CRíTICA | ÓPERA

Tan elegante como pícara

La mezzosoprano estadounidense Susan Graham es una malabarista de los estilos. Se mueve con similar desparpajo en la ópera, en el mundo del lied o en el music hall. Ayer llegó a cantar obras de 16 compositores diferentes en su recital del Teatro de La Zarzuela. En inglés, francés, alemán o ruso. Pasó de Purcell, Berlioz o Chaikovski a Cole Porter o Ben Moore con una naturalidad envidiable; de los registros serios a los cómicos sin aparente esfuerzo.

No decae la tensión con Susan Graham. De entrada tiene a su favor unas cualidades excepcionales de actriz. Domina el gesto, la insinuación y la picardía con la misma habilidad que se abandona a un melodismo pletórico de elegancia y capacidad de sugerencia. Además, está a su lado Malcolm Martineau, un pianista de acompañamiento fuera de serie con el que ha llegado a un grado de compenetración magistral. Martineau se llevó ayer una de las mayores ovaciones para pianista que yo he escuchado en estos Ciclos de Lied. Se nota que está a gusto con la cantante. Y lleva el discurso a cotas de alta expresividad si se trata de Wolf o a un sutil sentido del humor si la cantante acomete Sexy lady, una traviesa canción llena de ironía que Ben Moore compuso para ella en 2001, y que ya ofrecieron como cuarta propina en un memorable recital en estos mismos ciclos en mayo de 2004, después de cautivar con Brahms, Debussy, Poulenc y Alban Berg.

Ayer pasó tres cuartos de lo mismo. En la primera parte del recital, la cantante se puso seria con canciones de Schubert, Schumann, Liszt o Wolf, entre otros, pues no en vano el contexto es el de un ciclo de Lied. Graham domina excelentemente el repertorio francés y así cautivó con sus interpretaciones de Berlioz o Poulenc antes de llegar a una maravillosa canción de Hahn ofrecida como primera propina.

Susan Grahan

Piano: Malcolm Martineau. Obras de Purcell, Berlioz, Schubert, Liszt, Schumann, Chaikovski, Duparc, Wolf, Horowitz, Poulenc, Messager, Ben Moore, Porter y Mary Rodgers. Teatro de La Zarzuela, 11 de junio

Susan Graham es, no lo perdamos de vista, estadounidense, y en las fronteras del teatro musical en sus diferentes variantes está en su salsa. Cantar bien es importante, moverse en escena con su desenfado teatral también lo es. Y si a eso le añadimos un pianista de postín, pues pasa lo que pasó ayer. La sensación de glamour y espontaneidad se unía a la consistencia artística. Impagable en estos tiempos de tanta confusión.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Juaristi recibe el Euskadi de ensayo “un inicio para que se me perdone”

EFE

Otro autor premiado han sido Bernardo Atxaga, con el de Literatura en Euskera 2014

Quiroga y Sémper pactan calmar la lucha por la elección de candidatos

Los dirigentes del PP acuerdan una “unidad de acción” en los nombramientos para las listas de San Sebastián y Gipuzkoa

“Mas no tiene salidas. Es Rajoy quien tiene que facilitarlas”

El político constata el cambio de actitud hacia el Estado que se ha producido en Cataluña

Sangre joven, vampiros nuevos

Belén Gopegui se rebela ante la escritura como mero entretenimiento y construye una novela contra el poder, ajena al maniqueísmo y llena de connotaciones morales

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana