Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación agrupará en la misma aula a niños de entre 6 y 12 años

La medida contradice un acuerdo que firmó el conselleiro con los sindicatos en 2009

Alumnos en la escuela de Infantil del colegio de Oza, en Teo
Alumnos en la escuela de Infantil del colegio de Oza, en Teo

Galicia retorna al modelo educativo de las escuelas rurales: un maestro para todos. Y para todo. A partir del próximo curso, algunos docentes de las zonas más despobladas impartirán, en Primaria, clases a 20 alumnos de entre 6 y 12 años. Desde los que empiezan a leer hasta los que se preparan para la ESO. Mientras vigila con el rabillo del ojo las manualidades de los más pequeños, el profesor deberá elevar el tono para captar la atención de los mayores a su exposición sobre la asignatura de Conocimiento del Medio, o la de Matemáticas, que deberá explicar en distintos niveles de complejidad, según edades. La Consellería de Educación ha decidido —incumpliendo el acuerdo que el mismo conselleiro firmó con los sindicatos en 2009— recortar por aquí.

La coordinadora de CC OO en Ourense, Ana Barrios, alertó ayer de que el Gobierno de Feijóo intenta “cargarse los servicios públicos y dar prioridad a los privados”. El sindicato se enteró por la publicación de un anuncio de la Consellería en el Diario Oficial de Galicia sobre supresión de plazas. En la provincia de Ourense desaparecerán 67 aulas de cerca de 60 centros. Con ellas se suprimen 83 profesores funcionarios y cerca de 20 interinos. Esto es, un centenar de empleos. El portavoz de Educación de CC OO en Ourense, Álex Portela, alerta del “golpe de muerte” que el gabinete de Jesús Vázquez ha infligido, con este acuerdo “unilateral” a la educación en el medio rural, donde cuando se matriculan dos alumnos “es una auténtica fiesta”.

Un modelo anunciado

Jesús Vázquez se despide imponiendo su modelo educativo de reagrupación de alumnos. Cuando llegó a la Consellería en 2009, ésta fue ya una de sus primeras decisiones. Si no lo hubieran frenado entonces los sindicatos, se habrían suprimido 160 aulas —también básicamente en las provincias de Ourense y Lugo— y dejado sin trabajo a 240 profesores. No mucho más recorte del que se avecina para el próximo curso.

CC OO tiene claro que la decisión de Vázquez pone en jaque a la enseñanza pública. Portela alertó ayer de que solo en los 20 ayuntamientos de la provincia de Ourense en donde los centros educativos tengan un profesor para Infantil y uno para Primaria, los padres “llevarán a sus hijos a otro colegio”. El portavoz de Educación de CC OO en Ourense no tiene dudas de que “el siguiente camino es el cierre del centro”.

La decisión se produce después de que el conselleiro de Educación hubiera trasladado en recientes entrevistas a los sindicatos que con el incremento del horario del profesorado de Secundaria “ya se cumplían los objetivos de reducción de los 11 millones” que necesitaba recortar. CC OO se aferra a esos datos para subrayar el objetivo de ahorro presupuestario se ha cumplido ya y pide al conselleiro que explique “las verdaderas razones”.

El “grave atentado” a la educación pública será más notorio en las provincias del interior, Ourense y Lugo. Las cifras de cursos que se reagruparán en esta última son similares a las de Ourense, según CC OO. La menor dispersión geográfica de A Coruña y Pontevedra pone a salvo a estas dos. En las villas pequeñas del rural “es difícil llegar a la ratio de 25 alumnos de la misma edad o grupo por profesor” con lo que “se agrupará a alumnado de diferentes edades, grupos y niveles”, explica el representante de CC OO. Solo en Ourense, 20 ayuntamientos dispondrán de un único profesor para Infantil y uno solo para Primaria, Otros 24 centros quedarán con un solo maestro para los tres cursos de Infantil y dos maestros para los seis de Primaria. En la capital, y frente a la reciente ampliación de conciertos con centros privados, pierden unidades cinco centros de Infantil y Primaria. Y, junto a ellos, los de O Barco, Bande, Rairíz de Veiga, Amoeiro y A Rúa cierran también aulas. Un “retroceso de 40 años”, en palabras del portavoz de CC OO y un objetivo claro del Gobierno de Feijóo, que apenas recuperada la Xunta ya se planteó extender el modelo del reagrupamiento de unidades.

En 2009, algunas maestras se las veían a diario con seis alumnos de tres cursos diferentes y dos ciclos educativos distintos. En Galicia había entonces 429 escuelas con alguna unidad reagrupada. A su llegada al cargo, el conselleiro Jesús Vázquez decidió extender el modelo con una propuesta que afectaría a entre 4.500 y 5.000 niños. Cuando, en mayo de ese mismo año, Vázquez ordenó agrupar en una misma clase hasta 20 alumnos de distintos cursos, los sindicatos saltaron. La Xunta zanjó el conflicto firmando un acuerdo con todos ellos (se desmarcó la CIG). Establecía que en el caso de Primaria, se podrían realizar agrupamentos de alumnado del mismo ciclo con un tope de 14 mientras que para los de diferentes ciclos, la ratio sería de 12.

El Decreto que el mismo conselleiro aprueba ahora, al término prácticamente del mandato, supone echar por tierra el acuerdo y volver al modelo que tenía en mente hace cuatro años y al que renunció a marchas forzadas. Un modelo “retrógrado y que ya demostró ser ineficaz y negativo para la formación del alumnado”, precisa Álex Portela, que se teme lo peor: el estrepitoso fracaso escolar.