Rebeldía cada viernes para reclamar las calles de Santiago

Colectivos burlan las restricciones de uso que tramita el Gobierno

Santiago de Compostela 9 JUN 2012 - 03:25 CET

Protestas contra las nuevas normas de espacio público en Santiago / ANXO IGLESIAS

Con traquilidad y un par de policías locales rondando la plaza transcurrió el primer acto del desafío que asociaciones y organizaciones de Santiago programan para cada viernes del mes de junio. Alrededor de la fuente de la Praza do Toural, en el casco viejo de la capital, abrieron más de una decena de mesas plegables y las llenaron de manifiestos y folletos de sus actividades y en protesta contra la nueva ordenanza de ocupación de la vía pública que tramita el Ayuntamiento de Santiago. En el suelo pegaron una pancarta, “Estamos fartos: A rúa é nosa”, que no recogieron hasta las nueve de la tarde. Todo, sin el permiso municipal.

La convocatoria de desobediencia civil parte de la Rede Feminista y el Cineclube de la ciudad, a los que el Ayuntamiento pidió 1.600 euros por proyectar cada martes del mes una película al aire libre. El Gobierno local lo achaca a un defecto en la solicitud —no especificaron que la actividad era gratuita, dice— pero los colectivos creen que es el primer acto de una “privatización” de la calle. La normativa, que ya ha superado la aprobación inicial y en breves estará en exposición pública, estipula cobrar una tasa para pruebas deportivas, actos culturales y fiestas populares, pero el Gobierno de Ángel Currás, del PP, insiste que no se aplicará para las actividades gratuitas. La ordenanza preocupa también a asociaciones de vecinos porque abre la puerta a exigir una fianza y obliga a pagar el enganche y el consumo de luz.

El pasado miércoles se reunieron unas 20 asociaciones de la ciudad para ultimar un manifiesto conjunto contra la norma, las alegaciones que se presentarán contra ella —el plazo se abre cuando se publique en el Boletín Oficial de la provincia— y hacer una propuesta de calendario de actuaciones. El martes cerrarán las iniciativas en otra reunión.

Las mesas de Toural no provocaron esta vez la actuación de la Policía Local. Mientras el miércoles dos agentes solicitaron el permiso e identificaron a un miembro del Cineclube por dar una rueda de prensa, con mesa y dos sillas, ante el ayuntamiento, en esta ocasión se limitaron a mirar. La ordenanza contempla que las mesas que se coloquen con fines publicitarios paguen también una tasa. El Cineclube y Rede Feminista, la CUT, la CNT o Stop Desahucios, entre otros, siguieron la convocatoria. Entre los panfletos que repartían estaba el poema Bando de Manuel María, escrito en 1958 pero “de mucha actualidad”. “Prohíbese por orde da Alcaldía / que medren porque si / as rosas do xardín municipal”.

 

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

¿Qué está frenando a la economía mundial?

El Nobel de Economía carga contra la política monetaria de la Reserva Federal

Turquía levanta un muro para sellar su frontera con Siria

Varias provincias colocan bloques de cemento en el límite con el país vecino para evitar el paso de combatientes y refugiados

Gran pelea de valientes

Ante una presión creciente que amenaza con estrangular la posición, un contraataque violento es casi siempre mejore que una defensa pasiva

EL PAÍS RECOMIENDA

Estos son los efectos de la cocaína en el cerebro

El uso de esta droga causa alteraciones en la configuración de la materia gris

Los hombres acaparan dos de cada tres nuevos trabajos

Xosé Hermida Madrid

La calidad del trabajo femenino se deteriora aún más

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana