Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La animación vasca busca socios

Animabasque reúne a una amplia delegación de potenciales coproductores internacionales

El objetivo, impulsar el 'nuevo audiovisual' local y canalizarlo hacia acuerdos de coproducción

Miembros de algunas de las productoras que ayer presentaron sus proyectos en Animabasque

A media mañana, los nervios eran palpables entre los encargados de presentar los proyectos audiovisuales de animación tras la pausa del café. No era para menos. Nueve potenciales compradores y coproductores mexicanos y cinco empresas europeas iban a estar muy pendientes de sus palabras y a valorar la conveniencia de invertir en su coproducción. El Palacio Euskalduna de Bilbao acogía ayer la quinta edición de Animabasque-Business. El foro empresarial de animación, que busca apoyar al sector audiovisual local y nacional canalizando contactos en acuerdos concretos, miró ayer más que nunca al mercado exterior. Había mucho en juego.

Entre los proyectos que se presentaron, tres pertenecían a empresas vascas, otros tres a empresas españolas y uno, a México, si bien este último —Kaxan Studio— acudía también en calidad de potencial coproductor. “La coproducción es la clave de este negocio”, sentenciaba Itziar Mena, directora de Eiken-Cluster, organizador del evento desde sus inicios: “También buscan establecer contactos para distribución y ventas, pero si produces en colaboración con empresas externas se te abren muchas más puertas”. Mena también destacó que, ante “la situación general de debilidad y la dificultad para obtener financiación”, era necesario que las empresas vascas “unieran fuerzas más allá de la competitividad”.

El foro pretende apoyar al sector convirtiendo los contactos en acuerdos

A más de uno los nervios le jugaron una mala pasada, si bien otros cosecharon grandes elogios. Fue el caso del proyecto Space Nena, coproducido entre Barcelona, Valencia y Canadá. Su mayor atractivo, además de un presupuesto relativamente bajo en comparación con otros, radicaba en la posibilidad de ser adaptado a múltiples soportes interactivos, desde videojuegos a aplicaciones para móviles y tablets. Las empresas provenientes de Italia, Francia, Holanda, Finlandia, Dinamarca y Suecia mostraron gran interés en las posibilidades de los productos multimedia y multiplataforma. Itziar Mena explicaba que “el cine o la televisión ya no son las únicas salidas” y que la transformación del sector “hacia el nuevo audiovisual” es evidente. Muestra de ello fue uno de los proyectos vascos presentados ayer, Blackie & Kanuto, de Ikasplay y Baleuko, donde el primero ofrecía un videojuego basado en la obra audiovisual del segundo.

Mena no iba desencaminada al afirmar que “aquí está el quién es quién de la industria audiovisual vasca”. Pedro Rivero, codirector bilbaíno de Birdboy, el cortometraje de animación que ganó el Goya en la pasada edición, se dejó caer por el Euskalduna a modo de espectador, sin presentar ningún proyecto. Rivero desveló a este periódico que la secuela de Birdboy, en formato de largometraje, ya había echado a andar de la mano de un acuerdo firmado con Zircozine, la productora gallega independiente fundada por Luis Tosar. El bilbaíno confiaba en “arañar” alguna subvención en Euskadi “de aquí a 2013”, pero se mostraba escéptico. “Es lo de siempre. El 90% de la animación se orienta al mercado infantil, y los niños no son tontos”.

Entre los proyectos presentados ayer había películas, series y videojuegos

Gregorio Muro, donostiarra que compitió con Rivero por el Goya con el corto Zeinek Gehiago Iraun, no opinaba igual. Para él, la presentación ante tantos potenciales socios internacionales de dos minicapítulos de Entretibias, un proyecto en fase aún muy incipiente —“mi hijo Mikel y yo los hacemos en casa a la hora de merendar”, bromeó—, bien merecía la pena echar un órdago. Durante toda la tarde, más de 40 reuniones entre empresas interesadas en los diversos productos tuvieron lugar en el seno de Animabasque-Business. El tiempo dirá cuántas se traducen en coproducciones internacionales.