Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los veteranos del PSOE de Málaga vuelven al frente

Exdirigentes socialistas exigen cambiar el rumbo ante la pérdida de influencia social

Carlos Sanjuán (en el centro) y Enrique Martínez (a la derecha), en un acto del PSOE.
Carlos Sanjuán (en el centro) y Enrique Martínez (a la derecha), en un acto del PSOE.

Cuando él aún no lo era, Miguel Ríos popularizó aquello de que “los viejos roqueros nunca mueren”. Eso parece ocurrirles a los viejos socialistas de Málaga, y ante la tesitura en la que está el PSOE que en julio debe elegir su nueva dirección provincial con una perenne fractura interna agravada tras el descalabro en las municipales de hace un año, un buen número de exdirigentes que desde hace tiempo permanecían alejados de la primera línea, han vuelto a hacerse presente en el actual proceso precongresual, y algunos de forma muy activa.

“Desde hace muchos años, pero cada vez más, el partido en Málaga está en una deriva de pérdida de poder, de representatividad, y no solo en términos electorales, sino de interlocución. Estamos ausentes, y cada vez hay menos afiliados y el partido está más encerrado”, afirma Carlos Sanjuán, el último secretario general del PSOE andaluz distinto al presidente de la Junta, modelo que aún reivindica ahora. Para Sanjuán resulta tan evidente el insignificante papel del PSOE en la sociedad malagueña, su “escasa influencia” que ve lógico que muchos compañeros hayan decidido dar un paso adelante, intervenir, sin necesidad de ponerse de acuerdo. “Hemos explotado, por así decirlo”

Sanjuán es el primer firmante de un manifiesto por un cambio en la dirección y de apoyo a la corriente Socialistas Hoy que encabeza el abogado Josele Aguilar, que presumiblemente disputará a Miguel Ángel Heredia la secretaría general.

Con la de Sanjuán son llamativas otras firmas como la de los ex diputados Enrique Martínez, Tomás Azorín, Rafael Centeno, Chiqui Gutiérrez del Álamo, la ex concejal hasta 1995 Genoveva Huertas, el expresidente de la gestora de Marbella Diego Martín Reyes, una lista escogida precisamente entre gente sin cargo y sin necesidad de ellos para que no puedan atribuirles “que medien más ambiciones que las de fortalecer el partido en Málaga”.

También firma el más activo, Enrique Linde, a punto de jubilarse como presidente de la Autoridad Portuaria, el ex portavoz parlamentario del PSOE, entre otros cargos, ha dado un salto más largo porque después de muchos congresos ausentes, ha salido elegido delegado por la agrupación centro, en una asamblea en la que también votó en contra de su costumbre de los últimos años, el ex secretario provincial José Asenjo.

“Era necesario ponerse en activo”, explica Linde, quien matiza que no hay dudas de que en Andalucía “todo el partido estamos de acuerdo en reforzar el liderazgo de Griñán”. Pero la dirección de Málaga requiere un cambio porque “tiene carencias, deficiencias, y es conveniente buscar alternativas, porque el partido está muy subsumido en las instituciones, muy dependiente de los cargos, y ahí prácticamente se acaba su campo de actuación”. Linde llama la atención de que no se hiciera autocrítica tras las elecciones municipales en las que la primera victoria socialista fue en el municipio número 23 en población, lo que indica que hay muy poca presencia social del partido en las ciudades, y de que tras las autonómicas se haya pensado que todo está resuelto. “Se fue solo a tapar grietas”, se queja Linde y “ese no es el camino para recuperar la provincia”, insiste Sanjuán.