Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El artista Santiago Sierra quema en El Cabanyal el ‘Futuro’

El colectivo Perifèries y el fallero Manolo Martín colaboran en la elaboración de la obra

La obra 'Future', de Santiago Sierra, ardió ayer en un solar de El Cabanyal.
La obra 'Future', de Santiago Sierra, ardió ayer en un solar de El Cabanyal.

El futuro se montó ayer en un solar en El Cabanyal y allí mismo se le prendió fuego. Fue un acto cargado de simbolismo y también muy tangible, porque la pieza de madera Future medía 17 metros. Fue ideada por el prestigioso y polémico artista español Santiago Sierra, producida por el artista fallero Manolo Martín y comisariada por Rafa Tormo, de Perifèries.

Este colectivo de artistas lleva un año en contacto con Sierra para plasmar en Valencia una colaboración en alguno de los barrios amenazados de la ciudad, en este caso, por el plan municipal de prolongar la avenida de Blasco Ibáñez por mitad del área, declarada Bien de Interés cultural. Ayer se plasmó esa colaboración a través de una muy peculiar falla.

Sierra quiso ceder todo el protagonismo a los anfitriones y se limitó a explicar que la elección del inglés obedece a que “lo que pasa en El Cabanyal pasa en otros barrios del mundo”. Su primera intervención en Valencia fue grabada y emitida en directo por internet.

El fuego que consumió la pieza 'Future' llamó la atención de la policía local de Valencia, que comprobó que la peculiar falla tenía permiso

Tan apreciado como discutido, el madrileño es uno de los artistas españoles con mayor proyección internacional. Hace dos años renunció al Premio Nacional de Artes Plásticas por su oposición a “un Estado que es cómplice de guerras dementes y que, entre otras muchas cosas, dona el dinero común a la banca”. Y años atrás provocó airadas reacciones cuando exigió el DNI español a los visitantes que quisieran entrar en su instalación de la Bienal de Venecia.

Anoche, sus letras de futuro se convirtieron en negras cenizas en poco minutos. No hay futuro, sobre todo para algunos. “Pagan siempre los mismos, sin capacidad de decidir sobre sus vidas. Las decisiones las toman los poderosos”, señaló Rafa Tormo, comisario de la intervención, que fue seguida por un reducido grupo de vecinos y de artistas y profesionales del arte. “Hemos descubierto como sociedad que más que nunca tenemos los pies de barro y transitamos por desiertos donde solo se nos muestra la libertad como simulacro: ficciones ad hoc”, apuntó Tormo.

Más información