El monasterio se cura en salud

La conservación preventiva no es solo arreglar goteras, también es estudiar usos. El Paular es un modelo de ello

Monasterio de El paular. / GORKA LEJARCEGI

Las celdas de los monjes cartujos tenían tres pisos y un jardín privado con un estanque de peces de colores. “Eran auténticos adosados”, dice la arquitecta Consuelo Castillo, paseando entre las ruinas en las que todavía se ve el pequeño hueco del torno por el que les entregaban la comida y la enorme chimenea sobre la que se situaba la cama. “La arquitectura responde a la vida eremítica de los cartujos que pasaban la mayoría del tiempo en soledad”, dice Castillo.

En este monasterio perdido en la profundidad del valle de Lozoya llegaron a vivir 200 personas entre monjes y legos, que eran quienes trabajaban (hay pasillos diseñados para que unos y otros no se cruzasen). El monasterio llegaba mucho más allá de sus cercas; los monjes tenían 20.000 ovejas merinas, cinco molinos, una piscifactoría, un aserradero y la fábrica de la que salió el papel para imprimir el primer Quijote. “Todo un tinglado que le valió el sobrenombre de Ministerio de Hacienda de los Cartujos”, cuenta el arquitecto Ramón de la Mata, miembro de la asociación Amigos del Paular y director del proyecto de “conservación preventiva” del cenobio.

Monasterio El Paular

Detalle del monasterio. / GORKA LEJARCEGI

Autores. Juan Guas y Juan y Rodrigo Gil de Hontañón entre otros.

Obra. De 1390 a 1442.

Estilo. Gótico y barroco.

Ubicación. Rascafría.

Función original. Monasterio cartujo, palacio y hospedería.

Función actual. Abadía, hospedería y hotel.

“Igual que los chinos van al médico para que los mantenga sanos, la conservación preventiva cura en salud a los edificios”, explica. Según el Plan Nacional de Conservación Preventiva, aprobado en marzo de 2011, este método de trabajo sirve para “identificar, evaluar, detectar y controlar los riesgos de deterioro de cualquier bien cultural, evitando con ello su deterioro o pérdida y la necesidad de acometer drásticos y costosos tratamientos”.

“La idea es que una pequeña inversión evita males mayores”, explica Consuelo Castillo, que colabora en el proyecto becada por la Fundación Botín, que financia a instituciones, como Amigos del Paular, pagando el sueldo de profesionales que ayudan en sus proyectos. "Un edificio es mucho más que un edificio", dice la arquitecta, "en la conservación preventiva es tan importante vigilar las humedades como estudiar el uso que se le da al inmueble". "El problema con muchos monumentos ya no es que se caigan, sino qué hacer con ellos una vez restaurados", añade De la Mata.

Hoy el Paular funciona como una abadía benedictina cuyos ocho monjes conviven con un hotel Sheraton. Los monjes hacen visitas guiadas todos los días (salvo los jueves, por 5 euros, 91 869 14 25) en las que resumen más de 650 años de historia y arte. Desde la fundación en 1390 hasta la desamortización en 1835: fue un error, el Estado lo volvió a comprar 20 años después, en peor estado y más caro. Abandonado durante años y cedido a los benedictinos en 1954, el monasterio tiene un alucinante retablo gótico de alabastro y un alucinado sagrario barroco trufado de estucos y dorados, columnas salomónicas y angelotes. Tras años de restauración, las cubiertas están arregladas, los retablos limpios, las humedades resueltas. En su claustro se han recuperado los cuadros que Vicenzo Carduccio que tenía el Prado, y a su iglesia ha vuelto la sillería que se conservaba en San Francisco el Grande. Y, sin embargo, quienes se acerquen hasta el monasterio empezarán la visita por donde no es: el hotel se ha quedado con la entrada buena y los visitantes acceden por una puerta trasera. "Así no se entiende el edificio, y para conservarlo, lo primero es entenderlo", dicen los arquitectos.

De eso trata también la conservación preventiva. La idea es que lo urgente (arreglar una gotera) no eclipse a lo importante (que se entre por donde se tiene que entrar). "Los riesgos físicos, como las medidas antiincendio, son fáciles de detectar y solucionarlos es una cuestión de dinero", dice De la Mata; "otros son más peliagudos… ¿Qué hacer si se van los monjes?, ¿cómo afectaría una urbanización cercana?". El prior Miguel escucha al arquitecto mientras mira preocupado un nido de cigüeña. Entre las cacas y los palos que caen del campanario le tienen el patio hecho unos zorros.

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana