Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Agolada cierra la biblioteca, la casa de la cultura y una piscina

El municipio pontevedrés se ve obligado a prescindir de servicios para cumplir el plan de ajuste

Santiago de Compostela

El Ayuntamiento pontevedrés de Agolada echa la llave. Cierra la biblioteca, la Casa de la Cultura, una de las piscinas municipales y suprime un empleo de socorrista y los del programa de ayuda en el hogar. Además, recorta en gastos de personal: elimina la dedicación exclusiva del concejal de Obras y suprime la plaza de auxiliar administrativo —secretario del alcalde—. Los recortes en servicios, junto con las subida de tasas, son la base del plan de ajuste presentado ante el Ministerio de Hacienda por éste y por la mayor parte de los Ayuntamientos gallegos. La presentación de ese documento es el requisito necesario para acogerse al plan de proveedores al que ya recurrieron en Galicia 179 entidades locales. Al menos siete ayuntamientos han vuelto a presentar ahora estos planes: los coruñeses de Coristanco, Frades y Dodro y los pontevedreses de A Lama, Ponteareas y Dozón, además del de Agolada. El Ayuntamiento ourensano de Os Blancos, cuyo alcalde planteó un ERE y al que el ministerio denegó el plan que propuso, no ha enviado ningún documento nuevo. Sostiene que “no hay más” donde recortar.

En todos los documentos presentados en las últimas horas —al final del segundo plazo— se amplían los recortes y se incorporan o adelantan los cobros de tasas para poder aumentar los ingresos. El alcalde de A Lama, confía en poder amortizar la deuda en cinco años. El Ayuntamiento aprobó —con la abstención del PSOE—su plan de ajuste con un ahorro del 30% en alumbrado público.

En Corsitanco —con el voto en contra del PSOE y la abstención de TeGa—, el gobierno local se esforzó en la política recaudatoria. El anterior documento fue rechazado por que el ahorro neto “no era suficiente”. Ahora plantea una subida del IBI de 0,10 y 0,30 para los inmuebles rústicos y urbanos, respectivamente. Además, subirá el impuesto de circulación, el gravamen sobre la construcción y la tasa de recogida de basuras. Los recortes se aplicarán a las subvenciones a eventos deportivos y culturales y reducirá, además, el apoyo a fiestas parroquiales. La Xunta asume los costes del centro de salud. Con todo ello pasará del ahorro anual de los 250.000 euros, previstos en el primer plan de ajuste, a en torno a 430.000 euros.

También el Ayuntamiento de Frades sube las tasas. En 2012, aumentó la de la basura y el IBI y en adelante lo hará con las de ocupación y de circulación. En el capítulo de personal prevé reducir los contratos del plan de cooperación financiados por la Xunta.