en 13 volúmenes por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas después de 25 años de trabajo de los historiadores José Andrés-Gallego y Antón M. Pazos —investigador del CSIC en Galicia—, que escrutaron el hermético catálogo, propiedad del Arzobispado de Toledo, desde 1987. La correspondencia de Gomá, interlocutor entre Roma y el estado aún en guerra, refleja no solo el compromiso de la Iglesia con el bando sublevado y el objetivo de reprimir cualquier movimiento contrario a la victoria de Franco — hay listas de maestros republicanos y catedráticos supuestamente masones— sino también el temor de la curia a ser desplazada por la influencia de los nazis en la contienda.

“Sus misivas explican el compromiso

de la Iglesia

con el régimen”

“El archivo Gomá es que el que mejor explica el compromiso de la Iglesia con el estado franquista. Un cardenal catalán orienta en sentido católico el régimen para evitar que caiga en manos del nazismo. Gomá quiere un estado católico, no libre ni democrático, católico”, explica Andrés-Gallego, encargado de seleccionar los documentos publicados. No están todos, porque los autores apartaron aquellos de carácter anecdótico que no aportaban gran cosa al estudio del conflicto (el cardenal guardó incluso misivas sobre obras en iglesias). Pero los que se ganaron la edición dicen mucho de quien los archivó. “En Orense (Galicia) se ha decretado la sustitución de los maestros dirigentes de la Asociación Trabajadores de la Enseñanza, de carácter marxista, y la suspensión de su sueldo por tres meses a los afiliados a dicha asociación”, recoge en un informe acerca del levantamiento “cívico-militar” —así calificaba al golpe de estado que acabó con la república democrática— en el que interpreta la “génesis del alzamiento”.

A los investigadores, que dicen que nunca tuvieron la intención de dedicarle “casi toda la vida” al nutrido archivo, les llama la atención una carta remitida a Gomá desde Ourense, firmada por un sacerdote llamado Tomás Barreira, expedientado después por atreverse al reproche. El cura se decía dolido y prometía quejarse “sin rodeos ni eufemismos protocolarios”: “Se ha silenciado el nombre de Galicia al enumerar las regiones españolas que intervienen en el actual movimiento salvador de España”, escribe en la carta cuidadosamente conservada por Gomá. En la nota, el sacerdote Barreira cuenta con orgullo que los conventos gallegos fueron los únicos que atendieron la llamada de Sancho IV cuando este pidió ayuda económica a los reinos “para hacer la guerra al moro”.

Pragmático y sobrio en el trato —por carta, al menos, solo bromeaba con el Arzobispo de Santiago—, Gomá redactó la carta colectiva de 1937 que posicionó a la curia española a favor del golpe. El cardenal escribió parte de las misivas de los primeros días de la guerra en el balneario navarro de Belascoain, un destino bastante más amable que su diócesis de Toledo, territorio republicano. Calificaba de “mala persona” a Ramón Serrano Suñer, ministro y cuñado del dictador, veía en José Calvo Sotelo “el más caracterizado y valeroso de los derechistas” y entendía que las huelgas “se producen por los más mínimos detalles”. No hacía muchas concesiones a los republicanos, porque según le explicó por carta al cardenal Pacelli —secretario de Estado del Vaticano— “el relato de los excesos cometidos” serían “una mancha en la historia de España”. “Con todo, es digno de notarse el hecho de que la mayor parte de estos llamados comunistas reciben los Santos Sacramentos antes de ser pasados por las armas”, recoge unos de sus informes.

La apertura del Archivo Gomá vía publicación de sus fondos abre a los historiadores la puerta de una colección casi desconocida, a la que pocos investigadores accedieron desde los años ochenta. “Ahora se está usando en todos los trabajos sobre la Guerra Civil”, se congratula Pazos. En pocos meses, las cartas de Gomá estarán disponibles también en formato electrónico.

 

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

El inexplicable Villar

CSD y Liga esperan que el presidente de la federación aparque las diferencias que les separan y participe desde la reunión de mañana en el plan antiultras del fútbol español

Rescatada del fango de un arroyo una enferma de alzhéimer

EP

La mujer, vecina de Oleiros de 85 años, se desorientó y permaneció caída en el lugar desde la tarde del viernes hasta la madrugada

El alcalde de Rairiz de Veiga irá a juicio por prevaricación en marzo

EP

El caso fue archivado y reabierto dos veces El fiscal pide el sobreseimiento y la acusación particular reclama la inhabilitación del regidor popular durante 10 años

La Lotería apuesta por el folclore

Miguel Córdoba, autor de ‘Anatomía del juego’, analiza la superstición entorno al sorteo

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana