Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ros y Tura se postulan para liderar el sector más catalanista del PSC

Varios cargos públicos socialistas reclaman a la dirección que cambie sus maneras

Monserrat Tura, durante su intervención en la sede de UGT.

El alcalde de Lleida, Àngel Ros, y la exconsejera Montserrat Tura se postularon ayer sin amabages para liderar el sector más catalanista del PSC y, por extensión, ganar posiciones con vistas a las elecciones primarias para elegir al candidato a la Generalitat. La corriente de opinión Nou Cicle auspició un debate celebrado en la sede de la UGT al que asistieron más de 300 personas y que presentó el diputado Daniel Font advirtiendo de las “insuficiencias” del congreso celebrado en diciembre.

“No hemos avanzado bastante y hay que abandonar la concepción vertical del partido”, dijo, antes de reclamar una “apuesta decidida por las primarias”. Su opinión fue compartida por la mayoría de los intervinientes, pero ninguno fue tan contundente como Martí Carnicer, exsecretario general de Economía. “Quizás sean la última oportunidad. La hemos de aprovechar porque, si no, no estaremos a tiempo”, dijo.

Tura empezó advirtiendo de que ella no forma parte de Nou Cicle, pero que no desaprovecharía ninguna ocasión para dirigirse a la militancia, mientras que Ros alertó de entrada que no hablaría del partido, de cuya ejecutiva forma parte. El discurso de la exconsejera destiló liderazgo y personalismo en muchos momentos, como cuando dijo “proclamo tolerancia cero contra la corrupción” o “exijo 100% de transparencia”. En otro momento, Tura invocó el valor de la democracia, “así como retornar el prestigio al poder político y ejercerlo con humildad”.

Tampoco se abstuvo de vaticinar que los socialistas no resurgirán si no cambian “el lenguaje, las actitudes y la manera de hacer”. La exconsejera fue advertida en dos ocasiones de que había consumido su tiempo y en la segunda preguntó con cierto desaire si se la dejaba acabar. Fue la más aplaudida.

Ros, por su parte, se centró en analizar las consecuencias de la crisis y en la necesidad de que el PSC “aspire a ocupar la centralidad de la política catalana”, y reconoció la labor de los Gobiernos de Pasqual Maragall y José Montilla para mejorar el sistema de financiación. Fue el único que aludió a que los socialistas han gobernado siete años la Generalitat. En otro momento Ros reclamó “altura de miras” al Gobierno de Artur Mas y al PSC para ponerse de acuerdo en el pacto fiscal. “Sin los socialistas no será un acuerdo de país”, dijo.

La eurodiputada Maria Badia reclamó sin reparos que el PSC necesita hacer el debate sobre la independencia y “enfocar de otra manera el debate federalista”, y la exconsejera Marina Geli reivindicó los valores de la socialdemocracia. Al acto también asistieron el exconsejero Antoni Castells, el ex primer secretario del PSC Raimon Obiols y el expresidente del partido Isidre Molas. También asistió el secretario de acción política del partido y alcalde de Cornellà, Antoni Balmón, quien estimó que el 40% de los asistentes eran del Baix Llobregat.