CRÍTICA | Danza

La energía en el color

Los hermanos Pederneiras incursionan en la estilización del folclore

La vitalidad es parte de producto. El grupo Corpo de Belo Horizonte se ha labrado en más de 30 años una reputación de esa energética de enfrentar la escena de danza. Hay un estilo, y ese se formó por los hermanos Pederneiras cuando en los albores de los años setenta del siglo pasado eran dos inquietos jóvenes, estudiantes de arquitectura y amantes del baile. Ya estaban fascinados con la danza moderna norteamericana, y hasta estas piezas, Bach (1996) y Parabelo (1997) –dos emblemas de su más exultante manifestación- llega esa influencia expansiva, abierta, continental. Hay mucho en las dos piezas del estilo de Twyla Tarp, que influyó a toda una generación de creadores contemporáneos que usando el ballet como entrenamiento base, y no eludiendo los factores contaminantes del musical y de los bailes urbanos, forjaban un lenguaje elástico y poderoso.

Bach / Parabelo

Grupo Corpo. Coreografía: Rodrigo pederneiras; música: Marco Antonio Guimaraes (sobre Bach), Tom Zé y Zé Miguel Wisnik; vestuario: Freusa Zechmeister; escenografía: F. Velloso y P. Pederneiras. Teatros del Canal. 16 de junio.

Quizás algunas figuras puedan estéticamente rechinar, chocar con la gravedad que trajo el nuevo siglo, pero es como si esa cultura de presagios no tuviera nada que ver con ellos. Los hermanos Pederneiras además, incursionan en la estilización del folclore, que aparece como un perfume exótico, una vibración que se vuelve cita en el cimbreo de hombros y caderas a la manera de la tradición afroamericana.

La plantilla de bailarines mantiene algunos elementos que ya han visitado España en otras giras anteriores y otros son caras nuevas que son cuidadosamente seleccionadas para agitar esa plástica sensual, una explosión de formas y color que dimensiona en abierto. Las escenografías, monumentales y geométricas, pero de gran economía formal, parecen estar en proporción con el país que es casi un continente; la primera evoca al artista óptico venezolano Soto y sus penetrables, y la segunda contiene el rictus totémico, la idea de una poderosa presencia ancestral, detalle que no escapa tampoco a las composiciones musicales.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Contener a Putin

Habrá que recuperar la vieja y denostada coexistencia del siglo XX

El mal de los mil síntomas

El síndrome de Prader Willi es una patología congénita con discapacidad intelectual asociada a numerosos síntomas. Es una de las miles de enfermedades minoritarias, de las que hoy se celebra el Día Mundial

Las bases de ICV avalan la gestión de Herrera y Camats

La Convención ecosocialista aprueba la labor de la dirección con el 82% de los votos. Iniciativa apuesta por una Cataluña "soberana" dentro de un Estado plurinacional

EL PAÍS RECOMIENDA

El gas inflama el conflicto ucranio

Pilar Bonet Donetsk

El impago del suministro y el control técnico de los gasoductos, claves

El Estado Islámico, contra la memoria de la humanidad

Destrucción de patrimonio cultural en Irak, Siria, Afganistán o los Balcanes

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana