La Generalitat se fija un ‘plan B’ tras asumir que no cobrará los 211 millones

Mas-Colell incluye los fondos de la disposición adicional tercera en el plan de ajuste

El consejero reserva una parte de los nuevos recortes para cubrir su impago

Alicia Sánchez-Camacho y Artur Mas en la reunión que mantuvieron el pasado julio. / Tejederas.

El Gobierno catalán ha decidido asumir finalmente que el Ejecutivo de Mariano Rajoy no abonará los 211 millones que debe pagar este año por la liquidación de 2009 de la disposición adicional tercera del Estatuto. Por ello el consejero de Economía y Conocimiento, Andreu Mas-Colell, llevará hoy al Consejo de Política Fiscal y Financiera un plan de reequilibrio que incluye esa cantidad como parte de la receta para reducir el déficit del 3,7% al 1,5% del producto interior bruto (PIB), pero también un plan B para cubrir el posible impago por parte del Ejecutivo central, según explicaron fuentes del Gobierno catalán. Así, parte de los ingresos por privatizaciones y del ahorro no presupuestado en personal iría a cubrir el incumplimiento del Ejecutivo central.

La inclusión de esos 211 millones en el plan de reequilibrio fue hasta hace apenas unas semanas un escollo para que el Ministerio de Hacienda diera luz verde al plan que hoy presentará Cataluña. Al final, se ha llegado a una solución satisfactoria para ambos ejecutivos. El plan B tranquiliza a Hacienda porque, según fuentes cercanas al proceso, no quería en el programa de ajuste partidas no presupuestadas. Y a su vez, a la Generalitat le permite seguir reivindicando esa cantidad y curarse en salud, en especial después de que en 2011 el impago de los 759 millones de euros por parte del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero supusiera cerrar el año con un déficit del 3,7% del PIB en lugar del 3,2%.

Mas-Colell admitió ayer, tras un acto en ESADE, que su plan, que espera que hoy sea aprobado, está “lleno de medidas de contingencia” en previsión de los ingresos que no llegarán. El consejero aseguró que ayer iba a seguir “hablando a lo largo del día” con Hacienda para cerrar flecos. Fuentes cercanas al proceso explicaron que los grandes asuntos quedaron prácticamente cerrados la semana pasada y que para esta se dejaron otros como el recorte de 1.500 millones que la Generalitat detalló el martes.

El Consejo de Política Fiscal y Financiera de hoy no será el único escenario donde el Gobierno catalán se la juega hoy. Antes de esta reunión el presidente de la Generalitat mantendrá un encuentro con la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho. Oficialmente ambos se reúnen para que el presidente explique a la líder del PP su propuesta de pacto fiscal, pero encima de la mesa también estará el tercer plan de recortes de la Generalitat. Convergència i Unió da por hecho que el PP dará su apoyo a estos recortes cuando, de una u otra forma, lleguen al Parlament.

La cuestión es ver qué precio le pone ahora el PP catalán para darle el visto bueno. Si bien el anunciado recorte de subvenciones y de transferencias hacia empresas públicas va en la línea de lo que pedía Sánchez Camacho, también es cierto que en las filas del PP ha sentado fatal que Mas responsabilizara casi por completo al Gobierno central del nuevo plan de ajustes de la Generalitat. De alguna manera el PP exige que el Gobierno de CiU admita que los nuevos recortes también son consecuencia de falta de previsión en Cataluña en aspectos como el haber previsto un crecimiento económico del 0.8% para este año cuando en realidad el ejercicio se cerrará en medio de una recesión.

Desde el Gobierno catalán el apoyo del PP se da por hecho. “Estos recortes los hacemos para aplicar las medidas de ahorro que el Gobierno ha dictado en Sanidad y Educación”, afirman fuentes del ejecutivo.

Por si acaso, y para tratar de concienciar sobre la gravedad del panorama, el Gobierno catalán sigue imprimiendo altas dosis de dramatismo en todas sus intervenciones públicas. Ayer mismo el portavoz del Ejecutivo, Francesc Homs, no dudó en comparar la situación de Cataluña con la que ha vivido Grecia los últimos tiempos. Homs aseguró que, si Cataluña no aplicase un plan de ajuste como el anunciado este martes por el presidente catalán, Artur Mas, tendría “muchos números” de acabar sumida en el “caos absoluto” como Grecia. También aseguró que Mas comparecerá en el Parlament para dar cuenta de los nuevos ajustes. Ayer no dio ningún tipo de detalle al respecto en la entrevista que ofreció a 8TV. Solo dijo que no descarta nuevos ajustes, aunque esto le pueda llevar a “durar poco” como presidente.

El Partit dels Socialistes criticó las comparaciones de Homs. “Es una grave irresponsabilidad”, dijo el portavoz Jaume Collboni, quien aseguró que este tipo de comparaciones no hacen más que aumentar la desconfianza de los inversores hacia las finanzas catalanas.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Avatar
Periodista de Economía de EL PAÍS

IMPRESCINDIBLES

El acceso a clubes de cannabis se limitará a mayores de 21 años

Cataluña ultima la regulación de las asociaciones de venta de marihuana y legislará todo el proceso

El refugio pirenaico del expresident

Rebeca Carranco Queralbs

El político convergente da la cara, después de 13 días, en la pequeña población de Queralbs

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana