Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reunión de Sanidad con los médicos no consigue desactivar la huelga

El sindicato Amyts mantiene la convocatoria de paros los días 26, 27 y 28 contra los recortes

Las posturas "siguen muy distantes", aseguran desde la organización sindical

La presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, puso deberes en público al consejero de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty el jueves, durante la rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno: "Tiene instrucciones de que, en ningún caso, la pérdida del poder adquisitivo pase del 3,3% para todos los trabajadores", aseguró. Se refería al colectivo de los médicos, que dos días antes habían convocado una huelga para finales de mes en protesta por unos recortes que a ellos les afectan especialmente. Dicho y hecho. Esta misma tarde altos cargos de Sanidad se han reunido con el secretario general del sindicato Amyts. Un encuentro largo, de tres horas (de las cuatro a las siete de la tarde), que ha acabado casi como empezó: sin acuerdo y con idénticos plantes de paros y movilizaciones. "Las posiciones siguen muy distantes", ha confirmado esta tarde un portavoz de Amyts.

Pese a la diferencia de pareceres, "hay voluntad de seguir hablando", añade el portavoz. De hecho, las dos partes se volverán a encontrar el lunes por la tarde para continuar negociando. La decisión del Gobierno regional de reducir un 3,3% el sueldo de los empleados públicos fue el detonante de las protestas de los facultativos, pero los problemas son más antiguos. Uno de ellos se viene arrastrando desde la entrada en vigor de la nueva jornada laboral de 37,5 horas semanales en lugar de la de 35 horas. Los médicos se quejan de que, desde entonces, las horas que dedican a la asistencia son las mismas (los pacientes, por tanto, no se benefician) pero han perdido, de media, unos 200 euros mensuales porque las horas que antes computaban como extraordinarias ahora entran en la jornada ordinaria.

"El único punto en el que puede existir mayor acercamiento de los que tenemos abiertos es el conflicto con los médicos mayores de 55 años", ha señalado el portavoz de Amyts. Pero no porque esta tarde la Administración haya puesto sobre la mesa alguna mejora o alguna rectificación en el artículo del proyecto de ley que rompe unilateralmente un acuerdo de 1997, sino porque el sindicato confía en que las palabras en público de Aguirre acaben forzando ese cambio.

"El que quiera trabajar y no hacer guardias puede hacerlo" y el que quiera cambiar de opinión y hacer guardias "también puede hacerlo" sin perder nómina, afirmó Aguirre. Sus palabras contradicen la redacción del proyecto de ley, que en su artículo 13 suspende un acuerdo de 1997 según el cual los médicos mayores de 55 años dejan de hacer guardias y, a cambio, y para no perder retribución, pasan a hacer unos "módulos de actividad compensatoria", que consisten básicamente en trabajo de tarde en la consulta. El proyecto de ley suponía que los médicos mayores de 55 dejaban de hacer esas horas de tarde y dejaban por tanto de cobrar el complemento (entre 800 y 1.000 euros mensuales brutos). Si querían mantener su sueldo, la única opción era hacer guardias de fin de semana (diurnas). La presidenta, por tanto, ordenó rectificar, pero esa decisión aún no ha visto la luz.

Los médicos están argumentando que, con las 37,5 horas semanales ellos ya han perdido, de media, 10.800 euros brutos al año "por las buenas". Y creen que ya han contribuido con el 3,3% que ahora el Gobierno regional está reclamando a todos los empleados públicos. "Las negociaciones pueden ser largas", admiten en Amyts, que no retira la convocatoria de huelga y afirma que seguirá con todas las movilizaciones previstas. "Con la nueva jornada y la reducción de retribuciones a los médicos ya han bajado el 3%, con lo que no queda nada para el 3,3%", señalan.