ballet

La sátira se hace danza

Les Grands Ballets Canadiens de Montreal presentan ‘Leonce y Lena’ en el Arriaga

La coreografía se basa en la obra del dramaturgo Georg Büchner

Un ensayo de Les Grands Ballets Canadiens de Montreal en el Teatro Arriaga. / FERNANDO DOMINGO-ALDAMA

El coreógrafo Christian Spuck (Marburgo, 1969) se inspiró en la obra Leonce y Lena, del dramaturgo Georg Büchner para idear el montaje que Les Grands Ballets Canadiens de Montreal presentaron ayer en el Teatro Arriaga, en Bilbao, dentro de la gira que realizan por Europa. En la comedia, una pieza escrita para un concurso en 1838, Büchner plasmó sus inquietudes políticas y su sensibilidad social acercándose con grandes dosis de ironía a los individuos que puede permitirse vivir sin trabajar, a las clases ociosas para quienes la vida es un “largo domingo” (Teatro Arriaga. Hoy, 20 horas, Entradas de 9,60 a 38 euros).

El trabajo de Spuck, coreógrafo residente del Stuttgart Ballet, subraya con la danza los aspectos más satíricos de una historia protagonizada por Leonce, el príncipe del reino de Popo, y la princesa Lena, del vecino reino de Pipi. Leonce es víctima del aburrimiento y sufre una profunda melancolía; Lena se siente aislada del mundo que le rodea. Su matrimonio fue acordado sin su consentimiento cuando eran niños, pero cada uno por su lado rompe las ataduras sociales. Leonce y Lena se encuentran por casualidad y surge el amor, ante la pasividad de los miembros de la corte, reducidos por el autor a meros espectadores rodeados de la decadencia absolutista.

Spuck se inclina hacia la comedia satírica dejando atrás la parodia política de la obra de Büchner, que nunca antes había inspirado un ballet. El coreógrafo subraya los aspectos tragicómicos de la historia con los valses de Johann Strauss, a los que suman otros fragmentos de obras de Lèo Delibes, Amilcare Ponchielli y Cole Porter, entre otros compositores, así como música original de Martin Donner.

Los valses de Strauss inciden en los aspectos tragicómicos de la historia

Los colores rojo, blanco y negro utilizados en el vestuario y los decorados, sumados al toque a veces grotesco de la música, inciden en la sátira de la sociedad absolutista que Büchner quiso llevar a su obra.

El resultado del trabajo de Spuck ha sido aplaudido por la crítica por ofrecer al mismo tiempo “comicidad y sarcasmo amargo”. Leonce y Lena es el segundo ballet completo que ha firmado Spuck, uno de los grandes nombres de la danza en Alemania, y su primera colaboración con Les Grands Ballets Canadiens de Montreal. La compañía, con medio siglo de historia, está dirigida desde 1999 por Gradimir Pankov, exbailarín y coreógrafo originario de Macedonia.

Les Grands Ballets estrenaron la pieza en Montreal en octubre de 2010, dos años después de que Spuck presentara con gran éxito el montaje en Alemania. Después de las dos representaciones de Bilbao, la gira internacional que ahora realizan con Leonce y Lena les llevará a Pamplona antes de viajar a Bonn y al Festival de Weisbaden.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

Síguenos en Twitter en @elpais_pvasco

Recibe la información más relevante de lo que está pasando en Euskadi

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana