Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una profesora de ballet acabó formando parte de la comisión de control de la CAM

Isabel Cambronero asumió en las Cortes Valencianas que no tenía los conocimientos necesarios

El exmiembro de la comisión de control de la CAM Francisco Grau Jornet, en las Cortes.

Isabel Cambronero Casanova no sabe cómo acabó formando parte de la comisión de control de la CAM y, aunque carece de conocimientos financieros, explicó ayer en la comisión de las Cortes Valencianas que investiga el proceso que dio lugar a la intervención de la caja alicantina que “lo veía todo transparente”. La compareciente, que es profesora de ballet en Murcia, entró en la asamblea de la caja por sorteo en representación de los impositores. Lo que no se explicaban los diputados que le preguntaron es cómo pudo acabar en la comisión de control.

Ella misma aventuró que tal vez la pusieron “para que no molestara mucho”. Cosa que consiguieron porque, como la propia Cambronero indicó, en la comisión de control se daba el visto bueno a todo lo que pasaba por allí. Los miembros del consejo de administración nunca les dijeron que la caja estuviera en crisis y ella se fiaba de su buen hacer. “¿Por qué voy a dudar de unos profesionales que están haciendo su trabajo?”, se preguntó. “Es como si voy al médico y no me creo lo que dice”.

Eso fue por la tarde. A mediodía compareció otro miembro de la comisión de control que no podía alegar desconocimiento de la materia. Francisco Grau Jornet, profesor de Matemática Financiera en la Universidad de Alicante, respondió así al diputado socialista Ángel Luna cuando le preguntó si fue vetado en 2007 para seguir en el consejo de la entidad “por los partidarios de Francisco Camps” porque resultaba incómodo dado que había expresado algunas críticas: “El señor Camps ni me conocía. Las relaciones en el consejo se habían tensionado. Fue más una cuestión de los directivos que de política”. El compareciente, persona próxima al expresidente de la Generalitat Eduardo Zaplana, eludió dar contenido político alguno a su presencia en la CAM hasta el extremo de que negó, a preguntas de Lluís Torró, de Esquerra Unida, y de Mireia Mollà, de Compromís, haber hablado con ningún cargo del Ayuntamiento de Alicante, cuando le propusieron en 1996 incorporarse a la caja. Grau Jornet fue secretario del consejo de la entidad de 1998 a 2007, presidente de Incomed y vicepresidente de Gesfinmed, empresas participadas. Y a partir de 2007 formó parte de la comisión de control. Perteneció, pues, durante un tiempo al “núcleo duro de la caja”. Pese a ello, y en línea con todos los comparecientes que han pasado por la comisión y que fueron consejeros a iniciativa del PP, evitó cualquier reconocimiento de esas vinculaciones.

Un exconsejero de la CAM próximo a Zaplana niega que Camps le vetara

Grau afirmó que en la comisión de control se limitaban a “convalidar” los acuerdos que les llegaban del consejo de administración, que iban acompañados de informes técnicos. El compareciente reconoció haber asistido a las reuniones “preconsejo” a las que acudían el presidente de la CAM, los vicepresidentes, el secretario del consejo, el equipo de dirección y otros consejeros. Hacia 2006, dijo, “dejaron de tener operatividad” esas reuniones, que ignora si después siguieron produciéndose.

Según explicó, la comisión de control no conoció el requerimiento del Banco de España de diciembre de 2010 que alertaba de la situación de la caja, ni tampoco los tres planes de recapitalización que la CAM planteó al Banco de España antes del nuevo requerimiento de julio de 2011 que dio pie a la intervención, del que sí fueron informados. Grau aseguró que hubo entonces una “enorme sorpresa” de los consejeros por las informaciones que contenía ese requerimiento y por el rechazo al plan de recapitalización, y añadió que incluso se hicieron comentarios sobre “lo errado” de los planteamientos de ese plan de recapitalización. Tampoco recordó Grau que en una reunión conjunta en marzo de 2011 del consejo de la CAM y la comisión de control se leyera un informe del Banco Base (en el que la entidad alicantina confluía junto a Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura) que ponía de relieve que el sistema institucional de protección (SIP) debía replantearse para rebajar la cuota de la CAM. Aquel documento causaría la ruptura del SIP o fusión fría.

Grau Jornet dijo que las funciones de la comisión de control son la supervisión y vigilancia de la gestión del consejo de administración y no “la auditoría de la auditoría”. Tras eludir preguntas concretas de varios diputados sobre operaciones de crédito a ciertas empresas, el compareciente respondió a José Marí Olano, del PP, que le había preguntado por ello: “El sistema de valoración de riesgos nos daba confianza”.

Un consejero no comparece porque está en Londres y no le llegó la citación

La comisión de investigación sobre la CAM se había iniciado ayer con una incomparecencia. El consejero de la entidad Joaquín Longinos Marín no se presentó y los diputados, tras esperar unos minutos, acordaron volverle a citar. Era la primera vez que alguien llamado a una comisión parlamentaria simplemente no se presentaba, sin dar explicaciones. A la comisión de la CAM han acudido personas como el exdirector general de la caja, Roberto López Abad, aunque solo fuera para decir que no respondería a las preguntas de los diputados por su posible implicación legal. Horas después, Longinos telefoneó a las Cortes para explicar que no había recibido la convocatoria, enviada a la CAM, y que se encuentra en Londres por su condición de profesor. Comparecerá en septiembre.