Griñán toma la iniciativa y pide declarar en la comisión de los ERE

La comparecencia del presidente de la Junta provoca un intenso debate en el PSOE

El socialista dice que le "gustaría" ir porque se afirman "cosas que no responden a la realidad"

Griñán, Valderas y Díaz, el pasado jueves en el Parlamento. / GARCÍA CORDERO

El PSOE ha intentado por todos los medios evitar que su secretario general y presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, vaya a declarar a la comisión de investigación de los ERE en el Parlamento. Pero ha sido el propio Griñán el que ha impuesto su criterio y ha pedido a su grupo parlamentario que lo incluya en la lista de comparecientes ante la Cámara.

El dirigente socialista siempre ha dicho que si el Parlamento lo llama acudirá, pero ayer dio un paso más y en una entrevista en Los Desayunos de TVE aseguró que le “gustaría” ir “porque se están diciendo muchas cosas que no responden a la realidad”.

El anuncio oficial se hará el próximo lunes, según indicaron fuentes próximas al presidente, quien tenía previsto avanzar su predisposición a acudir a la comisión en la pasada sesión de control del Parlamento.

Según estas fuentes, el presidente andaluz iba a aprovechar las preguntas que le dirigieron los tres grupos parlamentarios para apuntar algo. Como el debate transcurrió por derroteros económicos y el análisis de la grave situación por la que atraviesa el país, Griñán dejó sin respuesta al portavoz popular, Carlos Rojas, cuando este le inquirió al respecto.

El PSOE propuso a IU en la negociación del pacto de gobierno dejar fuera los consejeros

Entonces se barajó que fuera el portavoz socialista, Mario Jiménez, el que anunciara hoy la comparecencia de Griñán, indicaron las fuentes consultadas. Al final se ha pospuesto el anuncio para el próximo lunes.

En el PSOE ha habido un intenso debate entre los que defendían que debían tomar la iniciativa y ponerse al frente de la pancarta de los comparecientes y los que opinaban lo contrario, con el argumento de que el PP lo que pretende es una cacería de socialistas por el mayor caso de corrupción ocurrido durante los 30 años de mandato del PSOE.

Una vez que no dispone de mayoría parlamentaria y que depende de los 12 diputados de IU para sacar adelante sus propuestas se ha impuesto no solo la aritmética sino el sentido común. Quisiera o no el PSOE, IU iba a pedir su comparecencia y la del anterior presidente, Manuel Chaves. IU ha actuado en este asunto sin romper ningún plato y sin ningún gesto de soberbia, pero sí ha ido marcando el paso a sus coaligados dejándole espacio y tiempo para que fueran ellos los que dijeran qué es lo que van a hacer y cuándo lo quieren comunicar.

Y no es porque el PSOE no haya intentado convencer a IU de que una vez creada la comisión de investigación de los ERE había que dejar fuera de la misma a todos los miembros del Consejo de Gobierno. En las negociaciones que mantuvieron los dos partidos de izquierda para cerrar el pacto de coalición, los negociadores socialistas, Susana Díaz, actual consejera de la Presidencia y secretaria de Organización del PSOE, y el portavoz del grupo parlamentario, Mario Jiménez, pusieron encima de la mesa a IU que los miembros del Gobierno andaluz no fueran llamados a declarar, según afirmaron fuentes de la negociación. IU no aceptó la propuesta ni se comprometió a ella.

Díaz y Jiménez han sido los que públicamente más resistencias han mostrado a que declaren los miembros del Gobierno anterior y actual. La consejera aseguró en una conferencia de prensa posterior al Consejo de Gobierno que no había motivo para que acudieran a declarar porque no tenían “conocimiento de que se estuvieran cometiendo irregularidades”. Estas declaraciones de Díaz, que dijo que hablaba por todo el Gobierno, sentaron muy mal al vicepresidente de la Junta y coordinador general de IU, Diego Valderas, que abortó en el último momento hacer público un comunicado rechazando la posición de expresada por la consejera de la Presidencia.

A partir de que el presidente andaluz va a dar un paso al frente, todos los socialistas por debajo de él deberán darlo también. El expresidente Manuel Chaves ya ha dicho que irá si lo llama el Parlamento, al igual que el exconsejero de la Presidencia, Gaspar Zarrías. Los tres figuran en la lista de 24 altos cargos que ha elaborado el PP, en el que aparecen hasta 11 consejeros o exconsejeros. El PP tiene prácticamente elaboradas las conclusiones de la comisión como dejó bien claro el pasado jueves en el Parlamento su portavoz, Rafael Carmona. Este dijo que el procedimiento seguido para conceder las ayudas es “ilegal” y que “todo” el Gobierno conocía las irregularidades.

El próximo lunes los grupos harán público los diputados que formarán parte de la comisión, que se constituirá el próximo miércoles. IU ya ha despejado esta incógnita. Estará su portavoz, José Antonio Castro, Alba Doblas e Ignacio García, a quien IU va proponer como presidente de la comisión.

Valderas celebró ayer las declaraciones de Griñán. “Siempre hay que ir a las claras y si el presidente se pone a disposición, miel sobre hojuelas”, dijo. “No seré yo quien diga lo contrario”, añadió.

Mario Jiménez afirmó que el PSOE “tendrá en cuenta” la opinión de Griñán.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana