el conflicto de los residuos

Dos millones menos por la basura

Bizkaia recibía de Gipuzkoa 74 euros por cada tonelada de desechos que enviaba al vertedero de Igorre

El convenio entre las instituciones expiró el martes

Una zona del vertedero de Igorre el día en que venció el convenio entre las Diputaciones de Bizkaia y Gipuzkoa. / SANTOS CIRILO

La ruptura del convenio de basuras con Gipuzkoa provocará que Bizkaia deje de ingresar cada año unos dos millones de euros. El Ejecutivo guipuzcoano abonaba esta cantidad por depositar parte de sus desechos en el vertedero vizcaíno de Igorre en virtud del acuerdo firmado en 2008 por ambas instituciones, que expiró el pasado martes.

Fuentes forales vizcaínas aseguraron a EL PAÍS que Gipuzkoa pagaba 74 euros por cada tonelada de residuos que enviaba a Bizkaia. Dado que cada año llegaban al vertedero de Igorre desde el territorio vecino 25.000 toneladas de basura, el resultado son 1,85 millones de euros. En total, 7,4 millones en los cuatro años de vigencia del contrato.

Las Juntas Generales vizcaínas respaldaron el 23 de mayo, por amplia mayoría, la decisión de la Diputación de no prorrogar dicho convenio, como había solicitado Gipuzkoa. El motivo fue la decisión del Gobierno de Martín Garitano de romper con lo pactado y no cumplir con los planes de ejecución de una serie de infraestructuras, entre ellas una incineradora en San Sebastián.

Gipuzkoa pagaba un 10% de recargo, precisaron en la institución foral vizcaína. Este dinero extra se destinaba a un fondo para financiar la planta de transferencia que se instalará en los terrenos del vertedero cuando este llegue al límite de su capacidad, en diciembre de 2013. La mencionada planta servirá para recoger los residuos y clasificarlos antes de enviarlos a un centro de tratamiento y valorización. Si los plazos se cumplen, el basurero de Igorre habrá tenido una vida útil de 25 años.

El basurero vizcaíno se cerrará en 2013 tras 25 años de vida útil

El alcalde de Igorre, Beinat Anzola (Bildu), mostró su preocupación por el hecho de que con la ruptura del acuerdo entre Bizkaia y Gipuzkoa se cierre el grifo de financiación de la planta de transferencia. “¿Quién pagará ahora lo que falta?", cuestionó. El portavoz foral vizcaíno, Juan María Aburto, le contestó el pasado martes en la rueda de prensa habitual tras el Consejo de Gobierno: “Puede estar tranquilo. La Diputación irá hasta el final en todos los trabajos planteados para las basuras”.

La institución vizcaína eludió precisar qué municipios del territorio depositan actualmente sus basuras en Igorre. “Una parte de los residuos va a este vertedero y otra, al de Jata [en Lemoiz]”, se limitaron a señalar. En la Mancomunidad del Valle de Arratia, integrada por nueve localidades —Arantzazu, Areatza, Artea, Bedia, Dima, Igorre, Lemoa, Ubide y Zeanuri—, aseguraron desconocer la procedencia de las basuras. Apuntaron como “curiosidad” que Igorre no solo no recibe un euro por acoger el vertedero, sino que también paga por echar ahí sus basuras.

Desde el martes, el problema de Gipuzkoa con los desechos se ha agravado un poco más. Con casi 400.000 toneladas de residuos generados al año y tres vertederos —Zarautz, Beasain y Azpeitia— al límite de su vida útil, el territorio tiene cada vez más difícil dar con la solución integral al tratamiento de los desechos.

La bronca política generada, con una posible moción de censura incluida al diputado de Medio Ambiente de Gipuzkoa, Juan Carlos Alduntzin (Bildu), ha pasado “desapercibida” para “la gran mayoría” de los ciudadanos de Igorre, asegura Marcos, propietario de una tienda de revistas y periódicos frente al Ayuntamiento de la localidad. “Aquí no nos quita el sueño si llegan o no camiones guipuzcoanos. La gente no está pensando en eso. Como mucho, en los olores de algunos días y en la cantidad de pájaros que van a comer allí”, afirma.

El vertedero está a unos tres kilómetros del núcleo urbano. Sebastián tiene su caserío cerca y asegura que el hedor “ya no es tan fuerte” como hace años. “La basura se trata mejor. Hay que acercarse mucho para notarlo”, asevera. “Lo más espectacular es la cantidad de pájaros que hay, sobre todo los buitres”, detalla. “A nadie le gusta tener un vertedero en casa, pero en algún lado hay que echar la mierda”, zanja.

¿Qué pasa con los residuos?

I. P. C., San Sebastián

Gipuzkoa, moción de censura mediante contra el diputado de Medio Ambiente, Juan Carlos Alduntzin, ha renunciado definitivamente a la construcción de una incineradora en Zubieta. Así lo entiende el socialista Denis Itxaso, “hasta ahora estábamos hablando de una moratoria”, explica en referencia al acuerdo que alcanzaron PNV y Bildu respecto a la infraestructura, pero “ahora se ha esclarecido la situación”, añade.

Para Itxaso el plan propuesto por Bildu para el trataimento de residuos propuesto la pasada semana conlleva que el Consejo de Administración del Consorcio de Residuos del territorio rompa con los contratos suscritos en relación con la incineradora. “Tiene que romper lo acordado con el Banco Europeo de Inversiones y con las empresas adjudicatarias de Zubieta”, aclara, lo que supondrá una “importante perdida de dinero” para el territorio.

Y mientras, ¿qué pasa con la basura en Gipuzkoa? Tras la finalización del contrato con Igorre, los residuos que hasta ahora se trasladaban a Bizkaia viajan a Beasain. “Va a haber que meter más basura en los vertederos de aquí, acortando su vida, porque las plantas propuestas por Bildu no estarán en 2013”, augura Itxaso, mientras se empiezan a llevar residuos a Navarra y Francia. “Esa es la gran incógnita, ¿qué va a pasar?”.

Por otra parte, el diputado Alduntzin insistió en una entrevista en Gara, que el proyecto para el tratamiento de residuos de Bildu no cambiará, a pesar de la moción planteada por los grupos de la oposición, PNV, PSE y PP.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

“Hemos escalado muy al límite”

Zabalza, Iñurrategi y Vallejo relatan la apertura del pilar sur del Paiju Peak

La justicia no habla en euskera

Eva Larrauri Bilbao

La presencia de la lengua vasca es mínima en los tribunales después de 35 años de cooficialidad. El programa ‘Auzia euskaraz’ impulsa su uso en la totalidad del proceso judicial

las 'vacaciones fiscales'

Un órdago sin cartas a la UE

Pedro Gorospe Bilbao

Instituciones vascas y Confebask pactaron la defensa de los incentivos fiscales

Síguenos en Twitter en @elpais_pvasco

Recibe la información más relevante de lo que está pasando en Euskadi

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana