Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP rechaza crear una comisión para investigar a Novagalicia Banco

Pedro Puy defiende que fiscalizar ahora el banco sería peligroso para su futuro

Los diputados nacionalistas se concentran ante del Parlamento en protesta contra el rescate.
Los diputados nacionalistas se concentran ante del Parlamento en protesta contra el rescate.

El PP no quiere hurgar, al menos de momento, en la actividad de Novagalicia Banco ni en las indemnizaciones millonarias percibidas por sus directivos para no perturbar el porvenir de la entidad. Pedro Puy defendió con esta argumento el rechazo de su grupo parlamentario a la moción presentada por la socialista María José Caride para que una comisión de investigación estudie por qué el banco nacionalizado necesitará, según los cálculos del Banco de España, 4.500 millones de euros más de capital para cumplir con las exigencias de la reforma financiera. “Lo mejor que podemos hacer para mantener Novagalicia Banco como entidad autónoma es no abrir la comisión de investigación es este momento. Lo más importante antes de conocer el pasado es garantizar el futuro”, aseguró el diputado popular, que aprovechó su intervención para anunciar que los responsables de Bankia, CatalunyaCaixa y Novagalicia Banco, los tres grupos financieros nacionalizados, comparecerán en el Congreso para explicar su gestión.

 La moción defendida por los socialistas incluía además un punto, que sí fue aceptado por unanimidad, que insta a la Xunta a defender los derechos de los propietarios de las participaciones preferentes colocadas por las antiguas cajas a personas sin conocimientos financieros e incluso sin la autorización del interesado. Para ello, la Xunta se compromete a colaborar con la Fiscalía de Galicia y demandar del Gobierno de Rajoy, de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, del Banco de España y del departamento de Competencia de la Comisión Europea la busca de una solución la devolución del 100% de las cantidades.

En el debate estuvo muy presente el rescate a la banca aprobado este sábado, al que tanto BNG como PSOE apelaron para exigir una investigación inmediata que el PP rechaza de plano. “Es necesario dar una explicación sobre cómo, por qué y con qué responsabilidad pasamos a tener en menos de dos años una entidad nacionalizada. Ante este descrédito, es el momento de aportar transparencia y responsabilidad. ¿Cómo es posible que no conozcamos quién tomó las decisiones? ¿Cómo y cuándo se incrementaron los planes de pensiones?”, preguntó Caride, que recordó que las Cortes Valencianas sí han abierto una comisión de investigación sobre la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), intervenida en julio de 2011 por el Banco de España.

El rechazo del PP a la investigación, —que será un aplazamiento porque “no hay nada que esconder”, prometió Puy—, recibió duras críticas de la oposición. “Somos la única comunidad histórica que se quedó sin cajas”, advirtió Caride. También Carlos Aymerich, portavoz económico del BNG, hizo hincapié en la pérdida del sistema financiero gallego y llamó a la Xunta a reclamar ante Madrid un trato igual al de Bankia. “Si Bankia es sistémica para España, Novagalicia Banco también lo es para Galicia”, señaló Aymerich.

Pero la actividad de los bancos en los años de bonanza y la respuesta europea a su delicada situación económica no se quedó en el interior del Parlamento. Los 12 diputados del BNG se concentraron ayer por la mañana frente a la cámara gallega para pedir un referéndum sobre el rescate de los bancos españoles. “Es falso que no se vayan a exigir nuevos recortes en derechos y en servicios para los ciudadanos”, denunció la portavoz nacionalista, Ana Pontón. Además, hubo concentraciones de protesta en varias localidades gallegas durante la tarde, también convocadas por el BNG.

Por otro lado, el popular Enrique López Veiga, conselleiro de Pesca durante los gobiernos de Manuel Fraga, fue nombrado ayer senador por designación autonómica en sustitución de José Manuel Romay Beccaría.

No a la dación en pago

El BNG proponía un “rescate a las familias” frente a los 100.000 millones de euros que recibirá la banca de la Unión Europea, pero su iniciativa no prosperó. El PP tumbó con sus votos en contra la propuesta de la diputada Isabel Sánchez Montenegro para que el Parlamento gallego lleve al Congreso una modificación legal que permita cancelar una hipoteca imposible de pagar con la entrega de la vivienda. La revisión de la dación en pago, que el decreto aprobado en marzo por el gobierno central limita con sus férreas condiciones al 4% de las familias incapaces de hacer frente a la deuda contraída, fue rechazada por los populares porque, según el diputado Alberto Sueiro, la cancelación de hipotecas “no es una materia exclusiva de Galicia”.

“El actual real decreto ya responde a ese objetivo, la legislación aprobada por el gobierno es la adecuada”, replicó el popular a las acusaciones de la diputada nacionalista, que recordó que la norma en vigor tiene carácter voluntario y que para acogerse a ella los afectados tienen que estar “al borde de la exclusión social”. En lo que va de año, 1.370 personas perdieron su casa en Galicia por no poder hacer frente a la hipoteca. Desde 2007, el número de afectados por un desahucio aumento un 185%.