Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los funcionarios no pueden bajar de los 26 grados en verano

Aplicación del Plan de Ahorro y Eficiencia Energética aprobado por el Consell

Los edificios de la Generalitat no podrán programar el aire acondicionado por debajo de los 26 grados ni la calefacción por encima de los 21, en aplicación del Plan de Ahorro y Eficiencia Energética aprobado hoy por el pleno del Consell.

El plan pretende reducir los costes energéticos en un 5% este año (por valor de cuatro millones de euros), aunque se prevé que esta cantidad aumente hasta el veinte por ciento en 2016 (unos dieciséis millones de euros).

Las medidas, que implicarán la creación de un sistema de control y seguimiento de los consumos energéticos, también limitará el número de luces encendidas "para ajustarse a las necesidades reales de iluminación", y se apagarán los sistemas de climatización entre una y dos horas antes de que acabe la jornada laboral.

La iluminación interior de los edificios, así como el uso del equipamiento ofimático, se limitará al horario de funcionamiento, al igual que los servicios de limpieza, que contarán con un margen de una hora de diferencia. También se desarrollarán programas de sensibilización.

El plan tendrá asimismo su proyección en los contratos que firme la Generalitat y cualquiera de los entes y organismos integrantes del sector público empresarial y fundacional, de manera que la mejor calificación de eficiencia energética será tenida en cuenta como criterio de adjudicacin.

Se exigirá una calificación energética mínima de C en la redacción de proyectos de edificios de nueva construcción, así como en el caso de reforma o rehabilitación, y el criterio de eficiencia se tendrá en cuenta en los contratos de suministro destinados a adquirir equipamiento consumidor o transformador de energía.

Los 300 edificios con un consumo anual superior a los 200.000 kilovatis/hora deberán elaborar en un plazo de cuatro meses un plan de gestión energética, en el que se detallará el registro de las facturas energéticas y se determinarán los ratios de consumo en función de la tipología y uso del edificio.

Asimismo, se elaborará una comparativa anual de los consumos para detectar desviaciones y proponer mejoras y modificaciones de las instalaciones existentes.

La Agencia Valenciana de la Energía (AVEN) será la responsable del seguimiento y control de su ejecución, elaborando informes anuales de seguimiento donde se reflejará el grado de cumplimiento y actuaciones ejecutadas, así como las propuestas o medidas correctoras.