Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sector catalanista del PSC reaparece y critica el dirigismo del partido

Los impulsores de la corriente dicen que Navarro “no arranca” y censuran el tacticismo

De izquierda a derecha, Daniel Font, Pia Bosch, Raimon Obiols, Joan I. Elena y Maria Badia.
De izquierda a derecha, Daniel Font, Pia Bosch, Raimon Obiols, Joan I. Elena y Maria Badia.

Casi siete meses después del congreso del PSC, el sector más catalanista del partido ha decidido agruparse de nuevo para volver a dar la batalla ideológica y marcar perfil propio. Lo escenificarán mañana en un acto en la sede de la UGT, en Barcelona, que pretende ser un “fórum reformador, autoconvocado y abierto”. Ayer estaba confirmada la asistencia de 261 personas.

Los promotores de la idea niegan que vayan a impulsar una corriente de opinión o un sector crítico de Nou Cicle, del que forman parte algunos de ellos, liderados por el exprimer secretario Raimon Obiols. “Ese modelo ha de superarse. Es mejor hablar de sintonía política en torno al diálogo”, dice uno de los impulsores

En el acto de mañana intervendrán las exconsejeras Montserrat Tura y Marina Geli; el alcalde de Lleida, Àngel Ros; el diputado Daniel Font; la concejal en el Ayuntamiento de Girona Pia Bosch, y el exnúmero dos de Economía Martí Carnicer. También estarán, además de Obiols, el presidente del grupo parlamentario, Joaquim Nadal; la diputada Laia Bonet, el expresidente del PSC Isidre Molas; el exconsejero de Economía Antoni Castells, y el presidente del grupo municipal socialista en Barcelona, Jordi Martí. No acudirá al acto el exalcalde de Vilanova i la Geltrú Joan Ignasi Elena, que parece haberse desmarcado de este sector al impulsar el movimiento Avancem, que se presentó el pasado sábado.

Reclaman que se abandone la “concepción dirigista”, según la cual “unos dirigentes deciden y dicen a los demás lo que se ha de hacer"

Los impulsores del encuentro dicen que Pere Navarro “está haciendo lo que puede” en el PSC, pero constatan que el partido “no acaba de arrancar”. Por eso reclaman que se abandone la “concepción dirigista”, que consideran muy implantada y según la cual “unos dirigentes deciden y dicen a los demás lo que se ha de hacer". Frente a ello, proponen la “cultura de la consulta”, para que sea el electorado el que tome las decisiones.

“No estamos para hacer la guerra a nadie”, dicen los impulsores del encuentro, que en sus documentos emplean en varias ocasiones la expresión “hora de sumar”, para referirse a su deseo de agrupar “gentes de izquierda, demócratas, catalanistas y ciudadanos indignados”.

Los convocantes también reclaman que se supere el actual tacticismo del PSC y que se hable “de convicciones de fondo”. A modo de ejemplo, explican que en cuestiones como el pacto fiscal o el derecho a decidir, la ciudadanía habla, pero no ocurre lo mismo con el PSC. Finalmente, aseguran que entre sus objetivos está “asegurar la vocación reformadora y catalanista del socialismo catalán” en cualquiera de “los escenarios de futuro propuestos”.

Ante el dilema de optar entre Montserrat Tura y Àngel Ros cuando se celebren las elecciones primarias para elegir al candidato del PSC a la Generalitat, los promotores afirman que “ya se analizará”.