Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Plan Gaiás, un corta y pega

El estudio sobre la Cidade da Cultura, que la Xunta asegura que elaboró durante dos años, plagia párrafos enteros de otros informes españoles e internacionales

En la imagen, a la izquierda, un párrafo del Plan Gaiás presentado el lunes en gallego y a la derecha el mismo texto en castellano incluido en 2007 en el Plan Estratégico para la Cultura de la Junta de Andalucía Ampliar foto
En la imagen, a la izquierda, un párrafo del Plan Gaiás presentado el lunes en gallego y a la derecha el mismo texto en castellano incluido en 2007 en el Plan Estratégico para la Cultura de la Junta de Andalucía

El Plan Estratégico que guiará a la Cidade da Cultura los próximos seis años fue definido por la Xunta como “fruto de un largo proceso de reflexión estratégica”. El proceso fue efectivamente largo, de más de dos años, pero no hubo tanta reflexión y el documento se asienta en cimientos de dudosa estabilidad. Varias páginas de sus primeros capítulos están plagiadas de otros estudios anteriores ajenos a Galicia y parte de sus anexos pretenden comparar el Gaiás con otras instalaciones internacionales usando párrafos idénticos a los que contiene la Wikipedia, la enciclopedia libre de Internet.

El Plan Gaiás, descontados anexos, encuadernaciones y espacios en blanco, ocupa un centenar de páginas. Medio ciento recogen con profusión de cuadros y gráficos los objetivos a alcanzar en el complejo, las medidas a tomar para ello y los indicadores que permitirán comprobar si se cumplen o no esos objetivos. Esa es la parte realmente novedosa del plan y la clave para el éxito futuro del Gaiás.

El otro medio centenar de folios, que debería argumentar y sentar las bases para esos objetivos, se reparte a grandes rasgos y por ese orden entre un análisis de la importancia de las industrias culturales y una descripción de su situación en Galicia. La segunda descripción está tomada, y así se cita, de un estudio previo de la Axencia Galega das Industrias Culturais (Agadic) de 2010. Pero nada se dice del origen de los párrafos previos de análisis de las industrias culturales en general, que se publicaron antes en estudios ajenos a la Xunta sin que se citen.

El plagio se comprueba en el tercer capítulo del plan. A lo largo de una decena de páginas reproduce textuales, pero sin entrecomillar ni citar su origen, párrafos que se pueden encontrar en documentos de todo tipo: su página 19 está en la introducción de un estudio de Buenos Aires de 2003; su página 20 en el capítulo 6 de un plan de la Junta de Andalucía de 2007. Y lo mismo pasa con otros párrafos ya existentes en 2008 en artículos divulgativos de la Unesco y de un catedrático de Málaga.

La descripción de otros nueve centros, como la de Wikipedia

Con el Plan Gaiás propiamente dicho, la Xunta también envió al Parlamento unos anexos que supuestamente sirvieron para argumentar las decisiones del plan. De sus cien folios la mitad son planos que detallan las características de las distintas estancias y pisos del complejo y su coste de mantenimiento. Otros treinta se centran en mejorar la visibilidad del complejo en Internet.

Son las páginas restantes, con las que se inician los anexos, las que contienen el supuesto análisis de otros nueve grandes complejos culturales. Pero ese análisis, que no extrae conclusiones, ocupa apenas un folio por recinto en el que se recogen datos como superficie, presupuesto o número de visitantes. Junto a esos datos aparecen breves textos explicativos de los complejos que en todos los casos son idénticos a las descripciones que hace de ellos la Wikipedia, la enciclopedia libre de Internet.

Al igual que con los plagios del plan, que los textos sean idénticos no significa que la Xunta los haya copiado de allí. Bien podría ser que tanto la Xunta como la Wikipedia o los otros documentos plagiados recojan textos de una tercera fuente que sería la realmente original. La Xunta no tiene respuesta para esto.

En el caso de la página del Guggenheim de Bilbao se podría incluso apreciar la actuación de un traductor informático de textos. Tanto Wikipedia como otras páginas de Internet dicen que el museo causó “un impacto extraordinario en la economía y en la sociedad vasca, promoviendo el turismo en la región y promoviendo la revitalización de varios espacios públicos y privados en la villa”. El texto del Plan Gaiás copia igual toda la frase pero cambia la última palabra y transforma así a Bilbao de “villa” en “aldea”.

Preguntada por esas coincidencias, la Consellería de Cultura dice que, pese a que el plan no lo cita, también ese capítulo se basó en el estudio de Agadic de 2010 y recoge “definiciones ampliamente aceptadas por la mayor parte de los investigadores que trabajan en estas líneas y los organismos que en ellas operan”. Pero no explica por qué esas definiciones se copiaron sin entrecomillar, sin atribuir la fuente y presentándolas como propias, a diferencia de otros párrafos. Tampoco explica la coincidencia no solo de definiciones sino también de expresiones ajenas a ellas y de párrafos introductorios.

Por otra parte, los párrafos iguales tanto en el actual Plan Gaiás como en el documento de Agadic de 2010 solo revelarían que aquel ya plagió informes de 2003, 2007 o 2008. Porque tampoco el documento de Agadic entrecomilla o cita el origen de los párrafos textuales. Solo recoge al final una bibliografía general, pero de obras posteriores a las que antes y fuera de Galicia ya contenían los mismos textos, lo que podría revelar un plagio en cadena.

También son numerosos los párrafos del plan copiados literalmente y también sin citar de documentos autonómicos anteriores, ya fuesen técnicos o divulgativos, relacionados con el proyecto pero distintos del de Agadic, el único que menciona la Xunta. Así pasa con una descripción física del monte y la arquitectura de Eisenman que se puede leer idéntica, entre otros lugares, en la Wikipedia de Internet.Finalmente, hay frases enteras que, sin aportar nada, se repiten iguales en varios puntos del mismo plan.

Entre plagios de documentos ajenos, reproducción de estudios anteriores de la propia Xunta y párrafos de relleno, casi la mitad del plan está copiado. Son datos en principio correctos, pero no son originales y apenas contribuyen a inflar, sin contenido real, el tamaño de un documento que la Xunta tardó más de dos años en elaborar.