Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las Ampas llevarán al Constitucional la supresión de la sexta hora escolar

“Las futuras generaciones estén menos educadas que las anteriores”, alerta la Fapac

La Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de Cataluña (Fapac) ha anunciado este martes que recurrirá ante el Tribunal Constitucional el veto de la mesa del Parlament a la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) para recuperar la sexta hora en las escuelas. El órgano de la Cámara catalana no dejó prosperar en dos ocasiones, en marzo y abril pasados, la propuesta presentada por las familias alegando la falta de recursos económicos. Durante el acto de clausura del curso 2011-12, celebrado hoy en la escuela Collaso i Gil de Barcelona, la Fapac ha rechazado los recortes presupuestarios en materia de educación y alertan de que “hipotecan” el futuro de las nuevas generaciones.

La ILP para recuperar la sexta hora -que servía como refuerzo escolar y para igualar el horario lectivo entre centros públicos y concertados- fue vetada a principios de abril por la mesa del Parlament, por una banda, por no conseguir las 50.000 firmas necesarias (se han recogido 48.000) y por otra por el coste económico que supone, que se calcula entorno a los 100 millones de euros.

La Fapac alerta que con la supresión de la sexta hora lectiva un alumno de una escuela públicas pierde 175 horas de clase por curso, lo que se traduce en todo un curso al acabar la educación primaria. Para la entidad, “la eliminación de la medida no está relacionada tanto con una falta de recursos sino con la apuesta del Gobierno catalán, que no tiene en la educación ni en el éxito escolar una de sus prioridades de futuro” y argumenta que la sexta hora supone un coste equivalente al 2% del presupuesto del Departamento de Enseñanza.

El Gobierno de CiU decidió eliminar la sexta hora en la mayoría de las escuelas el año pasado, aunque la ha mantenido en unos 400 centros situados en entornos socioeconómicos más desfavorecidos y en zonas rurales.

Durante la clausura del curso, el presidente de la Fapac, Álex Castillo, ha cargado contra los recortes en educación y ha alertado de sus consecuencias. “Las futuras generaciones estén menos educadas que las anteriores”, ha sentenciado Castillo, que ha censurado que la Generalitat se limite solo "a la vía de la austeridad y el ahorro".

El presidente de la Federación ha mostrado una simbólica "tarjeta roja" para valorar la gestión de la consejera de Enseñanza, Irene Rigau, a la que ha acusado de "falta de diálogo" con las asociaciones de padres y madres. De hecho, el Departamento eliminó el año pasado las subvenciones que otorgaba a las AMPA.