Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Para el mileurista llevar al niño a la guardería es un lujo”

Ana Sanz y Susana Vela tienen dos niños. Llevarlos a la pública les costará 470 euros al mes

Ana Sanz, 33 años, y Susana Vela, 35, dudan de si les compensa trabajar con la subida de tarifas de la escuela infantil pública. Ampliar foto
Ana Sanz, 33 años, y Susana Vela, 35, dudan de si les compensa trabajar con la subida de tarifas de la escuela infantil pública.

Susana Vela, de 35 años, lleva dos semanas haciendo cuentas: desde que Aguirre anunció la subida de tarifas de las escuelas infantiles públicas. Empleada de una empresa de alimentación, es mileurista. Su marido, técnico de mantenimiento de Gas Madrid, ingresa algo más, “pero tampoco para echar cohetes”. Pagan 1.000 euros de hipoteca y llegan raspados a fin de mes. “Tengo 140 euros en la cuenta, este año no hay vacaciones. No me acuerdo de cuándo fue la última vez que salimos a cenar. Lo poquito que ahorramos para imprevistos, 100 euros al mes, se lo va a comer esta subida”, dice. “No sé qué vamos hacer cuando se rompa el coche”.

Nuevas tarifas

  • Hogares con ingresos por debajo de 5.485 euros per capita (ingresos divididos por el número de miembros de la familia) pagarán 234 euros al mes por bebé (hasta 1 año) y 174 por niños de 1 y 2 años.
  • Hogares con ingresos de hasta 7.440 euros per capita pagarán 284 euros por bebé y 224 por niños de 1 y 2 años.
  • Hogares con ingresos de hasta 25.000 euros per capita pagarán 334 euros por bebé y 274 euros por niños de 1 y 2 años.
  • Hogares con ingresos de más de 25.000 per capita pagarán 414 euros por bebé y 354 por niños de 1 y 2 años.

Estos precios son mensuales e incluyen el comedor.

 Susana tiene un hijo de tres años y otra en camino (está embarazada de ocho meses). Llevarlos a la escuela infantil pública Parque Coimbra, de Móstoles, les costará 472 euros mensuales (360 euros por el bebé con la ampliación de horario que necesitan por sus trabajos. y 112 euros de comedor del mayor). “Entre eso y que gasto 150 euros al mes en gasolina para ir al trabajo, casi que me saldría más a cuenta quedarme en casa. Voy a tener que pedirle ayuda a mi madre. No entiendo por qué hablan tanto de la conciliación. Para el mileurista llevar al bebé a la guardería es un lujo”, afirma Susana

Su vecina Ana Sanz, de 33 años, tiene dos hijos de edades parecidas. Un ERE en el banco en el que trabajaba la dejó en paro (cobra 1.000 euros de desempleo). Su marido tiene una cerrajería que este agosto no cerrará ni un día. “Me queda un año de paro. Pensaba ponerme a buscar trabajo en cuanto se me acabara la baja por maternidad, pero ahora no lo veo tan claro”, explica. “Con el sueldo al que aspiro y lo que cuesta la guardería, más pagar a alguien hasta que llegue del trabajo, ¿compensa? Sería trabajar para cotizar. Quedándome yo con ellos, me lo ahorro y disfruto de mis hijos. Aunque nunca había contemplado ser ama de casa”.

De la subida de tarifas, lo que más les duele son los 60 euros extra por bebé menor de un año. “¡Si son los que menos consumen!”, dice Susana. “Toman papillas de verdura, porque los pañales y toallitas los ponemos los padres. ¿Tantos bebés recién nacidos hay que va a resurgir la economía gracias a los padres mileuristas?”, pregunta airada. Ana asiente mientras da el pecho a Martín, un hermoso niño de tres meses.

Desde la Junta de portavoces de la Plataforma Educación Infantil Pública, Carmen Ferrero, su presidenta, está muy preocupada por la subida (de entre 30 y 90 euros por niño): “Es gravísimo, muchas parejas van a tener que sacar a sus hijos de la pública. La Comunidad pretende que la mujer se quede de nuevo en casa, como antaño”.

Las familias con menos renta, las más afectadas

Las familias que sufren la mayor subida son las de menos renta (con ingresos inferiores a 5.485 euros por miembro), que pagarán un 175% más por escolarizar a los menores de un año: la subida es de 51 euros a 140, a los que hay que sumar 94 de comedor, obligatorios. En total, pagarán un mínimo de 234 euros por bebé. “A esta escuela traen sus hijos padres que ganan 400 y 600 euros”, dice Mayte Cabello, directora de la Escuela Infantil Polichinela, de San Fernando de Henares. “¿De dónde van a sacar 234 euros?”. “Lo que prevemos es que se va a producir un desplazamiento”, continúa Ferrero: “Con la subida se margina al pobre, que tendrá que quitar a sus hijos, lo que beneficiará a las rentas más altas y a las escuelas privadas”. Las Asociaciones de Padres y Madres de las Escuelas Infantiles de la Comunidad de Madrid, que el viernes iniciaron protestas por la subida, también centran sus críticas en la carga para los más humildes.

Mercedes Cordero, 41 años, es empleada de una empresa de tractores. Hace unos días supo que inscribir a su hija de 20 meses y a sus mellizos de cinco en la escuela infantil pública con la ampliación de horario que necesitan le cuesta 1.000 euros. En una privada le han ofrecido un descuento 2u1 por los mellizos y le sale por 820 euros, a los que probablemente podrá restar 100 euros por niño del cheque guardería que la Comunidad aporta a los inscritos en la privada.

Con esa ayuda, llevar a los tres niños a la privada le sale a Mercedes por 520 euros, 480 menos que en la pública. No ha dudado: irán a la privada. Pero la solución no le convence: “Me parece fatal. Se supone que las escuelas infantiles son un servicio público para cubrir las necesidades de los trabajadores”, dice. Ella ha llegado a la misma conclusión que Susana y Ana: “Con estos precios te planteas si no merece más la pena coger una excedencia y quedarte en casa”.